Ver Suplemento Temático...


Seguridad Colectiva y Defensa Nacional.

 

Revista de Prensa: Artículos

viernes, 15 de marzo de 2013

Articulo Luis Aparicio-Ordás Glez-García. IEEE. 05/02/2013

Luis Aparicio-Ordás Glez-García
Doctor en Derecho por la Universidad Alfonso X El Sabio de Madrid


 


Artículo cedido por:




Lea aquí el documento completo


Resumen:

La actividad de grupos terroristas en el sur de Argelia y Mali, territorios limítrofes y de amplias fronteras con Mauritania, el aumento creciente de la inestabilidad en Mali, donde grupos terroristas controlan la región de Azawad, norte de este país donde impera la sharía, los desplazamientos provocados en el conflicto de Libia, diseminado de armas y combatientes a lo largo de la región, flujos migratorios continuos, factores geográficos y desencadenantes muy precisos, ha facilitado la penetración yihadista en suelo mauritano. La proyección saheliana del terrorismo yihadista-salafista en Mauritania en los últimos años ha ido en aumento.

INTRODUCCIÓN

La importancia de Mauritania en los acontecimientos históricos está profundamente marcada por su situación geográfica. Mauritania, extremo occidental del Sahel, vía histórica de tránsito, territorio que une el Magreb con el África Occidental, su capital Nouakchott, originariamente fue un Ksar, utilizado por los colonizadores franceses para controlar la ruta comercial que enlazaba las colonias francesas del noroeste de África. La hoy capital de Mauritania conectaba comercialmente las colonias francesas de Senegal y Marruecos.

La zona del Sahel ha sido a lo largo de la historia una vía estratégica de tránsito comercial, donde las caravanas atravesaban y conectaban el golfo de Adén con el África occidental y el Magreb. En estas históricas rutas comerciales entre los siglos IX y XVIII se establecieron una serie de reinos ubicados en el Sahel, donde la riqueza provenía del control de las rutas del comercio transahariano a través del desierto, en especial del comercio árabe de esclavos. Estas mismas rutas comerciales son hoy utilizadas por grupos terroristas, contrabandistas, traficantes de droga y mafias de la emigración clandestina.

El Sahel, como concepto geográfico y climático, incluye de oeste a este, el norte de Senegal, el sur de Mauritania, Malí, la parte sur de Argelia, parte norte de Burkina Faso, Níger, norte de Nigeria, Chad, Sudán, Eritrea y norte de Etiopía. Delimita en el norte por el Sáhara y en el sur por la sabana, cubre una distancia de 5.400 km desde el Océano Atlántico en el oeste hasta el Mar Rojo en el este, cubriendo un área de 3.053.200 km2.

La importancia de este enclave geográfico, conexión y zona de tránsito, los intereses comerciales petrolíferos en la cuenca de Taoudeni, la inseguridad endémica de la zona y sus inhóspitas extensiones, condicionan hoy en día el escenario en el que diversos grupos terroristas han iniciado una penetración en Mauritania de peligrosas consecuencias.

Mauritania, posiblemente el eslabón más débil de la cadena del siempre convulso Magreb, se enfrenta a una creciente amenaza que puede desestabilizar toda la zona y acercar geográficamente a España la amenaza del terrorismo yihadista.

Mauritania, antigua colonia francesa durante cincuenta años, nacerá como Estado independiente en el año 1960, desafiando los deseos anexionistas de Marruecos. El primer presidente de una Mauritania independiente, Moktar Ould Daddah (1960-1979) pretendió hacer de su país un nexo de unión entre el África negra y el Magreb a través de la religión como factor de cohesión de la nación mauritana, así, potenciará el Islam como un elemento
compartido entre las poblaciones árabes y africanas. En el año 1960 la denominación oficial del nuevo Estado será la República Islámica de Mauritania.

En el año 1980, va a ser cuando el presidente Mohamed Khouna Ould Haidalla, ampliará la posición del Islán en Mauritania reforzando su práctica e instaurando en el año 1982 la sharia como fundamento de la legislación mauritana; su sucesor Maaouya Ould Sid'Ahmed Taya, por una parte avanzará en este sentido, y por otro lado realizará redadas masivas contra grupos extremistas islámicos que pudieran representar una amenaza para la seguridad de la nación.

El 3 de agosto del año 2005, el coronel Ely Ould Mohamed Vall encabezó un golpe de Estado que derrocó al Presidente Taya formándose el Comité Militar para la Justicia y la Democracia (CMJD), nombrando a Ely Ould Mohamed Vall como nuevo presidente del país.

El día 7 de agosto se disolvió el Parlamento y se anunció un referéndum constitucional un año después, siendo nombrado como nuevo Primer ministro, Sidi Mohamed Ould Boubacar, el nuevo régimen puso en libertad a 21 islamistas acusados de pertenencia al Grupo Salafista para la Predicación y el Combate (GSPC), organización terrorista islámica argelina vinculada a Al Qaeda. El 26 de junio del año 2006 se celebró un referéndum que reformó la Constitución.

Las elecciones parlamentarias tuvieron lugar en el año 2006 y las elecciones
presidenciales en el mes de marzo del año 2007, siendo elegido Sidi Ould Cheij Abdallahi, más abierto con el islamismo reconociendo oficialmente al partido islamista moderado RNRD-Tawasul, y poniendo en libertad a algunos islamistas que estaban en prisión. El 6 de agosto de 2008 un nuevo golpe de Estado destituye al presidente Sidi Ould Cheij Abdallahi, después de que horas antes el Presidente destituyese a su vez de su cargo al Jefe del Estado Mayor, el general Mohamed El Ghazuani, y colocase en su lugar al coronel Abderahman Ould Bakr. Se formó un Alto Consejo de Estado formando la Junta Militar con el general Mohamed Uld Abdel Aziz como Presidente. En el mes de abril del año 2009 Abdel Aziz renunciará a la presidencia para presentarse a las elecciones, siendo elegido Presidente de Mauritania en las elecciones celebradas el 18 de julio 2009. Abdelaziz desplegará una campaña antiterrorista entre julio de 2010 y febrero de 2011 destinando recursos al Programa para la Prevención de Conflictos y la Consolidación de la Cohesión Social, y a la preparación de unas fuerzas armadas capaces de desactivar células yihadistas.

La tendencia de las autoridades a una cierta normalización política del islamismo se ha manifestado con la vuelta del fin de semana musulmán y aunque la limitación gubernamental a permitir un islamismo político moderado hace crecer el discurso religioso, los atentados y secuestros llevados a cabo por grupos vinculados a Al Qaeda, son unánimemente condenados, sobre todo a raíz de la suspensión del Rally Lisboa-Dakar, no son eficazmente perseguidos por el gobierno mauritano al no contar con medios adecuados para ello.

Lea aquí el documento completo

Esta noticia ha sido vista por 920 personas.

Fuente: IEEE
Fecha: 05/02/2013

Esta noticia ha sido vista por 920 personas.