Ver Suplemento Temático de Seguridad Portuaria...


Seguridad Colectiva y Defensa Nacional.

 

Revista de Prensa: Artículos

jueves, 11 de julio de 2013

Articulo Juan Carlos Estarellas. Revista Atenea. 11/06/2013

Juan Carlos Estarellas
Experto en Salafía Yihadía. Diplomado en Lengua Árabe


 

Al Qaeda, como tal, no solo ha demostrado capacidad para adaptarse a la enorme presión y persecución sobre quienes conforman la organización, principalmente en sus ramificaciones regionales de la Península Arábiga, Afganistán o Paquistán, sino que ha sabido obtener réditos públicamente entre sus adeptos e instrumentalizar las diversas situaciones y escenarios de conflicto existentes en la actualidad como, por ejemplo, en Siria y Mali.

Tras el ascenso del egipcio Ayman Al Zawahiri, Al Qaeda evolucionó, tanto en el aspecto organizativo, con la consolidación y aparición de nuevos nodos yihadistas, como en el plano operativo, por su capacidad real para poder actuar en diversos países en muy breves periodos de tiempo -menos de un año-. Y estas capacidades no se hubieran visto potenciadas si no fuera por la firme creencia de poder alcanzar los objetivos estratégicos y en el insistente empuje innovador en cuanto a la explotación 'inteligente' de las nuevas tecnologías. Permitiéndoles desarrollar una estrategia terrorista y de lucha a medio plazo contra los cruzados y judíos, dirigida principalmente a inspirar, adoctrinar e instruir a todos aquellos musulmanes y conversos radicales residentes en Occidente en sintonía con las metas perseguidas por la organización.

Fe en el camino recorrido y la estrategia a seguir: 'vivimos en tiempos de guerra'

La organización no ha sufrido ningún detrimento de importancia, si bien las operaciones de golpeo sistemáticas desarrolladas por EEUU contra los muyahidines responsables de los nodos de Al Qaeda al Yihad en la Península Arábiga (AQPA) y los talibán -emiratos islámicos de Afganistán y Paquistán-, aun causando daños severos a la infraestructura de la organización, no han tenido el efecto esperado. Sino todo lo contrario, el mantenimiento de esta estrategia en la guerra contra el terrorismo ha provocado un efecto llamada, precisamente en lugares en situación de conflicto, por la aparición de nuevos nodos terroristas que han jurado lealtad a Ayman Al Zawahiri como, por ejemplo, el autodenominado 'Talibán en defensa del Califato de Kurasán' o el grupo 'Jabhat Al Nusra' en Siria.

Frente a la estrategia contraterrorista norteamericana y sus operaciones de castigo, Al Qaeda se muestra enormemente resistente. Podríamos decir que los nodos más importantes muestran incluso un reforzamiento. Ramificaciones como Al Qaeda en el país del Magreb Islámico, con una capacidad de defensa y reacción frente a la intervención militar internacional en Mali, que ha multiplicado alianzas con grupos salafistas, tanto en Túnez como en Libia, Níger e incluso Egipto, y una reacción tremendamente violenta al haber ejecutado la mayor actividad de secuestro en la historia de Al Qaeda (con 40 personas fallecidas y 800 secuestradas en In Amenas), o el reciente atentado a las instalaciones de Areva en Níger (provocando la muerte de otras 20 personas); de Al Qaeda en Somalia (Al Shabaab), que desarrolla actividades de resistencia en la región y que mantiene alianzas, no solo en Yemen sino también en el Magreb; o bien de Al Qaeda al Yihad en la Península Arábiga, que vive en tiempos de guerra, y que, pese al programa Drone, no solo continúa desarrollando sus actividades sino que se permite lanzar amenazas contra EEUU, siendo la última difundida la del yemení y comandante muyahidín Qassim Al Raimi al asegurar que 'la nación norteamericana ya no tiene garantizada su seguridad'.

Una nueva era: 'ataques ejecutados por radicales residentes en Occidente'

Recientemente, un miembro de la organización 'Talibán en defensa del Califato de Kurasán', llamado Muhammad Qasim, cuya área de responsabilidad y operaciones comprende las regiones de Turkmenistán, Uzbekistán, Tayikistán, Kirguistán, e incluso el norte de Irán -siendo éste último dato un aspecto enormemente preocupante y que conllevaría al desarrollo de un nuevo análisis por posibles actividades yihadistas de una ramificación de Al Qaeda en territorio iraní-, hacía un llamamiento, en defensa de la comunidad creyente musulmana (la Umma), dirigido a los musulmanes naturales de dichas regiones residentes en países occidentales, bajo el título de 'los extranjeros victoriosos'.

En este llamamiento, justifica la 'lucha contra la nueva era de Occidente' con la puesta en marcha de acciones de martirio en EEUU y el señalamiento de objetivos como la Estatua de la Libertad de Nueva York, defendiendo los ataques perpetrados en Occidente, citando, no solo los ejecutados por los hermanos Tsarnaev, justificados por el estilo de vida estadounidense, calificado de satánico, corrupto y propio de una tiranía, sino también en defensa de los perpetrados por Muhammad Merah en París (año 2012), o el intento de atentar en Gibraltar por Eldar Magomedov, Muhammad Ankari Adamov y Cenzig Yalsin (año 2012), y los desarrollados en territorio estadounidense por Omar Faruq (intento de atentado en un avión de pasajeros el año 2010), Nidal Malik Hassan (oficial del ejército estadounidense y autor de la muerte de 13 militares en Fort Hood, en 2009), o de Faisal Shehzad (acusado de intento de atentado con coche bomba en Times Square, en 2010), pero sin enumerar los dos últimos ataques yihadistas perpetrados contra miembros de las fuerzas armadas -objetivos blandos- en Londres y París.

El terrorismo yihadista amenaza nuestro futuro

Al Qaeda continúa siendo una grave amenaza para la seguridad de España y los países aliados en la guerra contra el terrorismo, en la medida que los líderes de la organización terrorista muestran el convencimiento de que la yihad contra los cruzados en sus propios territorios es, a día de hoy, una realidad ya imparable, que tiene como objetivo generar el 'colapso económico mundial', calificando de 'gloriosos' los ataques de Boston y Londres y de victoria de los muyahidines, fruto del sacrificio mantenido durante los últimos años, y bajo el preludio de una inevitable guerra mundial contra los cruzados y sionistas por la polarización existente desde el 11-S. Un mensaje que, desde el plano de la seguridad interior y exterior de España, sin duda, deberemos analizar para evitar un nuevo 11-M.

Esta noticia ha sido vista por 796 personas.

Fuente: Revista Atenea
Fecha: 11/06/2013

Esta noticia ha sido vista por 796 personas.