Ver Suplemento Temático...


Seguridad Colectiva y Defensa Nacional.

 

Revista de Prensa: Artículos

lunes, 25 de abril de 2016

Yemen: una historia de violencia

Antonio Ponce
Historiador y especialista en Seguridad y Relaciones Internacionales


 


Yemen: una historia de violencia

Analizar la situación actual de Yemen es tarea complicada. Al igual que tantos otros países de Oriente Próximo, Yemen atravesó con crudeza las revoluciones de las Primaveras Árabes, concluyendo en un periodo de inestabilidad política que acabó derribando al gobierno y desencadenando una serie de alzamientos militares que situaron al país en una efervescente guerra civil.

No obstante, hablar de que los pilares del gobierno yemení eran sólidos y antiguos o que la integridad política y religiosa de la sociedad del país se mantuvieron hasta que se desató la guerra civil sería mentir. La crisis yemení ha sido la explosión de un conflicto que venía arrastrándose desde la gestación del propio país y que si bien guarda similitudes con otros conflictos actuales de Próximo Oriente, como la lucha entre suníes y chiíes, tiene rasgos propios y esenciales.

El Norte contra el Sur

La emancipación de Yemen se vio trágicamente influida por la geopolítica de la Guerra Fría. Marcados por el panarabismo y el socialismo, distintos grupos armados apoyados por la Unión Soviética y el Egipto de Nasser iniciaron una revolución en la década de los sesenta contra el régimen colonial del Reino Unido. Mientras la metrópoli comenzaba el proceso de independencia, distintas facciones empezaron una brutal lucha por ocupar el gobierno.

En el norte, pese a los esfuerzos de Arabia Saudí y el Reino Unido por mantener al monarca Muhammad al-Badr en el poder, la paz llegó con su caída y la instauración de una república. En el sur del país la victoria soviética fue más evidente. Los grupos armados se habían reorganizado formando el Partido Socialista de Yemen, ocupando todas las instituciones y la administración. Se consolidaban así dos estados diferentes: al norte la República Árabe de Yemen, y al sur, la República Democrática de Yemen.

Los dos Yemen de la Guerra Fría. Fuente: https://chronicle.fanack.com/wp-content/uploads/sites/5/2014/10/the-yemen-arab-republic_yemen_north-south_map_400px.jpg

Los dos Yemen de la Guerra Fría

Aunque las relaciones entre ambos países fueron buenas en un principio, los distintos intereses geopolíticos y económicos crearon tensiones con el paso del tiempo. El norte, cada vez más alineado con Arabia Saudí y su antigua metrópoli, mantuvo un gobierno capitalista e islámico, que chocaba directamente con los intereses seculares y marxistas de la República Democrática de Yemen. La rivalidad desembocó en algunos episodios de combates fronterizos, aunque la verdadera guerra se desataría tras el proceso de unificación. Con la caída de la URSS, la República Democrática de Yemen empezó a verse falta de apoyos y el proceso de unificación se apresuró en 1990.

Pese a todo, aunque la unificación legal y teórica se llevó a cabo rápidamente, las tensiones entre el sur y el norte fueron a más. El Partido Socialista Yemení empezó a sufrir persecuciones políticas por las fuerzas norteñas y su influencia se vio duramente reducida en el nuevo gobierno. En 1994, cuatro años después de la unificación, los líderes socialistas yemeníes, viendo que perdían todo poder político, volvieron a proclamar la independencia, dando comienzo a una guerra civil. Curiosamente, Arabia Saudí en esta última guerra se posicionó en el lado de los socialistas, temerosos del poder de un Yemen unificado y en el que los chiíes cada vez tenían más fuerza. No obstante, el viejo ejército sureño fue rápidamente derrotado. Aunque el proceso secesionista se detuvo, el movimiento separatista en el sur se mantendría para siempre, desconfiando de las políticas de Saná, la capital del país.

                                                   Lea aquí el artículo completo

Esta noticia ha sido vista por 303 personas.

Fuente: El Orden Mundial en el S. XXI
Fecha: 18/03/16

Esta noticia ha sido vista por 303 personas.