Ver Suplemento Temático...

Seguridad Corporativa y Protección del Patrimonio.
 

Revista de Prensa: Artículos

martes, 16 de mayo de 2017

La seguridad corporativa en compañías multinacionales

Rafael Araujo Bernabé
Director de Seguridad Corporativa de Repsol. Presidente de la Confederación Empresarial de Usuarios de Seguridad y Servicios (CEUSS)


La seguridad es un todo distribuido en varias partes dirigidas por áreas diferentes según el modelo que haya establecido la organización. A veces están coordinadas en un comité, otras veces se encuentran bajo un mismo paraguas organizativo y, en otros casos, interactúan a demanda de las unidades de negocio.

Describir en un artículo cómo se planifica, desarrolla, estructura, gestiona, dirige o lidera la seguridad corporativa en una compañía multinacional es tarea harto difícil. Mi “reconocida capacidad de síntesis” hace aguas cuando me enfrento a tamaño reto. Así que voy a intentar dar unas pinceladas sobre aquellas cuestiones que, desde mi experiencia profesional de 14 años dirigiendo la función de seguridad en una compañía con presencia en 40 países, considero son más importantes o pueden ayudar a algún departamento de Seguridad.

La primera cuestión a tener en cuenta es definir qué parte de la seguridad maneja el área de Seguridad Corporativa. La seguridad es un todo distribuido en varias partes dirigidas por áreas diferentes según el modelo que haya establecido la organización. A veces están coordinadas en un comité, otras veces se encuentran bajo un mismo paraguas organizativo y, en otros casos, interactúan a demanda de las unidades de negocio.

No voy a entrar en ese espinoso asunto; lo que tengo claro es que si una organización quiere tener eficazmente protegidos sus activos (personas, bienes, información, conocimiento, etc.), no se pueden dejar zonas grises a la hora de gestionar los riesgos. Si diferentes áreas gestionan distintos riesgos de forma parcial, sin utilizar los mismos criterios, las brechas de seguridad estarán cantadas y más tarde o temprano comenzarán a aparecer.

Intereses contrapuestos

La segunda cuestión a tratar es el error de concebir la seguridad corporativa, en mi opinión, como un área diferente del resto, con funciones más o menos definidas, una estructura que sirva a los intereses del director, o en el mejor de los casos de la función, y que pone el foco final en el cumplimiento estricto de los objetivos de seguridad. Me explico: la primera misión, meta, objetivo, o como queramos llamarlo, de seguridad es contribuir a la estrategia, meta u objetivo general de la compañía. Esta última tiene como fin fundamental a su cliente, por lo que la seguridad corporativa deberá adaptarse a las necesidades de los diferentes negocios para que, cumpliendo con su función, contribuya de la mejor forma posible a esa misión. En otras palabras: una empresa que vende un producto determinado debe estar acompañada por la seguridad corporativa para que pueda venderlo en el mayor número de países posible con las mayores garantías de seguridad para sus empleados e instalaciones.

Esto que acabo de intentar explicar, aunque pudiera parecer fácil, en realidad no lo es. Con frecuencia nos vamos a encontrar con intereses contrapuestos, normalmente económicos, en los que el director o gerente de Seguridad de determinado país va a tener que trabajar de forma muy cercana con el responsable de negocio para alcanzar los acuerdos mínimos que satisfagan a las partes, de forma que la empresa pueda realizar su cometido con garantías de seguridad.

Esta noticia ha sido vista por 288 personas.