Ver Suplemento Temático...

Seguridad Corporativa y Protección del Patrimonio.
 

Revista de Prensa: Artículos

jueves, 11 de octubre de 2018

Seguridad y logística

Álvaro Martín
Director de Seguridad del Grupo DIA


Si buscamos en el diccionario de la Real Academia Española de la lengua, la logística se define como el “conjunto de medios y métodos para llevar a cabo la organización de una empresa o de un servicio, especialmente de distribución”.

 

En el comercio, las actividades logísticas conforman un enlace entre la producción y los mercados, separados en el tiempo y la distancia.

Por otro lado, la seguridad es un concepto amplio que, en definitiva, debe contemplar los riesgos –todos los riesgos– que impidan o dificulten la consecución de los objetivos corporativos en el justo equilibrio entre rentabilidad y eficacia. Dentro de los procesos logísticos, este concepto cobra aún más relevancia debido al gran número de elementos y de actividades que concurren y al uso de recursos tecnológicos, económicos y humanos.

Los sistemas tradicionales continúan en vigor, pero los procesos de innovación tecnológicos ocupan un lugar preferente en el desarrollo de nuestra actividad empresarial, tanto en la protección de estructuras y de personal como las garantías en los propios procesos de distribución, sin olvidar los planes de continuidad de negocio.

Desde las buenas prácticas que se pueden adoptar hasta complejos sistemas informáticos, pasando por la implementación de controles, muchos de los recursos empleados en una cadena de producción o abastecimiento están encaminados a asegurar el correcto desarrollo de los procesos, es decir, a mantener la seguridad en todo momento.

Nuestros sistemas constituyen una potente herramienta que permite llevar con eficacia la misión de la logística y poner a disposición del ciudadano una amplia gama de productos –que van desde el seco a los frescos– a tiempo y manteniendo un alto nivel de calidad. Sin sistemas informáticos avanzados y con altas medidas de seguridad se hace inviable la operativa empresarial. Estos sistemas interconectados con las diferentes plataformas, tiendas, proveedores, etc., establecen una compleja red capaz de cobrar vida en situaciones de crisis en las que se deba mantener la imprescindible continuidad en el negocio.

Por otro lado, los propios procesos de distribución, avalados por un equipo humano altamente cualificado, disponen de herramientas cada día más potentes en las medidas de control, la utilización de combis de seguridad, GPS con smart tracking o precintos electrónicos gestionados por el área de seguridad, que garantizan el control en la gestión entre el centro de distribución y el punto final: la tienda.

Combis de seguridad

En DIA se han ideado unos contenedores metálicos para “encerrar” y transportar mercancías con los pedidos de las tiendas y así evitar extravíos de productos durante los trayectos.

Cada combi de seguridad contiene un pedido de tienda, identificado por una pegatina que nos indica el almacén de destino y la tienda, el número de pedido y de bultos, el preparador y la calle de salida. La mercancía se audita individualmente por tienda antes de ser introducida en el contenedor, por lo que nos aseguramos de que el pedido está completo antes de cerrar el combi.

Además, se coloca un precinto de seguridad numerado (que permite realizar trazabilidad de dicho combi) en los laterales de cierre para asegurar que dicho contenedor no ha sido manipulado hasta llegar al almacén de flujo y posteriormente a la tienda.

Suplemento Temático: Seguridad en Centros Comerciales

Fuente: Seguritecnia
Fecha: 2018

Este artículo ha sido visto por 71 personas.