Ver Suplemento Temático...


Seguridad Colectiva y Defensa Nacional.

 

Revista de Prensa: Artículos

miércoles, 31 de enero de 2007

Articulo Eileen Truax. www.laopiniondigital.com. 23/01/07

Eileen Truax


Además de las circunstancias adversas por las que atraviesan muchas mujeres que han estado en las fuerzas armadas, algunas de ellas tienen que lidiar con situaciones posteriores durante su vida como veteranas.

"Yo creo que soy afortunada porque no sufrí heridas físicas y no tengo que librar esas batallas, pero otras mujeres veteranas tienen que pasar por momentos muy difíciles", comenta Kelly Dougherty, directora ejecutiva de la organización Veteranos Iraquíes en Contra de la Guerra (IVAW).

"Una de esas cosas es que la gente en la sociedad no cree que seas mujer y veterana, que hayas hecho lo mismo que un hombre. Si traes una chaqueta militar no creen que sea tuya, automáticamente asumen que eres la esposa o la novia de alguien. Y cuando les dices: ‘Yo soy una veterana’, a veces te contestan: ‘Pero cómo, si eres bonita’, como si todas las mujeres en las fuerzas armadas fueran feas".

Dougherty recuerda una anécdota ocurrida recientemente en Philadelphia. "Cuando se anunció en un diario local que la cifra de muertos estadounidenses en Irak llegó a 3000, la foto que aparecía en la portada era de una mujer, pero el pie de foto decía ‘3000 hombres muertos’. La gente parece olvidar que 70 de ellos son mujeres".

Kelly asegura que muchas mujeres que vuelven de la guerra sienten que no son reconocidas como veteranas en combate, aun cuando tengan años de experiencia en las fuerzas armadas.

"A muchas de las que han sufrido acoso sexual no les interesa ingresar a grupos de veteranos, porque tendrían que estar con hombres de las fuerzas armadas, así que no acuden a pedir el apoyo y la ayuda que provee la Administración de Veteranos (VA)", afirma. "Yo creo que las mujeres interiorizan sus sentimientos al volver porque tienen que continuar criando a la familia y resultan afectadas por eso. Esa situación tiene que ser atendida, se necesita un cambio, la creación de programas específicos para las mujeres que regresan".

Sin embargo en este punto difiere la doctora Callie Wight, consejera psicosocial de salud de la mujer de la VA en Los Ángeles, quien asegura que el ambiente en esta organización, aun cuando depende del gobierno, es totalmente diferente al que se vive en las fuerzas armadas.

"Sí hay una situación muy dura para estas mujeres", reconoce Wight. "Pero en la VA se han establecido programas específicos, con partidas presupuestales aprobadas en el Congreso, para darles atención".

Dougherty, por su parte, asegura que los fondos que existen no son suficientes. "Al paso que vamos la VA no va a poder ayudar a nadie, hombres o mujeres, porque faltan recursos. Tenemos una guerra escalando cada día y no hay dinero para los programas de ayuda ya establecidos, menos los va a haber para ayudar específicamente a las mujeres. Creo que cuando la guerra se acabe, la ayuda a los veteranos dependerá de nosotros y de nuestras organizaciones".

En Estados Unidos existen 1.7 millones de mujeres veteranas. De ellas, 165 mil viven en California.

Suplemento Temático: Mujer y Seguridad

Fuente: www.laopiniondigital.com
Fecha: 23/01/07

Este artículo ha sido visto por 1077 personas.