Ver Suplemento Temático...


Seguridad Pública y Protección Civil.

 

Revista de Prensa: Artículos

miércoles, 26 de septiembre de 2007

Articulo El Mundo. www.elmundo.es. 21/09/07

El Mundo


 

Al Qaeda emitió ayer dos nuevas entregas de su serial de amenazas a través de la que viene siendo su productora particular, la web islamista Al Sahaba. En un vídeo-promo de 80 minutos, en el que se celebran los atentados del 11-S y a los muyahidin en Irak, Afganistán, Somalia y el norte de Africa, el lugarteniente de Osama bin Laden, Ayman al Zawahiri, insta a «limpiar el Magreb de los hijos de España y Francia».

El número dos de Al Qaeda completa sus referencias a nuestro país con los disparates habituales sobre Al Andalus y con un llamamiento a los musulmanes para que lancen a sus hijos a la Guerra Santa y ataquen a las fuerzas de la ONU en Darfur. Por su parte, en otro vídeo conmemorativo de los atentados contra las Torres Gemelas, Bin Laden ha declarado la guerra al presidente de Pakistán, Pervez Musharraf.

No es la primera vez que los líderes de esta franquicia del terror difunden en internet sus mensajes intimidatorios contra Occidente y contra todos los gobiernos musulmanes que no comulgan con su mitología del odio. Desde octubre de 2001, Al Qaeda ha situado a España en el centro de su diana en 13 ocasiones.

Son varios las elementos que obligan a reflexionar sobre el peligro real de unas amenazas que, en sí mismas, suponen un fracaso de la comunidad internacional. Por un lado, es sintomático de la incapacidad de la estrategia global contra el terror, y de los déficits de colaboración entre Occidente y los países musulmanes, que un grupo de lunáticos amenace de forma recurrente con atentados indiscriminados. Por otro, cabe recordar que Ceuta y Melilla se hallan en el Magreb y que sólo en Marruecos conviven cerca de 5.000 ciudadanos españoles.

Que la Dirección Nacional de Seguridad Argelina pidiera ayer a España y Francia que tomen en serio las amenazas de Al Zawahiri es un elemento de preocupación que induce a temer sobre el grado de penetración de Al Qaeda entre nuestros vecinos. El resultado de las elecciones en Marruecos, donde los islamistas no lograron un respaldo boyante, permite cierta tranquilidad. Pero la detención de células terroristas en España y los recientes atentados de abril en Argel, y de hace dos semanas en Batna y Dellys, obligan a mantener la guardia alta frente a una amenaza que se deriva exclusivamente de la dinámica asesina de los terroristas, y no de la política exterior española en Irak, en Líbano o en Afganistán.

Esta noticia ha sido vista por 1297 personas.

Fuente: www.elmundo.es
Fecha: 21/09/07

Esta noticia ha sido vista por 1297 personas.