Ver Suplemento Temático...

Seguridad Corporativa y Protección del Patrimonio.
Seguridad Pública y Protección Civil.

 

Revista de Prensa: Artículos

jueves, 11 de diciembre de 2008

Articulo Jose María Carrascal. www.abc.es. 03/12/08

Jose María Carrascal


Nos repugna el terrorismo político por lo que tiene de brutal, de cobarde, de desalmado. Cada nuevo ataque del mismo origina titulares, condenas, medidas contra él en todo el mundo.

Pero existe otro terrorismo no menos desalmado, cobarde y brutal, al que no se le presta la misma atención, pese a tenerlo al lado. Ni siquiera le llamamos terrorismo. Le llamamos violencia machista, lo que rebaja un poco la cosa, ¿no se supone que un buen macho ha de ser violento?

Sin embargo, ese terrorismo ha causado en España más muertes que ETA, y en el mundo, más que Al Qaeda. Lo que ocurre es que esas muertes no se contabilizan en la mayoría de los países, donde las mujeres no cuentan, son propiedad del padre o del marido, que pueden hacer con ellas lo que les dé la gana. Pero si llegáramos a conocer las que matan, nos llevaríamos las manos a la cabeza. Por no hablar ya de las que sufren violencia. Su número debe de andar por los cientos de millones.

Ha tenido que ocurrir la tragedia de Porto Candelas para que lo que venía siendo una rutina en España -«otra mujer muerta a manos de su pareja»- nos hiera con toda su crudeza. Y es que se las trae. Un condenado por violencia doméstica en permiso carcelario que mata a su actual compañera, hiere a tres personas e intenta matar a su ex mujer. ¿Vamos a aprender de una vez que la violencia machista es terrorismo y que hay por tanto que tratarla como tal, es decir, movilizando todos los recursos policiales y jurídicos del estado contra ella? No lo sé, pero espero estén de acuerdo con lo siguiente:

  1. El maltratador doméstico es irrecuperable. Seguirá maltratando a su pareja no importa lo que diga la ley o las penas que se le impongan. Así que hay que mantenerle lo más alejado posible de ella.
  2. Como el terrorista político, el maltratador no es víctima de una ofuscación momentánea. Es víctima de su perverso concepto de sí mismo y de los demás. Cree que le han arrebatado algo que le pertenece e intenta cobrarse diez por uno. Maximino Couto planeó cuidadadosamente asesinar a su ex mujer, y es posible que matara a su novia cuando ésta trató de disuadirle.
  3. No podemos fiarnos en estos casos de una mujer enamorada (de un hombre, menos, aunque no es amor lo que sienten esos individuos). Los avales que pueden dar de sus maltratadores no sirven para evaluar la situación de éstos.
  4. Los dispositivos técnicos, como las pulseras de localización, tampoco son de fiar, ya que fallan o pueden ser desactivados por quienes los llevan, cuya inteligencia y habilidad suelen superar a sus instintos.

Lo que quiero decir con todo esto es que necesitamos un auténtico plan nacional contra la violencia machista, que empiece en la escuela y acabe en los tribunales, para tratar a los maltratadores como lo que son: como unos delincuentes peligrosos e irrecuperables para la sociedad. Todo lo que no sea eso serán cuentos o política, que aquí en España vienen a ser lo mismo.

Suplemento Temático: Mujer y Seguridad

Fuente: www.abc.es
Fecha: 03/12/08

Este artículo ha sido visto por 750 personas.