Ver Suplemento Temático...


Seguridad Colectiva y Defensa Nacional.

 

Revista de Prensa: Artículos

jueves, 10 de febrero de 2011

La caída del Imperio romano

La Gaceta


 

Asumidas las lecciones del poder y caída de los estados-ciudades griegas, el poder de Roma fue posible gracias a sus Legiones. Estas habían sistematizado el combate ofreciendo además de su poder real, la disuasión de su compacta organización desde la Centuria, hoy Compañía, a la Legión, hoy Brigada. En aquella época el número de habitantes de la tierra era muy inferior al de hoy y no se habían industrializado las labores agrícolas ni las mecánicas como la producción de armas por lo que las guerras afectaban a la sociedad. Los ciudadanos eran tales si también cumplían con sus deberes militares desconfiando de tropas mercenarias.

Los ataques a la capital Roma (s. IV a. JC) llevaron a proyectar sus fuerzas más allá de las fronteras terminando por arruinar a los ciudadanos y cambiar el estatus y la composición de la sociedad. El paso a la defensiva en las fronteras y el empleo de tropas auxiliares autóctonas encuadradas por mandos romanos y alejadas de sus tierras de origen cambió el panorama. Aparecieron los pretorianos como fuerzas policiales mejor pagadas fieles al poder político del César en Roma frente a otras legiones influenciadas por los políticos opositores.

La crisis económica y de valores de la sociedad afectó al reclutamiento de las legiones en cantidad y calidad. El sistema de promoción interna permitió los ascensos por mérito convirtiéndose en la única instancia que permitía ascender socialmente por el valor y la inteligencia. Siglos más tarde se repetiría la historia con aquél otro Ejército vago al hielo y al calor de un Imperio al que cantó y perteneció Calderón de la Barca, el de los Tercios “en que nadie espere que ser preferido pueda por la nobleza que hereda sino por la que el adquiere, porque aquí a la sangre excede el lugar que uno se hace, y sin mirar como se nace se mira como procede”. ¿Les suena?

Los Ejércitos no son ajenos a las malas influencias y aunque con estructuras sólidas, algunos de sus miembros, maestros uniformados del papel y de las buenas maneras, copian, para la valoración y designación de mandos, sistemas exteriores de amiguismo, de facción, de especialidad o de unidad. El peligro es un futuro condicionado con estos emboscados, amargaditos y alejados de las tropas, dispuestos a todo pero desde lo más alto. Muy exigentes con algunos y tolerantes con la simpática ineptitud servil, son desconocedores de las tropas y admiten todo lo que se pide sin análisis ni conciencia pero rebanan la cabeza de quien les presenta argumentos sólidos pero… contrarios a su inercia impidiendo la evolución y facilitando la revolución.

Los sistemas de selección académica y de unidad en donde deben valorarse cualidades morales, intelectuales y físicas necesitan ser revisados; no se pueden sacar oficiales que no estén dispuestos a asumir riesgos físicos ni de otra índole; tampoco se puede admitir el saber de triquiñuelas para hacerse agradable al mando-profesor; otro tanto podemos decir del Mando y permanencias en unidades que no son de combate y otras que apenas son organismos, estados mayores solo responsables ante sus jefes –por definición– y que son considerados mandos. La cualidad de los militares debe de ser la franqueza y no el servilismo ni el autoservicio.

Se olvida el concepto de servicio a la persona y a la sociedad, y se convierte en poder sobre la persona y la sociedad. Poder económico, poder de designación del personal, poder de valoración personal, poder de arreglar cuarteles… ¿Poderes o Servicios? Mandar es servir a, y no servirse de...
Empieza la cuenta atrás de nuestro repliegue de Afganistán, existe armamento individual suficiente para luchar contra los combatientes talibanes y vencerles en el terreno pero faltan las directrices políticas claras (end state) y unos helicópteros que habrán llegado tarde restando seguridad.

En la retaguardia, se prefiere atacar a los pilares de nuestra sociedad familia y valores, mientras en aras de un racionalista relativismo democrático se admite en nuestras sociedades la sumisión de determinados grupos de mujeres y una doctrina que lleva a una interpretación del Corán que nada tiene que ver con la Paz. Sin embargo, se obliga a los padres hispanos a aceptar una educación para la ciudadanía atea. Valores que paradójicamente estamos defendiendo en esos lejanos escenarios.

Los cobardes del tiro en la nuca, de la misma inhumana e intransigente mafia terrorista que los asesinos del gobernador paquistaní, se crecen y amenazan más a los timoratos. Otro tanto ocurre con los piratas secuestradores y asesinos que cada día están mas gordos. Mientras no tengan la absoluta certeza de que no tienen posibilidad de ganar seguirán asesinando y robando, pues las mentiras, engaños, corrupciones y chantajes alimentan su esperanza y por tanto la espiral de violencia, haciendo que nuestra civilización se deslice por la pendiente de caída.

La civilización decadente que nos están imponiendo no merece misericordia cuando reniega de sus orígenes y valores pero los responsables de nuestra Defensa tienen refugios en el Caribe donde la austeridad es para los demás.

Esta noticia ha sido vista por 879 personas.

Fuente: La Gaceta
Fecha: 10/01/11

Esta noticia ha sido vista por 879 personas.