Belt Ibérica S.A. Analistas de Prevención

- Menú -

HOME

Noticias...
Se busca...
Eventos...
Legislación...
Bibliografía...
Artículos...

> MAPA del WEB <

Su opinión...

Envíenos la noticia o el comentario que desee.

 

 

Artículos Profesionales


Seguridad Pública y Protección Civil.

Articulo Arancha Segura. La Razón. 19/10/2003

Arancha Segura


La inseguridad ciudadana es ya la primera preocupación de los madrileños, por encima del paro y la vivienda. No en vano, en lo que va de año se han registrado 88 muertes violentas en la región, que está a sólo nueve asesinatos de superar el triste récord de 2001. Y eso que la estadística reduce a 83 el número de víctimas, ya que la Policía no tiene en cuenta sucesos como el que en marzo acabó con la vida de dos atracadores en un club de alterne de Pedrezuela tras un tiroteo con la Guardia Civil. Según fuentes de la Delegación de Gobierno, «el enfrentamiento con las Fuerzas de Seguridad no se contabiliza al hacer éstos uso de la legítima defensa». Pero dejando aparte la discusión sobre el número de muertos, la cifra es más alarmante si cabe al desgranar esta siniestra estadística, ya que de estas 88 víctimas, 48 son de nacionalidad extranjera. De entre los fallecidos en toda la región en lo que va de año, el número más elevado corresponde a los ciudadanos sudamericanos, en su mayoría colombianos o ecuatorianos.

Casi un 29 por ciento de las víctimas son sudamericanas, frente al nueve por ciento de las marroquíes, el segundo grupo en cuanto a número de fallecidos. De estos 88 asesinatos, más del 40 por ciento han sido cometidos por ciudadanos extranjeros.

Al menos, las Fuerzas de Seguridad se los atribuyen a ellos por tratarse de ajustes de cuentas entre mafias dedicadas al tráfico de drogas que luchan por hacerse con el control de la distribución y venta de sustancias estupefacientes. Así ocurrió el pasado 26 de febrero, cuando en el distrito de Ciudad Lineal dos ciudadanos búlgaros, presuntamente integrantes de una banda de traficantes de coches de lujo, fueron ametrallados por dos individuos que se dieron a la fuga.A pesar de desconocerse la identidad de los asesinos, todas la investigaciones se centraron en bandas rivales procedentes de países del este de Europa.

Reyertas y ajustes de cuentas

Al ser los ajustes de cuentas entre bandas rivales una de las principales causas de la ola de violencia que azota en los últimos meses la Comunidad de Madrid, también las víctimas, en su mayoría, son extranjeras. Así, el grupo más numeroso de crímenes son obra de ciudadanos sudamericanos, que ya acumulan 15 asesinatos, en su mayoría motivados por las reyertas y los ajustes de cuentas relacionados con el tráfico de drogas. Tampoco hay que obviar las víctimas ecuatorianas que han sido asesinadas a manos de compatriotas por cuestiones familiares o disputas amorosas.

Los distritos que se han visto más afectados por esta ola de violencia son Centro, Puente de Vallecas, Tetuán, Usera y Latina. Uno de los casos más cruentos se registró hace apenas unas semanas, el 27 de septiembre, cuando los cadáveres de dos hombres de origen colombiano aparecieron con sendos tiros en la sien en un descampado del distrito de Villaverde Bajo. Pero no es el único ni el más reciente hecho luctuoso. El pasado martes caía abatido en su coche un ciudadano albanés de 27 años en el distrito de Arganzuela tras recibir al menos un balazo, supuestamente de un sudamericano. Su acompañante, una mujer rumana de 19 años, también recibió varios disparos en la axila y las rodillas.Y así hasta trece casos distintos de muertes por arma de fuego protagonizadas por extranjeros se han contabilizado en la Comunidad de Madrid a lo largo del año.

Estas mafias, integradas principalmente por ciudadanos colombianos, actúan con total impunidad tanto de día como de noche, y suelen cometer sus crímenes a través de sicarios venidos de sus lugares de origen que imitan los brutales ajustes de cuentas tan habituales en sus países natales. Las víctimas marroquíes, con ocho fallecidos, son el segundo grupo con una mortalidad más elevada tras los colombianos. Sin embargo, la mayor parte de las víctimas magrebíes fueron asesinadas en reyertas protagonizadas por armas blancas. También es cierto que este colectivo es uno de los que más incidentes violentos ha protagonizado en lo que va de año.

Las reyertas callejeras, en las que casi siempre se hace uso de cuchillos o navajas, son otra de las causas del elevado número de muertes violentas. Así sucedió hace unos días, cuando un joven marroquí de 20 años murió apuñalado en la plaza de Lavapiés después de que intentara atracar a un ciudadano filipino que salía de un locutorio a medianoche. Y en julio, al menos tres ciudadanos magrebíes murieron a causa de los navajazos que les asestaron en distintas reyertas.

Otra de las mafias mejor organizadas y conocidas por la extrema violencia de sus métodos es la que forman los ciudadanos del Este, casi siempre de origen rumano o ucraniano. Sus asesinatos y asesinados no suelen estar relacionados, como en las ocasiones anteriores, con tráfico de droga. Estas mafias tienen como objetivo recaudar grandes sumas de dinero procedentes del robo y el mercado negro de coches de lujo o joyas, así como de grandes redes dedicadas a la prostitución.

Casi una decena de ciudadanos del Este fallecidos forman parte de la ola de violencia que sufre Madrid. Aparte del mencionado ciudadano albanés, una de las últimas víctimas fue un ucraniano de 43 años que falleció en el distrito de Usera tras ser apuñalado en la cabeza y en el pecho. Hace apenas diez días, también falleció un inmigrante búlgaro tras recibir un fortísimo golpe de un marroquí. El joven salía de un locutorio del distrito Centro cuando su agresor le propinó un golpe en la cabeza con un palo de grandes dimensiones.

La ola de violencia avanza preocupantemente en la Comunidad y a pesar de haber trascurrido apenas la mitad del mes de octubre, la cifra de muertos del mes se eleva ya a siete, seis de ellos extranjeros.

El tipo de delincuencia que parece haberse hecho con la calles de la Comunidad de Madrid tiene preocupados a Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, vecinos y políticos de la región, que se enfrentan a un fenómeno ¬el de las mafias¬ hasta hace poco residual en nuestro país. Desde hace meses, la Comunidad de Madrid se ha convertido en un estupendo «centro de operaciones» para un gran número de redes ilegales de personas y mafias, principalmente extranjeras, organizadas. Los ajustes de cuentas protagonizados por ciudadanos de origen sudamericano en el intento de hacerse con el control de las grandes redes de tráfico de cocaína son cada vez más frecuentes en la región.

Situación dramática

No hay que olvidar que las 88 víctimas por muertes violentas ¬48 de las cuales son extranjeras¬ que se han registrado en lo que va de año es una cifra que se acerca preocupantemente a las 96 que se registraron en el año 2001. La situación es aún más dramática si se tiene en cuenta que los asesinatos han sido en su mayoría producidos en reyertas entre mafias extranjeras dedicadas al tráfico de droga, ajustes de cuentas y un largo etcétera que han hecho que estas muertes hayan sido mucho más numerosas y violentas en Madrid. Y es que los agentes de los Cuerpos de Seguridad no saben cómo actuar ante un tipo de delincuencia que era desconocida en nuestro país. Por esta razón, los sindicatos policiales abogan por recibir una formación específica para poder enfrentarse a las organizaciones de delincuentes sudamericanos y de personas procedentes del este de Europa, que se caraterizan por su forma sangrienta de actuar. Algunos de los crímenes que se registran en la Comunidad de Madrid recuerdan al Chicago de los años 20 o a las mafias que están asentadas en los países sudamericanos y del este. Si bien la mayoría de los 48 asesinatos cometidos contra extranjeros hasta el momento han sido producidos por arma blanca, los disparos a quemarropa, las reyertas y el quemar a una persona o lanzarla al vacío son algunos de los crímenes que han aparecido como «nuevas formas de matar». Esto es lo que ocurrió el pasado 6 de agosto, cuando un ciudadano de origen chino fue encerrado en el maletero de un coche al que más tarde sus agresores prendieron fuego a causa de un ajuste de cuentas.

Debido a esta ola de violencia, los candidatos del PSOE e IU a la Comunidad de Madrid, Rafael Simancas y Fausto Fernández, recordaron que en la región muere una persona por causas violentas cada tres días y exigieron nuevas medidas que contribuyan a paliar la sensación de inseguridad que, a su juicio, se está viviendo en la región.

Fuente: La Razón
Fecha: 19/10/2003

© BELT.ES  Copyright. Belt Ibérica, S.A. Madrid - 2004. belt@belt.es