Belt Analistas de
Prevención y Protección

- Menú -

HOME

Noticias...
Se busca...
Eventos...
Legislación...
Bibliografía...
Artículos...

> MAPA del WEB <

Su opinión...

Envíenos la noticia o el comentario que desee.

 

 

Artículos Profesionales


Seguridad Pública y Protección Civil.
Seguridad Medioambiental y Protección del Entorno.

Articulo Robin Lloyd - Especial para LiveScience . www.astroseti.org. 04/01/05

Robin Lloyd - Especial para LiveScience
Traducción: Liberto Brun Compte


Sólo existen dos lugares en los Estados Unidos donde las placas tectónicas chocan y que podrían llegar a causar un gran tsunami y nuevos estudios muestran que al menos un nuevo terremoto en por lo menos una de esas dos localidades podría ser inminente.

La zona de choque de placas tectónicas denominada Cascadia, una falla de 1095 kilómetros de longitud que pasa a 80 kilómetros fuera de la costa Noroeste del Pacífico – desde el Cabo Mendocino en California hasta la Isla de Vancouver al sur de la Columbia Británica – ha sufrido una serie de cuatro terremotos devastadores durante los últimos 1,600 años. Los científicos están tratando de descubrir si es que se encuentra a punto de ocurrir un gran corrimiento de placas una vez más antes de que entre en un estado de inactividad.

"La gente necesita saber que podría llegar a ocurrir”, comentó el geólogo Brian Atwater del U.S. Geological Survey.

El record histórico de esta zona, que tiene el mayor control de datos recabados acerca de los terremotos de cualquier gran falla tectónica en el mundo, muestra que los terremotos ocurren en grupos de hasta 5 eventos, con un intervalo de tiempo promedio de 300 años entre los terremotos, dijo Chris Goldfinger, un geólogo marino de la Universidad del Estado de Oregon. Goldfinger y otros científicos han estado estudiando esta zona de encuentro de capas tectónicas durante muchos años.

Los dos terremotos más recientes en esta fractura ocurrieron en el año 1700 (un evento de magnitud 9) y aproximadamente en el año 1500. Ahora ya se han cumplido 305 años desde el ultimo de los eventos. De modo que nos preguntamos si esta zona de placas de Cascadia ha terminado por el momento o se encuentra al borde del evento número cinco.

"Conocemos mucho acerca de la periodicidad de esta zona tectónica y que es lo que podemos esperar”, dijo. “Pero el punto clave que no conocemos es si el grupo actual de actividad de terremotos se ha terminado ya, o si tiene algún evento pendiente aún”.


Foto:www.www.astroseti.org


La zona denominada Cascadia (donde las capas tectónicas sufren fuerzas laterales y hacia abajo incrustándose en el manto de la otra placa inferior) ocurre cuando la placa relativamente delgada denominada Juan de Fuca se mueve hacia el este y por debajo de la placa Norte Americana que se mueve hacia el oeste.

Cuando la colisión da como resultado una ruptura, ocurren grandes terremotos. La otra zona de placas, capaz de producir una gran secuencia de terremoto-tsunami se encuentra en Alaska, el lugar donde ocurrió un terremoto gigantesco y el subsiguiente tsunami en el año 1964.

Los científicos dicen que una ruptura a lo largo de la falla Cascadia ocasionaría que el fondo marino rebotase 7 o más metros, disparando poderosas olas gigantescas relativamente cerca de la costa. Las primeras olas golpearían las comunidades costeras en 30 minutos o menos – demasiado rápido para los sistemas de alarma actuales para tener tiempo de salvar vidas.

Se considera que un tsunami a lo largo de la Costa del Atlántico es muy poco probable.

Los tsunamis son el resultado de repentinos aumentos o caídas en una sección de la corteza terrestre debajo o muy cerca del océano, generalmente ocasionados por terremotos, actividad volcánica o corrimientos de tierra. Los terremotos en una zona de fracturas producen los tsunamis de mayor energía, especialmente si ocurren en aguas profundas. La actividad sísmica desplaza al agua de mar, creando un aumento o caída en el nivel del océano en la superficie. Este aumento o disminución en el nivel del mar es lo que inicia la formación de una ola de tsunami. La altura de la ola aumenta en aguas poco profundas.

Los geólogos pueden identificar los terremotos ocurridos en el pasado por medio de estudios radiológicos con Carbono en los depósitos de arena denominados turbiditas, que provienen de corrimientos de tierra bajo el mar. En estudios realizados en la fractura Cascadia se han identificado de 19 a 21 eventos de grandes terremotos durante los últimos 10,000 años. Durante al menos 17 de estos eventos, la zona completa de la fractura se partió de golpe, causando un terremoto de una magnitud de 9 y grandes tsunamis, como el ocurrido la semana pasada en el Este de Asia.

El evento en Asia sucedió donde la placa de la India sufrió un corrimiento por debajo de la micro placa de Burma. Se partió, la primera vez desde 1833, a lo largo de un frente de 960 kilómetros, que es muy semejante a la longitud de la Cascadia.

El caso de Asia es una demostración horrorosa del futuro geológico del Noroeste del Pacífico, dijo Goldfinger. Por cientos de años, las zonas de placas de corrimientos permanecen en su sitio, liberando poca tensión. Cada pocos cientos de años, en unos minutos de violencia, liberan las fuerzas a medida que las placas superiores se mueven hacia el mar, produciendo un enorme tsunami a continuación del movimiento del terremoto.

"En el caso de la Zona de Fractura de Cascadia, podríamos tener un área de fondo marino que fuese de 80 kilómetros de ancho y de 800 a 960 kilómetros de largo que de repente se partiese, causando un enorme tsunami”, dijo Goldfinger. “A la vez, podríamos esperar que algunas partes de la parte superior de la placa de Norte América se hundieran uno o dos metros. Estos son eventos tectónicos de grandes masas. Las zonas de las fallas o fracturas son las que ocasionan los terremotos más poderosos y los tsunamis en el mundo”.
El asunto no es sí, si no más bien cuándo será que vuelva a partirse la zona Cascadia.

"Una posibilidad es que ya hubiésemos terminado con esta serie y que estuviéramos frente a un nuevo período de muchos cientos de años antes de que ocurra el siguiente gran terremoto”, dijo Goldfinger. “La otra posibilidad es que aún nos encontremos dentro del grupo de los grandes eventos. Si ese fuera el caso, el tiempo promedio de intervalo entre terremotos dentro de un grupo es en estos momentos. Podríamos tenerlo en cualquier momento”.

Fuente: www.astroseti.org
Fecha: 04/01/05

© BELT.ES  Copyright. Belt Ibérica, S.A. Madrid - 2004. belt@belt.es