Ver Suplemento Temático...


Seguridad Colectiva y Defensa Nacional.

 

 Expertos

Rafael Vidal Delgado

Coronel de Artillería(R)
Diplomado de Estado Mayor
Doctor en Historia por la Universidad de Granada

Diplomado y profesor del Master Ejecutivo en Dirección de Seguridad Global (MEDSEG)
Diplomado y profesor principal del Master Ejecutivo en Dirección de Sistemas de Emergencia (MEDSEM)
Asesor de Planificación Estratégica de Belt Ibérica, S.A.

BELT IBÉRICA S.A.
rvidal@belt.es

Horror en los Grandes Lagos


África proporciona la mayoría de los quebraderos de cabeza del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, aunque como se ha comentado muchas veces desde esta columna, prácticamente no es recogida como noticia por los medios de comunicación social occidentales, de tal forma que se cumple lo que afirma el dicho, “que lo que no es publicado en la prensa no existe”, aunque haya infinidad de muertos en presencia.

Los medios, a lo sumo, presentan una o dos noticias diarias sobre África, y ya son demasiadas para las atribuladas cabezas de los lectores, escuchantes o televidentes, cuando ante sus ojos y oidos, se representan en su mente, reportajes y reportajes de horrores, y cuando terminan los internacionales, se pasa a los nacionales, con asesinatos, accidentes, es decir en definitiva más horrores. Creo sinceramente que esta avalancha diaria de tragedias es la que ha motivado el auge de la llamada prensa y programas del corazón, en donde, personas, famosas y famosillas, se desnudan impúdicamente para comentar su azarosa vida, cosa que para los que los leen, escuchan, o ven, es como un efecto relajante ante el mundo trágico en que vivimos.

La República Democrática del Congo, antes Zaire, con un extensión de más de dos millones de kilómetros cuadrados y cerca de cincuenta millones de habitantes, estaba llamada a ser, por lo menos así se comentaba en los años de su independencia, en la década de 1960, una de las grandes potencias del mundo, tal era la riqueza que se encerraba en su interior. Su principal problema, el de la mayoría de los países africanos, su falta de homogeneidad política. Dentro del territorio de la antigua colonia belga (el territorio era propiedad personal del rey Leopoldo II de Bélgica en 1885), se encontraban los reinos del Congo, que abarcaba amplias zonas de Angola; el de los Balundas, idem al anterior; el imperio Shaba de los Baluba; y el de los Bakuba.

La independencia vino de la mano de un antiguo administrativo colonial, Lumumba y un cabo primero del ejército belga, Mobutu, siendo el primero asesinado por el segundo, el cual tras varias guerras civiles, cuyas pretensiones eran la disgregación del país, se mantuvo en el poder, hasta su muerte, más treinta años. La historia más reciente es conocida, tras Mobutu ha gobernado hasta su sangrienta muerta un nuevo dictador y antiguo luchador comunista, Kabila, al que ha sucedido su hijo, sin que la paz se haya instaurado en la república, incrementándose si cabe la violencia al enfrentarse el gobierno central a sus antiguos aliados, los tutsis, señores de Ruanda y Burundi y grandes propietarios en toda la zona noreste del territorio, la que linda con los Grandes Lagos.

Una de esta provincias se llama Ituri, cuya capital es Bunia. En Ituri conviven las etnias hema y lendu, las cuales han tomado partido en la confrontación global del estado del Congo, cada una por una facción. El líder de los hema, Thomas Lubanga, controla Bunia a través de la Unión de los Patriotas Congoleños, apoyado a su vez por la Reagrupación Congoleña para la Democracia, el grupo rebelde, apoyado por Ruanda. Por su parte, los lendu son apoyados por el gobierno de Kinshasa (capital del Congo) y por el ejército de Uganda.

La violencia ha llegado a tal situación que la ONU, envió en su momento una misión al Congo, MONUC, que cuenta con un contingente de 700 soldados en Bunia, aunque de escasa efectividad, dado que no han conseguido evitar los enfrentamientos: miles de muertos, asesinatos, mutilaciones y casos de canibalismo y algunos cientos de miles de desplazados, son el saldo de los últimos meses. Ante ello el Consejo de Seguridad de las NN.UU., ha conformado una Fuerza Multinacional Provisional de Emergencia, compuesta de 1.400 efectivos, principalmente franceses, los cuales desplegaron en la zona a principios de verano y ya se han visto obligados a entrar en combate reiteradas veces, sin que se conozcan a ciencia cierta las bajas habidas, tanto de cascos azules como de los contrarios.

Como en la mayoría de las ocasiones, los enfrentamientos esconden intereses económicos, sustentados por las grandes multinacionales, concretamente en este caso, por los yacimientos petrolíferos descubiertos en los alrededores del lago Alberto, uno de los que configuran y dan nombre a la región.
Dos temas hay que destacar, el primero el de la falta de efectividad de las tropas de la ONU, y el segundo entraría como una reflexión, ¿es que no se puede hacer nada a nivel internacional, ante el poder depredador de las grandes multinacionales?. Con respecto a la efectividad de los cascos azules, hay que reseñar que cuando se aprueba su envío, también se aprueban sus capacidades y su libertad de acción, resumidas en lo que se denominan ROE,s (Rules of Engagement) o reglas de enfrentamiento en castellano, es decir cómo y cuando deben emplear sus armas, siendo muy restringido su uso en la mayoría de las ocasiones, excepto para casos de legítima defensa, lo que muestra su inefectividad.

Los medios tratan en estas fechas de los estertores del régimen de Charles Taylor en Liberia, pero como ha podido observarse, es solo una pequeña muestra del mosaico del horror africano.

La solución al problema no es aplicando una terapia individualizada a cada zona en conflicto, sino que debe afrontarse de forma global, auspiciado por las Naciones Unidas, con el protagonismo de la Organización de Estados Africanos y con el apoyo económico, social, políticos, militar, etc., de Occidente. No debemos cerrar los ojos y tapar los oidos a la tragedia, porque parte de los muertos del mantenimiento de la paz los ponemos nosotros, mientras financieros desaprensivos alientan la guerra.

Rafael Vidal Delgado
Coronel de Artillería en la Reserva
Diplomado de Estado Mayor y de Estados Mayores Conjuntos
Doctor en Historia
Asesor de Planificación Estrátegica
BELT IBÉRICA S.A.
rvidal@belt.es

 


Fuente: Rafael Vidal Delgado
Fecha: 02.08.03

   Mas artículos de Rafael Vidal Delgado       Otros Expertos   

Este experto ha sido visto por 2035 personas.