Ver Suplemento Temático...


Seguridad Pública y Protección Civil.

 

 Expertos

José Antonio Chicoy Visiers


Ex-Director de Relaciones Externas y Comunicación.
Belt Ibérica S.A

El Operador de los Equipos de inspección por Rayos X


La seguridad en los aeropuertos y las medidas de control

Hoy en día nos hemos acostumbrado a sufrir controles de seguridad, tanto en nuestras propias personas como en los objetos que portamos. Aceptamos pacientemente pasar a través de un arco detector de metales, nos sometemos a la curiosidad de un aparato que husmea alrededor de nuestro cuerpo, manejado por un agente al que casi ni le dedicamos una mirada, o exponemos sin rubor nuestro equipaje a la indiscreción de un túnel de rayos X. 

Son inspecciones, rutinarias en la mayoría de los casos, que aceptamos con naturalidad para poder acceder a tal ministerio o al avión que nos conducirá a la cita de un buen cliente.

Sin embargo, nuevos actos del terrorismo organizado, como el triste episodio del secuestro, en los últimos días de 1999, del Airbus A-300 de Indian Airlines, nos hacen dudar de la efectividad de dichas medidas.

Sin entrar en el cómo pudieron los secuestradores acceder al avión portando armas y granadas, nadie puede negar que las medidas de seguridad aeroportuaria, aparte de ser de obligado cumplimiento por las leyes nacionales e internacionales, son absolutamente necesarias.

La normativa de la International Air Transport Association (IATA), en materia de seguridad aeroportuaria, contempla los aspectos relacionados con el uso del escáner y de los arcos detectores de metales, estableciendo los requisitos mínimos de seguridad en aeropuertos internacionales. Así mismo, prevé la creación en los aeropuertos de los estados miembros de zonas estériles de acceso restringido.

La Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) considera la inspección de viajeros y equipajes parte esencial de las medidas de protección.

La presencia de los filtros de inspección por rayos X en nuestros aeropuertos, provocada por el aumento en los últimos años de la delincuencia internacional, se ha convertido en algo habitual que consideramos normal, concienciados tal vez de la necesidad de conseguir los mayores índices de seguridad a bordo de los aviones. 

Las nuevas tecnologías para la detección

Nuevas tecnologías de seguridad ponen a nuestra disposición los más sofisticados equipos de detección de mecanismos y componentes de armas y artefactos explosivos. Los sistemas de inspección más utilizados para su detección se basan mayoritariamente en la utilización de los rayos X, aunque ya se están desarrollando otras tecnologías como la fibra -para extraer información acerca de las clases de materiales-, o las ondas de baja intensidad -que usa la resonancia quadrupolar para delatar la presencia de materiales explosivos y narcóticos-. 

Hoy, ya podemos hablar de una quinta generación de sistemas de detección por rayos X; sistemas que, además del blanco y negro, del pseudocolor y del sistema multienergético de diferenciación de materias orgánicas e inorgánicas, disponen de funciones basadas en el procesamiento digital, que permiten diferenciar aún más los materiales orgánicos.

LA FORMACIÓN de los operadores de rayos X 

Pero también es cierto que de nada sirven los modernos equipos sin un profesional competente y bien adiestrado que los maneje; la eficacia de la detección por rayos X requiere un personal especialmente instruido y muy experimentado en su uso.

El anexo 17 del Convenio de Aviación Civil Internacional impone a los estados miembros la obligación de desarrollar las actividades de instrucción precisas para reforzar la eficacia de sus programas de prevención y protección, y les recomienda asegurar una adecuada formación teórica y práctica para las personas encargadas de los controles de seguridad.  

Por regla general, la formación y el adiestramiento de los operadores de estos equipos, en nuestro país, se limita a unas pocas sesiones dedicadas al conocimiento del equipo para su pronta utilización, impartido, en el mejor de los casos, por el mismo fabricante o distribuidor del equipo.

¿Acaso no es frecuente que el “instructor” del nuevo operador destinado a un filtro de inspección sea el compañero más veterano? 

La verdadera eficacia de la inspección y la rentabilidad de los equipos se obtienen cuando los operadores han sido sometidos a un riguroso plan de formación y adiestramiento, que completará la experiencia posterior durante el desarrollo de su actividad. 

La formación de los operadores de equipos de rayos X debe comprender tres aspectos claramente diferenciados: el legal, el técnico y el operativo. 
a) Legal: Que abarca el conocimiento de la normativa legal, nacional e internacional, por las que se deben regir sus actividades de inspección y control. En caso de que el operador pertenezca a una compañía de Seguridad Privada -cada vez más frecuente - se debe prestar una especial atención a las funciones de los vigilantes de seguridad en los filtros de inspección. 
b)     Técnico: Requiere el aprendizaje de los equipos de rayos X, los principios de su funcionamiento, las técnicas de manejo y precauciones de utilización y la interpretación de imágenes.  
c)     Operativo: Proporciona el conocimiento de las armas y artefactos explosivos más comunes, y sus componentes; los productos del narcotráfico, los métodos empleados por los terroristas para ocultar artefactos en los equipajes, los procedimientos para una inspección metódica de equipajes y los criterios más importantes para la toma de decisiones.

Finalmente, esta formación debe completarse con el conocimiento de las características del lugar donde el operador desarrolla su labor, de sus disposiciones de régimen interno y de su entorno; sin olvidar las más elementales normas de educación y cortesía que deben presidir los trabajos ante el público. 

Sistema de adiestramiento con SIMULADOR 

Después de la formación específica de los operadores, y antes de manejar los equipos de inspección, es necesario recrear los procesos a través de la simulación. Es en esta fase cuando comienza el adiestramiento propiamente dicho del operador, a través de la visualización de gran cantidad de imágenes: 

· Simulación del ambiente en el que trabaja el operador.
· Simulación de las herramientas que se utilizan en los sistemas de rayos X.
· Simulación de objetos peligrosos a examinar en la pantalla de procesos.

La finalidad del adiestramiento a través de simulador es proporcionar a los operadores las habilidades suficientes para interpretar las imágenes de rayos X; la clave está en el desarrollo de una secuencia lógica y metódica, desde el elemento más simple al más complicado; de la parte al todo. 

La biblioteca de imágenes muestra los objetos tal y como aparecen en las pantallas del escáner. Posibilitan la inspección concienzuda de una amplia y variada gama de componentes de armas y de artefactos explosivos, así como objetos susceptibles de usarse como tales. 
Este conjunto de imágenes permite al futuro operador entrenarse en la identificación de objetos peligrosos y comprobar su grado de alerta en las condiciones de trabajo normales. La presencia continua de un instructor que aclare dudas, marque pautas de trabajo y evalúe el rendimiento de los alumnos mediante sencillos test contribuirán a completar la eficacia de esta formación específica.

 


Fuente: Belt Ibérica, S.A.
Fecha:

   Mas artículos de José Antonio Chicoy Visiers       Otros Expertos   

Este experto ha sido visto por 4478 personas.