Ver Suplemento Temático...


Seguridad Colectiva y Defensa Nacional.

 

 Expertos

Juan Velarde Fuertes


Catedrático de Estructura Económica de la Universidad Complutense de Madrid.

Otros tiempos, otra economía, otra defensa


En la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad Complutense leyó una tesis doctoral, por cierto excelente, "La economía una nueva variable en las relaciones geopolíticas y estratégicas en el Cono Sur de América", Juan Emilio Cheyre, un general chileno al que acaba de llamar el presidente Lagos para que ocupe el puesto más alto de su Ejército. Sostuvo que tras 1989 -al desaparecer el Muro de Berlín- , las relaciones internacionales a las que sirven las fuerzas armadas, pasan, de estar "caracterizadas por la primacia del interés nacional y del factor poder (y) marcadas por el signo de la conflictividad", a orientarse de otro modo: "Los crecientes vínculos económicos pasan a constituir el factor prioritario de las relaciones entre los Estados..., tendiendo a generar espacios de cooperación, integración y la solución a viejos problemas y, en general, una nueva visión de los asuntos político-estratégicos". La hipótesis de su estudio fue "Que la economía de libre mercado ha producido cambios en las relaciones entre los Estados del ... Cono Sur, que no son exclusivamente de tipo económico, si es que éstas se amplían en su contendio extendiéndose a las dimensiones políticas y de seguridad". Cheyre pasó a considerar "a la economía como una variable significativa en el contexto del análisis global político-estratégico internacional".

Esto no quiere decir -y esa es una importante conclusión de Cheyre- que no deban existir Estados fuertes: "La principal amenaza global no son los Estados fuertes, sino la anarquía". Superar la posible asechanza anárquica, y no el reto de otro Estado fuerte, es una tarea nueva de las fuerzas armadas. De España señala que no puede estar al margen de tal planeamiento. En "Un semestre decisivo para la defensa europea", de la "Revista Española de Defensa", enero 2002, se indica que "nuestro país apuesta para que los Quince avancen con decisión en la formación de una auténtica política común de defensa". También que debe incluirse entre los objetivos de la defensa, la lucha contra el terrorismo.

Esta revista contiene informaciones que explican que nuestra fuerzas armadas ya no están en ese planteamiento que Cheyre indicaba como finalizado en 1959. En un artículo se habla del despliegue militar español en Bosnia, Kosovo y Macedonia. En varios se alude a nuestra presencia en la primera fuerza internacional en Afganistán. Contiene declaraciones del general Eduardo González- Gallardo en las que alude al programa del avión A-400M, en el que participa, en Sevilla, EADS-CASA, y cuya oferta atiende necesidades de Alemania, Francia, España, Gran Bretaña , Turquía, Bélgica y Portugal. Aparecen noticias de la participación española en el Grupo Pod -con Canadá, Francia, Grecia, Italia, Noruega, Portugal y el Benelux -para las misiones del Tratado de Cielos Abiertos, que afecta a los diecinueve miembros de la OTAN, más Bulgaria, Rumania, Rusia, Eslovaquia, Bielorrusia, Georgia, Kirguizistán y Ucrania. España tendrá cuatro misiones anuales de observación, con los Hércules C-130 del Ala 31 de Zaragoza. Se escribe sobre una operación efectuada por la fragata "Extremadura"- integrada en la Fuerza Naval Permanente de la OTAN- a 35 millas de Creta. Se informa del relevo del general Ortuño en el mando del Eurocuerpo. También de la candidatura de Bétera para Cuartel General de las fuerzas de la OTAN. Finalmente, parece importante la utilización conjunta con Francia y Bélgica del satélite "Helios" como sistema miltiar de observación de la Tierra.

Todo esto, económicamente, es muy análogo a un afianzamiento del orden jurídico, básicos ambos gastos para el desarrollo económico. Adam Smith en el libro V de "La riqueza de las naciones" hizo un canto a los ejércitos permanentes: "Un país civilizado puede defenderse únicamente por medio de un ejército permanente bien disciplinado", si no lo posee, "se encuentra expuesto a ser conquistado por una noción bárbara si es fronteriza suya". Smith hallaba en el "enorme gasto" que suponer estar al día en la tecnología militar, la garantía contra el dominio de los bárbaros, y para "favorecer" la libertad política interior, incluso la más "desenfrenada". Por consiguiente, es preciso advertir que David Martín Herrero, en su artículo "El gasto militar en Europa" ("Fuentes Estadísticas", enero 2002), nos señala que entre 1991 y 2000, el gasto militar descendió en España un 3,3%. Claro que la colosal varianza de los porcentajes de ese periodo, impiden señalar con seguridad nada derivado de esa serie. Quizá deba preocuparnos más que, con una defensa tan tecnificada como la actual, "como media para los países de la OTAN, el gasto en equipo supone un 20% del gasto militar. En los últimos años se ha registrado una tendencia generalizada a la reducción del gasto en equipo, al igual que del gasto total. Los descensos varían significativamente en tamaño y tiempo según los países. De estos descensos cabe resaltar la caída de más de un 40%, para el periodo 1987-2000, en España y Alemania". Alemania se quitó de encima, a partir de 1989, la pesadilla fronteriza del Este; pero en España, la pesadilla del Mediterráneo no sólo subsiste, sino que alimentada con subdesarrollo económico, altos niveles de corrupción según Transparencia Internacional, caótica emigración, e integrismos religiosos, más bien da la impresión de estar más crecida.

Únase a todo esto lo que denominó Chistophe Jakubyszyn en "Le Monde" (26 de febrero de 2002), las "grandes maniobras de la industria europea de defensa" tanto en torno a EADS, como ante el reto del impulso que la tecnología militar van a dar los Estados Unidos con sus 433.500 millones de euros recién presupuestados para la defensa, la cifra más alta desde hace veinte años. España no puede ignorar todo esto.

 


Fuente: www.abc.es
Fecha: 24 de marzo de 2002

   Mas artículos de Juan Velarde Fuertes        Otros Expertos   

Este experto ha sido visto por 1656 personas.