Ver Suplemento Temático...


Dirección y Gestión de la Seguridad Global.

 

 Expertos

María J. Muñoz

Ingeniero Industrial ICAI
MBA por el Instituto de Empresa
Master en Dirección de Seguridad Global
Directora de Desarrollo de Negocio
BELT IBÉRICA S.A.
mjmunoz@belt.es

La rentabilidad de las inversiones en seguridad


La Seguridad viene siendo considerada, en la mayoría de las organizaciones, como un coste que éstas deben soportar con el fin de garantizar la sostenibilidad del negocio y la continuidad de las operaciones. Sin embargo, esta apreciación es errónea pues la seguridad no es un coste sino una inversión que produce menores costes derivados de la “no seguridad” como son las indemnizaciones a clientes, los robos de material, la pérdida de clientes, etc. ¿Quién dijo que la seguridad es un coste?. En el presente artículo se aplicarán las técnicas de cálculo de rentabilidad de proyectos de inversión a un proyecto ficticio de seguridad. Este tipo de herramientas son habituales para los responsables financieros y directores generales de las organizaciones. ¿Y por qué no para el director de seguridad?. En nuestra profesión, debemos manejar de igual forma este idioma de rentabilidades como principal argumento de “venta interna”, si queremos justificar las inversiones solicitadas en recursos y sistemas de seguridad. Una inversión es una operación financiera definida por una serie de desembolsos que se estima que van a generar una corriente futura de ingresos. En el caso de inversiones en recursos y sistemas de seguridad no suele redundar en la producción de ingresos directos sino más bien se producen menores costes o costes no incurridos Métodos de Cálculo de Rentabilidad de Inversiones Existen diferentes métodos para valorar el atractivo de un proyecto de inversión, entre los que hay que destacar:  VAN: Valor Actual Neto  TIR: Tasa Interna de Rentabilidad a) VAN Mide el valor actual de los flujos de caja futuros (ingresos -o entradas de caja- menos costes -o salidas de caja-), actualizándolos al momento inicial y aplicando un tipo de descuento en función del riesgo que conlleva el proyecto o de la rentabilidad que desean obtener los accionistas. Si el VAN obtenido es positivo entonces el proyecto es rentable. Por el contrario, si el VAN es negativo, el proyecto hay que descartarlo. El cálculo del VAN se realiza por tanto aplicando la fórmula siguiente: Siendo: A: desembolso o inversión inicial realizada en el año 0 FC: flujos de caja obtenidos (ingresos –o entradas de caja-, menos costes -o salidas de caja-) n: número de años (1,2,...,n) r: tipo de interés (tasa de descuento o rentabilidad exigida por los accionistas) b) Tasa interna de rentabilidad (TIR) Este método consiste en calcular la tasa de descuento que hace el VAN igual a cero. Un proyecto es interesante cuando su tasa TIR es superior al tipo de descuento exigido para proyectos con ese nivel de riesgo. El cálculo del TIR se realiza por tanto igualando a cero el VAN, mediante la fórmula siguiente: Lo más difícil Lo más complejo en todo este proceso es el cálculo de los flujos de caja (ingresos menos costes) que se derivarán de la instalación de un determinado sistema de seguridad. Esta dificultad radica en que se deben hacer proyecciones a futuro y estimar unos ingresos que a priori podrían no producirse. Sin embargo, esta misma incertidumbre en el cálculo la tiene cualquier director financiero cuando calcula los flujos de caja que producirá una inversión cualquiera en el futuro al aplicar este mismo método. Por tanto, hay que hacer unas previsiones razonables, que puedan justificarse ante la dirección y basadas en nuestra experiencia o experiencias extrapolables. Ejemplo: Se quiere calcular la rentabilidad del siguiente proyecto: Se prevé la instalación de un sistema centralizado de vigilancia por CCTV en unos grandes almacenes, lo que exige a la empresa un desembolso inicial de 1 millón de euros. Se espera que los hurtos dentro de los almacenes se reduzcan a lo largo de los 6 años siguientes una media de 210.000 euros/año. El sistema presenta unos costes de mantenimiento anuales de 12.000 euros/año. Calcular la rentabilidad de este proyecto en 6 años.




 


Suplemento Temático: Videovigilancia

 


Fuente: www.belt.es
Fecha: 19/04/2004

   Mas artículos de María J. Muñoz       Otros Expertos   

Este experto ha sido visto por 6172 personas.