Ver Suplemento Temático...


Dirección y Gestión de la Seguridad Global.

 

 Expertos

José Luis Hidalgo Mateos

Licenciado en Económicas y Empresariales por la Universidad de Iowa (EEUU).
Master in Business Administration (MBA)por el Instituto de Empresa.
Master Ejecutivo en Dirección de Seguridad Global
Diplomado en Dirección de Protección Civil
Deportista ADO de la Real Federación Española de Natación en la disciplina de Saltos de Trampolín.

Profesor del Master Ejecutivo en Dirección de Seguridad Global (MEDSEG)
Profesor del Master Ejecutivo en Dirección de Sistemas de Emergencia (MEDSEM)

Director de Desarrollo de Negocio y Marketing


BELT IBÉRICA S.A.
jlhidalgo@belt.es

Los retos futuros


Los riesgos incrementan, aparecen nuevas exigencias legales, se incrementa la competencia, aumentan los conflictos laborales. Nada de esto tiene aires de actualidad, pero en realidad serán los retos futuros a los que se tendrá que someter un profesional gestor de la seguridad.

Según las tendencias en la gestión de la seguridad, hemos podido detectar últimamente que existen mercados emergentes en cuanto a la gestión y la planificación. Tal es el caso del sector portuario, inmerso en un caos organizativo a fin de cumplir con las exigencias del código internacional PBIP (de Protección de Buques e Instalaciones Portuarias) que entra en vigor el próximo 1 de julio.

Todo ello provoca un estallido de mercado potencial consecuentemente seguido por la aparición de gran cantidad de ofertantes y expertos en una materia a la que pocos se habían atrevido durante largos años.

La libre competencia hace que las empresas busquemos los nichos adecuados donde podemos mantener una ventaja sostenible y una rentabilidad que permita reinvertir para mejorar los productos y servicios.

El gestor de seguridad es pieza clave en todo este cocktail de principios cuyo fin es mantener la estabilidad entre la oferta y la demanda. La información que recibe y como la procesa produce importantes consecuencias en las empresas que optamos a contribuir en el desarrollo de productos, servicios y el crecimiento de una actividad económica y social.

Como ofertantes, existen varios aspectos que no debemos descuidar e incluso debemos potenciar en nuestra actividad diaria. Las empresas que pretendemos liderar un sector y ofrecer un producto de valor añadido a nuestros clientes, no sobrevivimos únicamente a base de brillantes ideas. El servicio al cliente requiere de grandes dosis de imaginación además de soluciones rápidas y eficaces a problemas concretos, rapidez, confianza, ahorro de costes y sobre todo garantía.

La seguridad como muchos otros servicios de valor añadido se adquiere por confianza, pero a veces los mercados sufren vaivenes que producen reajustes en los compradores y vendedores. Para estar preparado para estos retos de futuro es imprescindible cubrir las siguientes áreas:

• Reunir cuanta información se precise para entender las estrategias empresariales y las necesidades de nuestros clientes y transformar esa información en conocimiento útil para nuestra empresa.

• Estar al corriente de las actividades de nuestros competidores y de nuestros clientes, tratando siempre de mantener a nuestros clientes, al corriente de las novedades y cambios que se producen. Cambios que les puede afectar a ellos y desconocen así como cambios en nuestra organización de los que pueden beneficiarse.

• Proponer a nuestros clientes vías que puedan reportarles utilidades adicionales a un coste reducido. Estas vías suelen ser vínculos de fidelidad causados por un buen servio que no solamente aumenta la satisfacción del cliente, si no que además incrementa el coste de transacción o de cambio. Ojo, ya que con los cambios frecuentes de interlocutores que se sufre en la administración, es muy probable perder esfuerzos realizados en el pasado, no valorados en un futuro.

• Ayudar a los clientes a prever las necesidades futuras y buscar activamente la manera de contribuir a que obtengan rentabilidad en su actividad, encontrando las vías más económicas para ayudarles.

• Prestar mucha atención en las consecuencias financieras de aquellos servicios e iniciativas que tienden a satisfacer las necesidades de los clientes. Aquello que no se mide no se puede valorar y nuestro servicio debe ser valorado internamente para alcanzar su equilibrio y rentabilidad.

• Trabajar estrechamente con otros departamentos de la empresa, buscando los orígenes de los problemas y analizándolos sistemáticamente para plantear las soluciones óptimas. Optimizar nuestro tiempo y el de nuestros colaboradores internos y externos.

• Integrar al cliente en el proceso de producción, haciéndole partícipe de los resultados y los éxitos del proyecto, estableciendo así una relación que respalde los objetivos y valores de ambas organizaciones.

• Proponer metas alcanzables y que representen retos para la creatividad, y cuando esas metas se alcancen, recompensar por los resultados. (Donde se ha visto a un Campeón Olímpico que no se le entregue la medalla)

Todo esto son aspectos fundamentales para sobrevivir a los retos futuros, ya que en la gestión de la seguridad, nos enfrentaremos a las mismas dificultades que en otros sectores. Sinceramente debemos prepararnos para ser buenos gestores, capaces de optimizar nuestro horario, motivar a nuestros colaboradores, convencer de que nuestra oferta es la deseada por nuestros clientes y realizar ese servicio por encima de las expectativas. Todo ello por supuesto reduciendo los costes y compitiendo en un mercado cada vez más y más saturado.

Esto es lo debe tener en frente un gestor de seguridad, así que para garantizar un estable mercado en el que el objetivo final es una situación “win to win” (ganar ganar) en la que ambos sacan el máximo provecho de la colaboración, es importante que se hable un mismo idioma de gestión empresarial.

Ánimo que nos queda mucho por avanzar y por mejorar. El reto no es futuro, sino que ya está aquí, así que escuchemos cuales son las necesidades, transformemos esas necesidades en productos, y desarrollemos los trabajos de manera que generen confianza y rentabilidad para el cliente y la empresa.

 


Fuente: Belt Ibérica S.A.
Fecha: 07/06/2004

   Mas artículos de José Luis Hidalgo Mateos       Otros Expertos   

Este experto ha sido visto por 1721 personas.