Ver Suplemento Temático...


Dirección y Gestión de la Seguridad Global.

 

 Expertos

José Luis Hidalgo Mateos

Licenciado en Económicas y Empresariales por la Universidad de Iowa (EEUU).
Master in Business Administration (MBA)por el Instituto de Empresa.
Master Ejecutivo en Dirección de Seguridad Global
Diplomado en Dirección de Protección Civil
Deportista ADO de la Real Federación Española de Natación en la disciplina de Saltos de Trampolín.

Profesor del Master Ejecutivo en Dirección de Seguridad Global (MEDSEG)
Profesor del Master Ejecutivo en Dirección de Sistemas de Emergencia (MEDSEM)

Director de Desarrollo de Negocio y Marketing


BELT IBÉRICA S.A.
jlhidalgo@belt.es

Directivos de Seguridad, es época de establecer los objetivos anuales


Año tras año nos encontramos en esa época donde debemos sincerarnos y plantear los objetivos del próximo año. Esta actividad tiene más importancia de la que podamos imaginar y va a determinar en gran parte, nuestra suerte futura.

Cualquier Directivo de Seguridad, se encuentra anualmente con el dilema de tener que plantear los objetivos anuales del siguiente ejercicio ante su Comité de Dirección.

foto


Bien, pues esta actividad no es tan sencilla como determinar unos parámetros de actividad y asignarles un presupuesto. Requiere de cierta dosis de visión de futuro, información, creatividad y planificación para integrar nuestros objetivos departamentales en los objetivos de la empresa, además del seguimiento de los siguientes pasos:

1.- Contestar a la pregunta: ¿dónde estamos? Requiere la realización del análisis de la situación, tanto interno como externo a la compañía, en el que podremos deducir las oportunidades y amenazas que se le pueden presentar a la empresa como las fortalezas y las debilidades de la misma, esto es, estamos en condiciones de realizar un análisis DAFO.

2.- La segunda pregunta a la que debemos contestar es: ¿a dónde queremos ir como Departamento de Seguridad en nuestra compañía? Responderla supone el establecimiento de los objetivos del departamento que la empresa fija para un determinado período de tiempo. Estos objetivos pueden ser tanto cualitativos como cuantitativos.

3.- Una vez planteados los objetivos, deberemos contestar a la tercera pregunta: ¿cómo llegaremos allí? o ¿cómo vamos a alcanzarlos? La respuesta a este interrogante supone la determinación de los medios necesarios y el desarrollo de acciones o estrategias a seguir para alcanzar los objetivos. El desarrollo de estrategias supone cualquier cauce de acción o solución que desde el punto de vista de disposición o dosificación de medios se juzga razonable y posible de aplicar para alcanzar los objetivos especificados.


4.- Una vez planteadas las estrategias, se deben detallar los medios de acción que, siendo consecuencia de la estrategia elegida, tienen que emplearse para obtener los objetivos propuestos en el período de tiempo establecido en el plan. Esto implica la determinación de las acciones concretas o tácticas que se van a emplear con respecto al departamento de seguridad.


5.- Ahora queda traducir los objetivos y planes de acción en términos de costes y resultados. Por tanto, habrá una cuenta de explotación en la que se detallan las inversiones que se deben realizar para alcanzar los objetivos y los ingresos que esperamos obtener, y así poder determinar cuál es el beneficio y rentabilidad para la empresa.

6.- Para poder asegurarnos de que estamos alcanzando los objetivos previstos por el plan, debemos establecer procedimientos de seguimiento y control a nuestro plan. Este control tiene como misión asegurar el cumplimiento del plan e implica medir los resultados de las acciones emprendidas, diagnosticando el grado de cumplimiento de los objetivos previstos y permitiéndonos tomar las medidas correctoras en el caso de que se considere necesario.

Por ello es importantísimo para la empresa el controlar y evaluar constantemente los resultados obtenidos por las estrategias establecidas, puesto que, tanto el mercado como el entorno político y social, experimentan constantes cambios y fluctuaciones.

7.- Pero a pesar de todo lo anterior, contar con un brillante y magnífico plan de actividad del departamento anual, no es sinónimo de éxito, ya que queda pendiente la parte más importante: su ejecución.

Para llevarlo a buen término es necesario establecer un plan de implementación en el que se designen las tareas concretas a llevar a cabo por los diferentes miembros del equipo que deben intervenir, marcar los niveles de responsabilidad de cada uno y un establecer un plan de trabajo donde quedan reflejados los tiempos de ejecución.

La experiencia contrastada con numerosos profesionales y directivos de seguridad indica que las principales dificultades en la implementación del plan surgen en los problemas de comunicación que se producen entre los miembros del equipo de trabajo.

 


Fuente: Belt Ibérica S.A.
Fecha: 07/12/04

   Mas artículos de José Luis Hidalgo Mateos       Otros Expertos   

Este experto ha sido visto por 2804 personas.