Ver Suplemento Temático...

Seguridad Corporativa y Protección del Patrimonio.
Seguridad Pública y Protección Civil.

 

 Expertos

Rosa Sandino Gómez

Licenciada en Ciencias de la Información
Máster en Prevención de Riesgos Laborales
Diplomada en Dirección de Seguridad Corporativa y Protección del Patrimonio
Cursando Master Ejecutivo en Dirección de Seguridad Global (MEDSEG), por la Universidad Europea de Madrid y Belt Ibérica, S.A.

Jefe de Proyectos de Seguridad Corporativa y Protección del Patrimonio
Formadora en Seguridad y Prevención de Riesgos Laborales
BELT IBÉRICA S.A.
rsandino@belt.es

La educación insegura


En los últimos meses hemos visto, oído o leído los diferentes problemas que surgen en los colegios. Desde el Booling (nuevo termino que se incorpora desgraciadamente a nuestro vocabulario) hasta el planteamiento por parte de las autoridades escolares de si la alimentación de nuestros escolares es buena y sana, o como educar desde pequeños en la práctica de la buena alimentación. Por supuesto que estoy de acuerdo con que son problemas que deben abordarse, solucionarse, pero también reclamo la atención a un problema grave y sin resolver desde hace muchísimo tiempo como es la deficiente, por no decir muy deficiente (que cuando yo era pequeña era el peor suspenso de todos) instalación de medios de protección contra incendios dentro de los centro docentes de este país. Parece ser que ninguna administración, gobierno o quien sea que se encargue de esto, termina por imponerse y determine hacer cumplir la normativa vigente, sobre todo en los colegios situados en edificios antiguos, 1.001 vez remodelados pero en ningún (o casi ningún caso) cumpliendo con los requisitos necesarios en esta materia (e insisto de nuevo, obligados por la legislación). Y no es que no se cumpla un requisito o dos, o que su falta sea tener los extintores tan altos que no pueden ser utilizados en momentos de emergencia. Hablo de centros docentes con capacidad para 200, 300, 400 niños carentes de todo, hasta un simple timbre o señal acústica para dar la orden de evacuación. Menos mal que contamos con el profesorado y los directores de los diferentes centro, los cuales ponen toda su buena voluntad, su buen oficio para estar al día. Realizan sus propios simulacros, se coordinan, tiene muy en mente que bajo su responsabilidad hay muchos niños y que a éstos hay que llevarles a lugar seguro en caso de emergencia. El profesorado esta concienciado y se organiza y la dirección insiste e insiste en que necesitan medios técnicos, pero sus peticiones y reclamaciones caen en muchos casos en saco roto. No hay presupuesto, ya se hará…… Y como es posible que no me crean, algún dato como ejemplo: Dentro de la Comunidad de Madrid se ha realizado un estudio en 790 colegios de los cuales 500 carecen de sistemas de detección de incendios y uno de cada cinco no cuenta con planes de emergencia que determinen con antelación qué deben hacer profesores y alumnos en los casos de riesgo, a pesar de que la normativa vigente obliga a hacer estos planes y los correspondientes simulacros. Para terminar, les presento aquellos artículos de la normativa que hacen referencia sobre todo a medios técnicos. Corresponde a la normativa que se aplica en la Comunidad de Madrid, por lo que el resto de colegios de otras comunidades han de tener en cuenta su normativa específica. Para consultar normativa a texto completo puede hacerlo en esta misma página Web en pestaña legislación. Este resumen va dirigido a los responsables en hacer cumplir dicha normativa y equipar a los colegios con lo estipulado, por si se les hubiera olvidado. También va dirigido a los directores de los centros escolares para que tengan muy claro todo lo que pueden exigir. Lo único que se pretende es que educar y educarse sea una actividad segura. DECRETO 31/2003, DE 13 DE MARZO POR EL QUE SE APRUEBA EL REGALAMENTO DE PREVENCION DE INCENDIOS EN LA COMUNIDAD DE MADRID: ACTIVIDAD CULTURAL Y DOCENTE SECTORIZACIÓN Artículo 209. Sectores de incendio Grupo I: 1. Deben constituir sector de incendio respecto de cualquier otro uso, excepto en el caso de establecimientos docentes situados en edificios de viviendas cuando no superen cada uno de ellos una superficie útil de 250 m². 2. Las salas de lectura con depósito de libros, contenidas en bibliotecas, deben constituir sectores de incendio de superficie útil máxima de 2.500 m², salvo que la carga de fuego ponderada sea superior a 200 Mcal/m² en cuyo caso la superficie útil máxima de sector de incendio será de 500 m². 3. El sector de incendio máximo admisible se establece en 4.000 m² de superficie útil. 4. En los edificios y en los establecimientos exentos en más del 75 por 100 de su perímetro, los recintos directamente accesibles desde el espacio exterior seguro, pueden constituir un único sector, cualquiera que sea su superficie construida, siempre que al menos el 90 por 100 pertenezca a planta baja y que no exista sobre ese sector ninguna edificación consolidada o bien cuando constituya recinto de gran volumen donde no sea previsible la confluencia de los humos con la evacuación de las personas. Grupo II: 1. Deben constituir sector de incendio independiente respecto de cualquier otro uso. 2. Toda planta, mayor de 150 m², debe estar compartimentada de forma tal que al menos conforme dos o más sectores de incendio. El sector de incendio máximo admisible se establece en 1.000 m² de superficie útil. 3. Deben constituir sector de incendio independiente las escaleras que se proyecten como vías de evacuación. EVACUACIÓN Artículo 212. Salidas. Grupo II: En las plantas el recorrido máximo de evacuación hasta una salida de sector debe ser de 25 metros. Artículo 213. Anchura de pasillos y escaleras. En los centros de enseñanza todo pasillo o escalera, situados en las vías de evacuación para alumnos, deben tener un ancho mínimo de 1,20 m. Artículo 214. Restricciones a la ocupación. Grupo I: No pueden destinarse a permanencia habitual de alumnos de escuela infantil, guarderías o centros de enseñanza primaria, los recintos bajo rasante de un edificio. Grupo II: No pueden destinarse a permanencia habitual los recintos bajo rasante de un edificio. INSTALACIONES DE PROTECCIÓN CONTRA INCENDIOS Artículo 218. Detección y alarma de incendios. Grupo I: 1. Los establecimientos, con superficie útil superior a 5.000 m², deben disponer de esta instalación. 2. Los laboratorios que no constituyan sector de riesgo nulo deben disponer de esta instalación así como pulsadores de alarma. 3. Las bibliotecas, con superficie útil superior a 250 m². Grupo II: Todos los establecimientos deben disponer de esta instalación. Artículo 219. Pulsadores de alarma. Los establecimientos, en los que por sus condiciones de diseño cualquier supuesto de incendio no puede ser conocido en su inicio por la totalidad de sus ocupantes, deben disponer de esta instalación. Artículo 220. Extintores de incendio. Todos los recintos deben quedar cubiertos por esta instalación. Artículo 221. Bocas de incendio equipadas. Los establecimientos de superficie útil superior a 500 m², deben disponer de BIE ø 25 mm en número y situación tales que bajo su acción quede cubierta toda su superficie. Artículo 222. Hidrantes. Los de superficie útil superior a 5.000 m², deben disponer de H ø 100 mm. Artículo 223. Alumbrado de emergencia. Todos deben disponer de esta instalación. Artículo 224. Señalización. Todos los recintos deben cumplir las normas generales de señalización. Artículo 225. Plan de Autoprotección. Grupo I: Los establecimientos de este uso, con una ocupación teórica de cálculo superior a 200 personas, deben contar con Plan de Autoprotección. Grupo II: Los establecimientos de este grupo deben contar con Plan de Autoprotección.


Suplemento Temático: Formación y Seguridad

 


Fuente: Belt Ibérica S.A.
Fecha: 18/03/05

   Mas artículos de Rosa Sandino Gómez       Otros Expertos   

Este experto ha sido visto por 4187 personas.