Ver Suplemento Temático...

Seguridad Corporativa y Protección del Patrimonio.
Seguridad Pública y Protección Civil.

 

 Expertos

José Mª González Ordóñez

Licenciado en Químicas
Profesor de Tecnología en el IES de Huelin de Málaga
Director de Proyectos del Grupo de Investigación INDESS


jomgord@auna.com

Seguridad y sistema educativo


Introducción

Comienzo este artículo de opinión haciéndome una serie de preguntas que considero de interés general:

  • ¿Saben los jóvenes cómo actuar en caso de una situación de emergencia?
  • ¿Es conveniente que los jóvenes y el resto de personas de este país sepamos cómo actuar en casos de emergencias?
  • ¿Dónde y cuándo sería procedente y necesario enseñar las normas más elementales y básicas de autoprotección, defensa y actuación en caso de siniestros?

He realizado una pequeña encuesta de campo en la que he investigado y preguntado a personas de distintos lugares de Andalucía, y del resto del territorio español, sobre el trato que dan en los centros educativos de sus comunidades al tema de la seguridad y la autoprotección, y los resultados coinciden en todos los casos:

En ningún lugar de España, de forma sistemática y reglada, según los datos de que yo dispongo, se desarrollan o imparten materias de salvamento y prevención de riesgos dentro del Sistema Educativo. Sí he detectado que existen muchas personas e instituciones que trabajan y desarrollan actividades de alto valor educativo en el terreno de la seguridad, si bien la inmensa mayoría de estas iniciativas son puntuales y dispersas.

¿Merece la pena aunar esfuerzos y presentar un proyecto común que desarrolle un programa que trate el tema de la seguridad de forma seria, sistemática y pedagógica dentro del Sistema Educativo?

Para mí la respuesta a esta última pregunta no admite ningún tipo de duda: “SI”

Desarrollo

En la actualidad imparto clases en Educación Secundaria en Málaga. En ninguno de los institutos en los que he dado clases como profesor, ni en los que están actualmente estudiando mis hijas, se trata el tema, y menos aún se imparten clases, en las que se explique y forme a los alumnos para actuar en caso de emergencias y situaciones de siniestro en los que su propia vida o la de otras personas corra grave peligro.

Los alumnos de hoy en día acaban su Educación Secundaria, el Bachillerato o algún ciclo formativo sin saber cómo actuar en caso de peligro para su propia vida o para las de sus semejantes. Si analizamos el currículum de los alumnos hasta cumplidos los 16 años (final de la ESO) o los 18 años (Final del Bachillerato o Ciclo Formativo de Grado Medio), comprobaremos que no se trata de forma rigurosa y sistemática el importante y vital tema de la seguridad y la autoprotección. En los niveles educativos anteriores (Preescolar y Primaria) tampoco.

A lo largo de estos últimos años han aparecido toda una serie de nuevas asignaturas o materias que se desarrollan bien como una nueva asignatura o bien como ejes transversales dentro del currículum de los alumnos, pero no aparece nada que trate de forma rigurosa y sistemática el tema de la seguridad y la auto protección de las personas. Cito algunos ejemplos:

En las tutorías de la ESO, tratamos temas de permanente actualidad para los adolescentes de forma sistemática y continua a lo largo de los 4 cursos de la ESO. Destaco por su importancia en horas y contenidos todos los temas relacionados con la “educación sexual” para informar y prevenir embarazos no deseados, no contraer enfermedades infecciosas, etc. Otro tema que ocupa importante tiempo y esfuerzo es el dedicado a la “drogadicción y alcohol”, con el objetivo de concienciar a los jóvenes que las drogas y el alcohol causan daños severos en las personas y que pueden acabar con la salud y la vida de muchos de ellos.

Algunas áreas o materias son voluntarias (Religión o Cultura Religiosa, Patrimonio Cultural, talleres específicos, asignaturas de libre configuración, etc) y se ofertan dependiendo del centro educativo. Sin embargo no conozco ningún instituto que imparta, de forma reglada y sistemática, un programa de prevención y actuación en caso de situaciones de emergencias o peligro (Ejemplo: cómo actuar ante un posible escape de gas, o si un camión cisterna que transporta mercancías peligrosas sufre un accidente, etc).

Dicho de otro modo: “Un joven actual sabe qué hacer para no infectarse de SIDA o no dejar o quedar embarazada, o que el alcohol mata, ... pero no sabe qué hacer si tiene un accidente o es testigo directo de un accidente con posibles víctimas mortales, en el que tan sólo con cambiar la posición de una persona inconsciente, podemos evitar que muera asfixiada ahogada por su propia lengua o vómito de sangre”.

Como padre sé y doy fe de ello, que los niños desde muy pequeños, son capaces de aprender normas muy elementales de seguridad que les pueden evitar graves accidentes, que acaban en ocasiones con grandes lesiones incluso con la muerte (caso de quemaduras, electrocuciones, cortes, ingestión de sustancias tóxicas, cruzar calles por lugares inadecuados, etc).

Tenemos ante nosotros un reto de gran y trascendental importancia, al que muchas personas e instituciones estamos dedicando mucho tiempo y esfuerzo, y que hasta la fecha no se ha canalizado convenientemente. Para mí la pregunta no es si merece la pena o no enseñar normas de protección y seguridad a los jóvenes dentro del Sistema Educativo, que es obvio que es necesario, mas bien debemos centrarnos en “cuándo, cómo, con qué medios, quién, etc”, va a impartir esta inexistente área de conocimiento vital que no se contempla dentro del actual Sistema Educativo.

Desde mi punto de vista y experiencia como profesor y padre, podemos y debemos tratar el tema de la seguridad, la protección, el salvamento de personas desde Preescolar (ciclo 0 a 3 años y 3 a 6 años), la Educación Primaria (de 6 a 12 años en todos y cada uno de sus ciclos), la Educación Secundaria (de 12 a 16 años), los Bachilleratos y los Ciclos Formativos. Igual que nuestros hijos aprenden a leer y escribir, a hacer operaciones matemáticas, a dibujar, a conocer el mundo natural que los rodea, podemos y debemos enseñarles cómo actuar en caso de emergencias y situaciones peligrosas.

En cada edad, el ser humano puede aprender una serie de pautas y comportamientos mínimos que le pueden ayudar a salvar su vida y la de los demás. Para mí no es de recibo que una persona salga de un instituto con 16 años como mínimo, y que no sepa qué hacer si sufre un accidente o cómo ayudar a sus semejantes en caso de necesidad. Aprendemos muchas cosas de cultura general que probablemente no vamos a usar a lo largo de nuestras vidas, y sin embargo no sabemos qué hacer en caso de situaciones graves o potencialmente graves (Ejemplo: ¿Qué ciudadano medio sabe en este país qué hacer y cuáles son las medidas preventivas básicas si se anuncia un temporal que puede inundar y dejar sin luz, comida y agua la zona en la que se encuentra?).

A lo largo de estos últimos años se ha impuesto la cultura de la prevención. Se nos aconseja y propone que revisemos periódicamente nuestros dientes, nuestro colesterol, se nos informa sobre los riesgos de una dieta desequilibrada, etc. Sin embargo no sabemos qué hacer si se desmaya una persona ante nosotros, donde cada minuto cuenta y marca la diferencia entre la vida y la muerte.

Ya va siendo hora de que la cultura de la autoprotección y la prevención ocupen el importante lugar que se merecen dentro del Sistema Educativo actual.

Acabo este apartado con una pregunta más: ¿Cuántas vidas podríamos salvar si enseñáramos desde las guarderías, el preescolar, los colegios y los institutos, los comportamientos y actuaciones básicas a seguir en caso de situaciones de emergencias?. 

Conclusiones

No pretendo hacer un exhaustivo estudio, ni menos aún un catálogo de conclusiones, mas bien paso a hacer una primera propuesta que espero sirvan de inicio para abrir un debate de mayor calado y trascendencia.

Desde mi punto de vista:

  1. El tema de la seguridad, la autoprotección, el salvamento, ..., no se trata dentro del Sistema Educativo con el rigor y sistemática que se merece. Existen esfuerzos individuales pero no hay un plan de formación y actuación de seguridad dentro del actual Sistema Educativo.
  2. Hay muchas personas e instituciones que estamos trabajando el tema de la seguridad y haciendo propuestas para formar y educar a nuestros jóvenes y sin embargo este esfuerzo no está dando los resultados esperados ni llegamos a la mayoría de las personas que lo necesitan.
  3. No existe una cultura de la protección y el salvamento dentro del actual Sistema Educativo, en el que sí tratamos otras muchas materias de forma sistemática, aún siendo de importancia objetiva inferior al tema de la seguridad y la protección de las personas y sus bienes.
  4. Las personas podemos aprender desde muy temprana edad a protegernos y proteger a otras personas, tan solo hay que educarnos y formarnos adecuadamente desde nuestra mas tierna infancia.
  5. Podemos evitar muchos accidentes y salvar vidas si enseñáramos desde pequeños a nuestros hijos y alumnos.
  6. Los padres podemos aprender a la vez que enseñamos a nuestros hijos a protegerlos de daños y peligros potenciales, tan solo necesitamos los medios que nos permitan saber qué, cuándo y cómo enseñar.
  7. Es necesario crear puntos de encuentro (foros, reuniones, direcciones web, ...) en los que las instituciones y personas que estamos interesados en desarrollar alternativas educativas para nuestros hijos y jóvenes, relacionados con el tema de la seguridad y la protección, podamos reunirnos e intercambiar experiencias, con el objetivo de hacer propuestas concretas a las autoridades pertinentes y promover el cambio de la actual situación. 

Propuestas

A lo largo de estos últimos años, en el Grupo de Investigación de INDESS, hemos ido haciendo propuestas concretas para intentar dar respuestas a la carencia de formación de nuestros jóvenes en materia de protección y seguridad.

Destaco varias de estas propuestas:

  • Al comienzo del curso 2005/06 he propuesto a la Consejería de Educación y Ciencia de la Junta de Andalucía un proyecto de innovación educativa (Título: INVESTIGACIÓN, DESARROLLO Y APLICACIÓN DE NORMAS, PROTOCOLOS, SISTEMAS DE SEGURIDAD Y SALVAMENTO EN CENTROS EDUCATIVOS Y EN EL AULA DE TECNOLOGÍA) en el que pretendíamos desarrollar y aplicar normas de seguridad para alumnos de Educación Secundaría.
  • En el mes de Julio de 2005, presente una ponencia en el IV Congreso Mundial de ITRA del juguete en Alicante (Titulo: “La ciencia y la tecnología aplicada al mundo del juguete”), en la que trataba el tema de la seguridad y como los niños desde muy pequeños, a la vez que juegan y se divierten, pueden aprender normas básicas de seguridad y autoprotección, que en algún momento de sus vidas les puede sacar de situaciones muy difíciles y potencialmente peligrosas. La idea es muy simple: “juega y diviértete mientras aprendes a proteger tu vida y la de los demás”. Conseguir este objetivo con propuestas concretas es un reto más difícil de alcanzar, pero que está al alcance de nuestras manos y ... responsabilidades.
  • En octubre de 2005, he presentado una propuesta al concurso de “El BATEFUEGO DE ORO” con la intención de desarrollar este proyecto fuera de Andalucía con un trabajo conjunto de varias comunidades e instituciones.
  • En SICUR 2006, Feria internacional de seguridad celebrada en el mes de febrero en Madrid, he podido comprobar cómo hay toda una gran cantidad de personas, empresas e instituciones especializadas en el tema de la seguridad que están deseosos de poder dar a conocer el resultado de sus investigaciones para poder salvar y proteger vidas.

Existe la conciencia de que podemos y debemos formar mejor a nuestros jóvenes, la cuestión es cómo y dónde canalizar estas inquietudes y trabajos realizados. El problema de la autoprotección y el salvamento no es sólo del instituto de Málaga en el que imparto clases, estamos ante un problema global que abarca a todo el Sistema Educativo Español.

Ciertamente existen iniciativas individuales y puntuales en muchos institutos y colegios de España (Típico día en el que los bomberos acuden al centro escolar y hacen una demostración de extinción de incendio en el patio del colegio, o bien la también típica excursión de un determinado curso que acude al parque de bomberos de su ciudad), pero no conozco ninguna comunidad en la que se imparta de forma reglada y sistemática contenidos de salvamento y autoprotección desde los primeros años de la vida escolar de una persona.

En este sentido desde el Grupo de Investigación de INDESS de Málaga, proponemos abrir un amplio y multidisciplinar debate de todos los agentes implicados e interesados en mejorar, desarrollar y aplicar programas de salvamento y autoprotección en y desde centros educativos. En nuestra página web de www.indess.com, en el apartado de “Contactos” aparecen nuestros datos, particularmente el correo electrónico: info@indess.com y también el de indess@auna.com.

INVITO a las personas, empresas, instituciones, etc interesadas a que establezcan contactos con nosotros, con el objetivo de elaborar propuestas y hacerlas llegar a las correspondiente autoridades educativas, para conseguir a corto plazo que el tema de la prevención y la seguridad forme parte de la labor docente diaria en nuestros colegios e institutos.

Ya va siendo hora de que la CULTURA DE LA PREVENCIÓN Y PROTECCIÓN se imparta en los centros educativos desde los primeros años del currículum del alumno.

Suplemento Temático: Autoprotección

Suplemento Temático: Formación y Seguridad

 


Fuente: Seguritecnia
Fecha: Mayo de 2006

   Mas artículos de José Mª González Ordóñez       Otros Expertos   

Este experto ha sido visto por 4441 personas.