Ver Suplemento Temático...


Seguridad Colectiva y Defensa Nacional.

 

 Expertos

Manuel Coma


Investigador Pincipal, Seguridad y Defensa
Real Instituto Elcano

Terror gota a gota


Si con un cuentagotas de cualquier frasco de farmacia deja uno caer una gota de nitroglicerina sobre una mesa a la distancia de un palmo obtiene una explosión. Un equipaje de mano cargado de explosivo líquido indetectable o fácilmente confundible con agua puede hacer saltar un avión por los aires. Puede y debe, pensó alguna islamista y caritativa alma deseosa de que pasajes enteros disfrutaran cuanto antes de su cuota de 72 huríes que les garantiza el martirio a su pesar.
 
Cada vez que despego en un avión voy calculando: estamos al alcance de un stinger, seguimos, nos salimos de su alcance. 5000 metros lineales hasta un techo de 3000 en altura. Es un misil antiaéreo que se dispara desde el hombro. Se transporta en una maleta. Estados Unidos lo prodigó entre la insurgencia antisoviética de Afganistán hasta le punto de vetar los helicópteros en las operaciones antiguerrilla. La gente de Sadam tenía centenares de origen soviético. Siempre pensé que un gran atentado sería derribar simultáneamente cinco aviones cargados de pasajeros en cinco aeropuertos. Paralizaría el tráfico aéreo mundial. Uno a uno lo han intentado varias veces desde hace años pero hasta ahora han fallado siempre. Será difícil, pero de imposible no tiene nada.
 
Con trenes ya lo hemos visto varias veces y lo pueden hacer a mucha mayor escala. Igual de fácil es con camiones, autobuses. Con organización suficiente pueden simultanear el número que se les antoje en cuantos países quieran. Nada que se nos ocurra como posible ha dejado de ocurrírsele antes a ellos. Me estremecen las inmensamente vulnerables concentraciones humanas. En el imaginativo intento de Heathrow han vuelto a fallar. Pero como ellos nos dicen, “vosotros tenéis que acertar todas las veces, nosotros una”. En todo caso, el inmenso cúmulo de molestias, retrasos, costes permanentes de seguridad que obstaculizarán y encarecerán el transporte aéreo ya lo tienen en su talega.
 
Lo de Londres parece a primera vista demasiado grande y profesional como para que sea obra de espontáneos, que en sí mismos plantean ya un inmenso problema. Si no es al Qaida se le parece mucho. La coincidencia con la guerra del Líbano es de las que no perdona ningún listillo, aunque un atentado de esa envergadura tiene que venir siendo preparado desde bastante antes del 12 de julio. Quizás la selección de la fecha sí se ha hecho recientemente en función de los acontecimientos de Oriente Medio. Aunque así no fuera, quien lo reivindique no dejará de relacionar las dos cosas, aunque sólo sea por sembrar cizaña, que de eso se trata. Y en el caso de que estuvieran conectados la siguiente especulación razonable es que se trata de un intento de los jihadistas suníes para competir con sus despreciados hermanastros chiíes (Hezbolá, Irán) por la gloria de demostrar quién es más radical y efectivo en la lucha contra los infieles cruzado/sionistas.

La conclusión de conclusiones es que si no acabamos con estos hijos bravos de Alá que Alá nos coja confesados.  

 Especial: 11-S. Operación global contra el terrorismo: El análisis de los profesionales

 

 

Especial: 07-J. Terror en Londres

 


Fuente: www.larazon.es
Fecha: 11/08/06

   Mas artículos de Manuel Coma        Otros Expertos   

Este experto ha sido visto por 2183 personas.