Ver Suplemento Temático...


Seguridad Pública y Protección Civil.

 

 Expertos

Marina Parés Soliva

Diplomada en Trabajo Social, por la Universidad de Barcelona
Perito social jurídico, por el Col.legi Profesional de Diplomats en Treball Social de Catalunya

Presidenta del Servicio Europeo de Información sobre el Mobbing (SEDISEM)
Cordinadora General del Mobbing International Observatory/Observatorio Internacional del Mobbing (OIM) en el 2006 y miembro de Honor de la Asociación No al Acoso Moral en les Illes Balears (ANAMIB)

Proyecto de intervención sobre bullying en la escuela (II)


Nota del editor: Les ofrecemos el segundo capítulo, de tres, del artículo "Proyecto de intervención sobre bullying en la escuela", escrito por Marina Parés. Podrán ir leyendo la totalidad de capítulos de este interesante informe en sucesivas entregas.

Artículo anterior:

* Proyecto de intervención sobre bullying en la escuela (I): resumen y conclusiones, por Marina Parés (15/11/2006)

Continuación...

Introducción

La profesora había oído hablar del bullying, lo que no llegó a imaginar nunca es que tuviera que enfrentarse con una situación de éstas entre sus propios alumnos, y ahora se encontraba ante unos ojos asustados y una voz queda que le informaba, sigilosamente y entre grandes medidas de seguridad, para no ser descubierta, de lo que un grupo de alumnos de su clase le estaba haciendo a un compañero de aula. Si eres profesor o maestro ¿te has encontrado alguna vez en una situación similar? Si ocurriera algo así ¿sabrías cómo abordarlo?.

Los últimos estudios realizados en Europa apuntan que los programas escolares contra el acoso funcionan (2) por tanto es posible lograr una disminución de los casos de acoso escolar, tanto con la implantación de medidas preventivas como con el abordaje correcto de la situación en aquéllos casos que surjan.

El presente artículo presenta un modelo de intervención frente al acoso escolar. Se trata de una aportación del Servicio Europeo de Información sobre el Mobbing dirigido a los docentes a fin de proporcionar una herramienta útil para abordar estos casos desde la propia institución escolar. El modelo propuesto ha sido presentado en diversos foros (3)  y ha sido adoptado para poder ser implementado en algunos centros escolares a partir del próximo mes de septiembre.

Concepto y Definición de Acoso Escolar

El concepto de bullying proviene de la palabra inglesa “bull” que significa embestir aunque también ha sido traducido como matón. Se trata de  una adaptación del concepto de acoso moral en el trabajo al acoso moral en el ámbito escolar; ambas formas de comportamiento tienen mucho en común, dado que las dos son manifestaciones de violencia psicológica a través del acoso grupal, lo que las diferencia es el ámbito donde tiene lugar, unos en el trabajo y otros en la escuela; la edad de los participantes y un mayor uso de las agresiones físicas en el caso del acoso escolar.

Al tratarse de manifestaciones de violencia psicológica van encaminadas a romper el equilibrio y la estabilidad psíquica de la víctima, por tanto el suicidio de la víctima es la constatación del éxito del acoso grupal (4).

Nos gusta  la definición de acoso escolar como «una forma de maltrato intencionado y
persistente de un alumno hacia otro sin que medie la provocación» realizada por Fuensanta Cerezo  profesora de Psicología de la Universidad de Murcia y experta en bullying, y aunque en un primer momento no contempla el componente grupal, si lo valora al añadir “que el problema se da en las relaciones interpersonales y que en el proceso colabora todo el grupo del aula y no es algo sólo del agresor y la víctima”.

Proyecto de Intervención Escolar

Previos
Se parte de la premisa  de que el bullying es una manifestación  de un acoso grupal y todas las intervenciones diseñadas tienen en común el apoyo incondicional a la persona, niño en este caso,  víctima de violencia de sus iguales. Por tanto el proyecto de intervención que se presenta sólo puede ser aplicado teniendo en cuenta estos dos pilares, a saber: el apoyo incondicinal al niño-víctima y la admisión que  estamos frente a un acoso grupal. No se trata por tanto de una disputa entre dos, sino que existe un grupo que ataca a un individuo. Sin respetar estas dos premisas el modelo de intervención aqui expuesto probablemente no consiga  los resultados esperados.  

El apoyo incondicional hacia el niño-víctima se concreta en un respeto absoluto a su palabra, a la versión de los hechos que manifiesta, así como a su participación en la toma de decisiones de las maneras de intervenir y a los tiempos de intervención. Nada debe hacerse sin que el niño-víctima sepa cual va a ser la intervención de los adultos, ello implica adaptarse a los tiempos del menor. No respetar su criterio, y actuar sin su conocimiento puede llevar a una agravación de la violencia que recibe, pues los adultos aún con la mejor de las intenciones pueden iniciar actuaciones que acrecienten la situación de angustia vital del niño-víctima. Por tanto el modelo aquí expuesto se basa en el respeto a la toma de decisión del menor sobre la resolución de su propio problema, con la única salvedad de que no se van a tolerar más actuaciones de agresión sobre él. Es muy importante que en este punto el adulto sea inflexible: no se van a consentir más  agresiones contra él, por ello todas las acciones a diseñar han de cumplir ese objetivo: cortar de raiz las agresiones.

El otro pilar en el que se sustenta este modelo de intervención es la aceptación que nos enfrentamos a un acoso grupal, eso significa que por un lado está un grupo de alumnos que agreden y por el otro la víctima agredida, muy sola y con muy pocos apoyos. El modelo aqui expuesto no va a tener buenos resultados si se parte del supuesto de una riña entre dos. En las disputas interpersonales existe un cierto equilibrio de fuerzas que es inexistente en los casos de bullying.

Para hablar con un niño que ha sufrido las agresiones de sus compañeros, de aquéllos a  los que antes consideraba sus amigos hay que ser muy cuidadosos con el tono empleado, cualquier resquicio de ira o de rabia puede victimizarle una segunda vez. Estamos frente a un niño que ha perdido la confianza en sus semejantes. Es muy importante no culpar al niño de su situación y para ello es básico responsabilizar de la violencia a aquéllos que la ejercen y no a la víctima. El niño tiene que sentir que lo comprendemos, además de que lo compadezcamos, y que nosotros en su situación parecida reaccionariamos como él. No podemos pensar que es una persona débil, porque ciertamente no lo es: aguantar las barbaridades que ha tenido que soportar sin casi rechistar demuestra mayor resistencia y valor de lo que se piensa a primera vista. No podemos olvidar que el acoso tiene lugar cuando la futura víctima se rebela a la sumisión que demanda el líder, por tanto estamos frente a un niño que tenia un buen auto-concepto al inicio del acoso; como mínimo lo suficientemente bueno como para resistir a las presiones manipuladoras del matón de turno. Es precisamente romper esa resistencia el fin último de la violencia psicológica.

A menudo el líder manipulador no es el mismo que ejerce la máxima violencia contra la víctima, dado que como buen manipulador ha conseguido rodearse de aliados que le hacen el trabajo sucio. Si no sabemos indentificar bien quién es el líder manipulador la intervención sobre el grupo acosador fracasará.

Pautas de intervención
Las pautas de intervención reposan basicamente sobre el tutor de clase dado que es el más apto para intervenir y de hacerlo de una forma adecuada y dentro del contexto escolar. En las reuniones del tutor con los padres del niño-víctima hay que dejar claro que no se van a tolerar más agresiones y además hay que buscar la colaboración y el compromiso de la dirección escolar y diseñar conjuntamente el plan de intervención 

El Plan de Intervención consta de dos apartados: la intervención escolar y la intervención familiar. Dentro de la intervención escolar hay que distinguir el trabajo dentro del aula, que recaerá sobre el tutor,  de la intervención con el resto de profesores, que recaerá más en la dirección. Este  aspecto docente no debe ser infravalorado, dado que habrá que contar con la colaboración de todos los profesores para implementar medidas disuasorias de otros posibles acosos.

El trabajo en el aula debe incluir el trabajo con los niños protagonistas, y con el grupo clase.

La intervención familiar ha de incluir el trabajo tanto con la familia del niño-víctima, como con los padres del niño-matón y también con los padres de  los otros niños-violentos. Se distinguen los tres grupos dado que las intervenciones serán diferentes para cada uno de ellos.

PROYECTO DE INTERVENCIÓN


Intervención Escolar

  1. Tutor: dentro del  Aula
  • Niño-víctima
  • Grupo de matones
  • Grupo Clase
  1. Dirección: resto de Profesorado
  • Medidas disuasorias: buzón denuncias, grupo anti-bully...

Intervención Familiar

  1. Tutor con apoyo intraescolar preferentemente por psicólogo escolar
  • Padres niño-víctima
  • Padres niño-matón
  • Padres niños del grupo acosador

 

Continuará...

NOTAS

(2) Los programas escolares contra el acoso funcionan: Tratar de acabar con uno de los malos que está azotando las aulas, el 'bullying', de los países desarrollados es posible. Un nuevo estudio llevado a cabo en 47 colegios de Holanda acaba de constatar que los programas contra el acoso escolar logran una reducción de los ataques de los menores si se mantienen a largo plazo. El trabajo, publicado en la última edición de la revista 'Archives of Pediatrics and Adolescent Medicine,' constata los efectos de impartir este tipo de medidas entre las que se incluyen enseñar a los profesores a hablar sobre el problema y educar a los estudiantes en una mejor relación con sus compañeros. Tras realizar una encuesta a 3.800 alumnos de entre nueve y 12 años, se pudo comprobar que aquéllos que estaban en escuelas en donde se impartían estos consejos antiacoso escolar habían cambiado su comportamiento. Además, el número de agresores se había incrementado en las escuelas donde no se había llevado a cabo ninguna medida en comparación con las que sí tuvieron los programas. Pero, los datos también revelan que la violencia volvía a reaparecer si se suspendían los cursos de prevención de un año para otro. http://www.elmundo.es/suplementos/salud/2006/668/1150495207.html 

(3) Congreso “Ser Adolescente Hoy” 2005.Madrid http://www.acosomoral.org/pdf/ProyectoBullying.PDF  . Jornadas Municipales de Agüimes.2006.Gran Canaria (disponible en el CD del Congreso) y Congreso Virtual Cive-Educa 2006. Palma de Mallorca. http://www.acosomoral.org/pdf/cive06.pdf 

(4) Caso Jokin http://www.acosomoral.org/indexjokin.htm 

Suplemento Temático: Formación y Seguridad

 


Fuente: Marina Parés
Fecha: Noviembre de 2006

   Mas artículos de Marina Parés Soliva       Otros Expertos   

Este experto ha sido visto por 10597 personas.