Ver Suplemento Temático...

Seguridad Corporativa y Protección del Patrimonio.
Dirección y Gestión de la Seguridad Global.

 

 Expertos

Secretaría General Técnica del Ministerio del Interior




Departamentos y Directores de Seguridad


Ante cuestiones planteadas, relacionadas con la vigente normativa reguladora de los departamentos y directores de seguridad, se manifiesta lo siguiente:

El artículo 16 de la Ley 23/1992, de 30 de julio, de Seguridad Privada, establece que, “cuando el número de Vigilantes de Seguridad, la complejidad organizativa o técnica, u otras circunstancias que se determinarán reglamentariamente, lo hagan necesario, las funciones de aquellos se desempeñarán a las órdenes directas de un Jefe de Seguridad, que será responsable del funcionamiento de los Vigilantes y de los sistemas de seguridad, así como de la organización y ejecución de los servicios y de la observancia de la normativa aplicable”.

El Reglamento de Seguridad Privada, aprobado mediante Real Decreto 2364/1994, de 9 de diciembre, en su artículo 52.1, contempla a los jefes de seguridad como una de las categorías de personal de seguridad privada y, en el apartado 2 del mismo artículo, establece que, a efectos de habilitación y formación, se considerarán los directores de seguridad como una especialidad de los jefes de seguridad. Por tanto, se trata de figuras distintas con cometidos diferenciados, por cuanto el jefe de seguridad ejerce sus funciones en empresas prestadoras de servicios de seguridad privada, mientras que el director de seguridad, que participa de algunas de las funciones del jefe de seguridad, las ejerce en entidades, empresas o grupos empresariales -que no son empresas de seguridad- destinatarios de tales servicios, siendo su existencia obligatoria o facultativa en función de los requisitos y circunstancias reglamentariamente previstos.

Los artículos 95 a 100 del citado Reglamento se dedican a regular todo el régimen jurídico de los jefes de seguridad, previéndose los supuestos concretos en que los servicios de seguridad se prestarán obligatoriamente bajo la dirección de un jefe de seguridad (artículo 96.1) e igualmente aquellos en que el mando de los servicios de seguridad se ejercerá por un director de seguridad (artículo 96.2), que son los siguientes:

a) En las empresas o entidades que constituyan, en virtud de disposición general o decisión gubernativa, departamento de seguridad.

b) En los centros, establecimientos o inmuebles que cuenten con un servicio de seguridad integrado por veinticuatro o más vigilantes de seguridad o guardas particulares delcampo y cuya duración prevista supere un  año.

c) Cuando así lo disponga la Dirección General de la Policía para los supuestos supraprovinciales, o el Subdelegado del Gobierno, atendiendo al volumen de medios personales y materiales, tanto físicos como electrónicos, el sistema de seguridad de la entidad o establecimiento, así como la complejidad de su funcionamiento y el grado de concentración de riesgo.

Efectivamente, el artículo 112 del Reglamento de Seguridad Privada establece que el Secretario de Estado de Seguridad o los Subdelegados del Gobierno podrán exigir a las empresas o entidades privadas que adopten ciertas medidas de seguridad en atención a la concurrencia de determinadas circunstancias (localización de las instalaciones, volumen de negocio, concentración de clientes, etc.). Entre las medidas que pueden ser obligatoriamente impuestas está la creación del departamento de seguridad.

Del mismo modo, el artículo 113 prevé la posibilidad de que dichas medidas de seguridad hayan de implantarse en entidades u organismos públicos, en cuyo caso será necesaria una resolución del Ministro del Interior o del órgano competente de la Comunidad Autónoma, en su caso, imponiendo o autorizando la adopción de cualquiera de los servicios o sistemas de seguridad previstos en el artículo 112.

Seguidamente, el artículo 115 del mismo Reglamento establece que “las empresas industriales, comerciales o de servicios y las entidades públicas y privadas que, sin estar obligadas a ello, pretendan organizar su departamento de seguridad, con todos o algunos de los cometidos enumerados en el artículo siguiente, deberán comunicarlo al Gobernador Civil de la provincia, o al Director General de la Policía si el ámbito de actuación excediera del territorio de una provincia”. Contempla, pues, este artículo la existencia facultativa del departamento de seguridad, tanto en empresas privadas como en organismos públicos.

Por su parte, artículo 116 regula los cometidos del departamento de seguridad, disponiendo que “el departamento de seguridad obligatoriamente establecido, único para cada entidad, empresa o grupo empresarial y con competencia en todo el ámbito geográfico en que éstos actúen, comprenderá la administración y organización de los servicios de seguridad de la empresa o grupo, incluso, en su caso, del transporte y custodia de efectos o valores, correspondiéndole la dirección de los vigilantes de seguridad o guardas particulares del campo, el control del funcionamiento de las instalaciones de sistemas físicos y electrónicos, así como del mantenimiento de éstos y la gestión de las informaciones que generen.”

A continuación, el artículo 117 dispone que, en los supuestos previstos en el artículo 96.2 del Reglamento –ya mencionado-, al frente del departamento habrá un director de seguridad designado por la entidad, empresa o grupo empresarial, que ejercerá las funciones determinadas en los artículos 95, 97 y 98 (las atribuidas a los jefes de seguridad), excepto las previstas en los párrafos d) y h) del artículo 95.

Dichas funciones son las siguientes:

a) El análisis de las situaciones de riesgo y la planificación y programación de las actuaciones precisas para la implantación y realización de los servicios de seguridad.

b) La organización, dirección e inspección del personal y servicios de seguridad privada.

c) La propuesta de los sistemas de seguridad que resulten pertinentes, así como la supervisión de su utilización, funcionamiento y conservación.

d) La coordinación de los distintos servicios de seguridad que de ellos dependan, con actuaciones propias de protección civil, en situaciones de emergencia, catástrofe o calamidad pública e) Asegurar la colaboración de los servicios de seguridad con los de las correspondientes dependencias de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.

f) Canalizar hacia las dependencias de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad las circunstanciaso informaciones relevantes para la prevención, el mantenimiento o restablecimiento de la seguridad ciudadana, así como de los hechos delictivos de los que tengan conocimiento en el ejercicio de sus funciones.

g) Comparecer a las reuniones informativas y de coordinación a las que sean citados por las autoridades policiales competentes.

h) Proponer o adoptar las medidas oportunas para la subsanación de las deficiencias o anomalías que observen o que les comuniquen los vigilantes de seguridad o los guardas particulares del campo en relación con los servicios o sistemas de seguridad, asegurándose de la anotación de la fecha y hora de la subsanación en el correspondiente libro-catálogo y comprobando su funcionamiento.

i) En general, velar por la observancia de la regulación de seguridad aplicable.

De todo lo anteriormente expuesto pueden extraerse las siguientes conclusiones:

  1. La vigente normativa de seguridad privada es, a juicio de este Centro Directivo, suficientemente amplia y explícita en la regulación, tanto de los departamentos de seguridad (obligatorios o facultativos) como de los directores de seguridad.
  2. Constituido el departamento de seguridad, bien en virtud de disposición general o decisión gubernativa, bien por decisión de la propia empresa o entidad privada, al frente del mismo habrá siempre un director de seguridad, con las funciones contempladas en el artículo 117 del Reglamento de Seguridad Privada.
  3. La existencia –obligatoria o facultativa- del departamento de seguridad y las funciones del director de seguridad que esté al frente del mismo, se contemplan en la vigente normativa con independencia de su implantación en entidades privadas o públicas, y sin perjuicio de la existencia paralela de otras categorías o colectivos de personal, como es el caso de la policía administrativa especial; debiendo circunscribirse sus competencias y ámbitos de actuación a lo previsto en sus respectivas normativas reguladoras.


Experto: Expedición de la tarjeta de Director de Seguridad por el Ministerio del Interior, por Natalia Perales (04/12/2005)

Suplemento Temático: Los nuevos retos del Director de Seguridad

 


Fuente: Boletin Informativo Seguridad Privada nº 23
Fecha: 01/12/06

   Mas artículos de Secretaría General Técnica del Ministerio del Interior        Otros Expertos   

Este experto ha sido visto por 7280 personas.