Ver Suplemento Temático...


Dirección y Gestión de la Seguridad Global.

 

 Expertos

Diofanor Rodríguez Lozano

Oficial de la Policía Nacional de Bogotá en excedencia.
Certificado Profesional en Protección (CPP), por ASIS Internacional
Especialización en Seguridad Física y de Informática por la Escuela de Comunicaciones Militares de Bogotá

Gerente de Seguridad de Agroindustria UVE, S.A. (Colombia)

La gerencia de seguridad bajo el error de lo obvio


En múltiples ocasiones cuando nos encontramos administrando la seguridad en las organizaciones, ingresamos a un círculo vicioso que termina enredándonos la vida. Muchos lo conocen como el síndrome de lo obvio.

Así, iniciemos definiendo que es lo obvio. La definición del diccionario de la real academia indica: “Que se encuentra o pone delante de los ojos.”,  “Muy claro o que no tiene dificultad”. Como podemos observar, las definiciones suministradas nos llevan a decir que es algo relativamente sencillo y que además es sabido por todos. La seguridad no es una excepción y muchos de nosotros generamos problemas cuando dejamos de transmitir una instrucción o de ejecutar una acción por que la consideramos lógica, obvia o evidente.

En este contexto, debemos reconocer que lo obvio muchas veces genera costos adicionales en los procesos administrativos y productivos, lo cual va contra la seguridad, pues debemos recordar que el objeto de costo de la seguridad esta precisamente en el control de perdidas.

Se hace  de suma importancia poseer un excelente canal de comunicación para que los errores de lo obvio no generen perdidas constantes en nuestros procesos. En el sentido de lo “lógico” no se genera otra cosa que un embotamiento de información para realizar correctamente los procesos, reducir errores y muchas veces riesgos.

En repetidas ocasiones los administradores de la seguridad nos apoyamos en ideas o hechos que no conocemos, los damos por obvios y no tenemos en cuenta que sus contextos pueden ser muy diferentes a los que les atribuimos y ello genera una confusión  en el momento de la toma de decisiones dentro de un proceso.

Cuando se imparten instrucciones al equipo de seguridad se debe suministrar la información clara y completa de forma natural, pues al fin y al cabo lo que para uno es obvio para el resto puede ser una novedad, en especial debido a que no todas las personas están expuestas al mismo flujo de información dada por la experiencia o la preparación.

Podríamos entonces dar una de primera conclusión al respecto y ella es que muchas de las fallas de seguridad que se presentan en las organizaciones están dadas por  suministrar información insuficiente para el cumplimiento de las tareas, por considerar que tal información es obvia, lógica, elemental o simplemente “evidente”.

En repetidas ocasiones los gerentes de seguridad nos centramos en los procedimientos que fueron planeados para lograr un objetivo, olvidándonos del objetivo mismo.

Los problemas de malentendido en los equipos de seguridad surgen cuando esperamos que los demás adivinen nuestro pensamiento y que de ese modo lleguen a saber lo que deseamos que hagan. Se obvia información fundamental porque creemos que estamos perdiendo el tiempo, cuando en realidad perderemos más tiempo solucionando el problema que generó nuestra falta de suministro de información. 

Existen múltiples factores que contribuyen al cultivo de los peligros de lo obvio, entre los que se cuentan el temor, el orgullo, el principio del etcétera, lo lógico, lo que se supone y lo evidente. Esta larga lista de puntos críticos genera el factor de riesgo de administrar bajo la teoría de lo obvio, que debe llevar a una planeación para corregir muchas de las cosas que diariamente realizamos.

Para combatir el error de lo obvio se pueden tomar varias estrategias que seguramente los lectores en algún momento realizarán y ellas son: realice preguntas, ejemplifique, motive la comunicación, evalué las competencias de comunicación y, en especial, no pregunte si entendieron o no y más bien indague sobre que entendieron, lo cual le permitirá saber cuan explicito ha sido usted al impartir las instrucciones.

Cuando se logra eliminar lo obvio en la administración de seguridad estamos contribuyendo de forma proactiva a reducir conflictos, mantener un buen ambiente de trabajo, disminuir los errores generados por incomprensión de instrucciones y ahorrar tiempo y recursos de la organización. Así, contribuimos con nuestro programa de prevención de perdidas.

Como conclusión final: Un poco de reflexión sobre el valor de la palabra nos ayudaría a entender un poco estos facilismos que en múltiples ocasiones genera desconcierto en los actores de los procesos. 

Suplemento Temático: Los nuevos retos del Director de Seguridad

 


Fuente: Diofanor Rodríguez
Fecha: 01/02/07

   Mas artículos de Diofanor Rodríguez Lozano       Otros Expertos   

Este experto ha sido visto por 3011 personas.