Ver Suplemento Temático...


Seguridad Colectiva y Defensa Nacional.

 

 Expertos

Rafael Vidal Delgado

Coronel de Artillería(R)
Diplomado de Estado Mayor
Doctor en Historia por la Universidad de Granada

Diplomado y profesor del Master Ejecutivo en Dirección de Seguridad Global (MEDSEG)
Diplomado y profesor principal del Master Ejecutivo en Dirección de Sistemas de Emergencia (MEDSEM)
Asesor de Planificación Estratégica de Belt Ibérica, S.A.

BELT IBÉRICA S.A.
rvidal@belt.es

La venganza Vaticana


Si se visita cualquier iglesia española, en una mesita situada en lugar visible se encuentran un díptico, de papel consistente y color marfil, con el membrete de la Conferencia Episcopal Española y que lleva por título “Mensaje con motivo de la beatificación de 498 mártires del siglo XX en España (Roma, 28 de octubre de 2007)”.

En el interior, escrito en plan carta pastoral, pueden leerse frases, como “durante la persecución religiosa de los años treinta del pasado siglo XX”… “Estos mártires dieron su vida en diversos lugares de España, en 1934, 1936 y 1937”… “En la Iglesia, las persecuciones son signo y condición de la victoria definitiva de Cristo y de los suyos”. En ningún momento se citan los ejecutores de los mártires, ni se condena a nadie, pero claramente se ve contra quién va dirigida esta manifestación de fe religiosa, contra los que hoy pretenden cercenar de la conciencia de los españoles cualquier sentimiento religioso y por supuesto católico, reivindicando al mismo la buena labor de aquella república ominosa de 1931 a 1939.

El último entrecomillado es una clara alusión a la situación actual, recordando que la persecución es preludio de una victoria definitiva, y desde luego es así, porque las experiencias históricas lo demuestran: setenta años de comunismo en Rusia no consiguió erradicar la conciencia religiosa de sus ciudadanos; y si nos remontamos a siglos anteriores, la revolución Francesa, con su diosa Razón, no consiguió más que potenciar las creencias tradicionales de la población.

La Iglesia ha empezado a calentar los ánimos para octubre. Desde siempre el Gobierno español ha enviado un representante especial, del suficiente rango, a una ceremonia de beatificación o canonización. ¿Hará lo mismo en este acto?, siendo precisamente una respuesta a esa mirada atrás, que ha avivado brasas de un odio que se consideraba definitivamente apagado. ¿Es una respuesta a la “memoria histórica”, bien que partidista, que plantea el actual Gobierno?
Esta columna se escribe en un día de triste recuerdo, el 18 de julio, día en que se inició una cruenta y dura guerra civil que enfrentó a hijos contra padres y hermanos contra hermanos, un día en que el Ejército se levantó en armas en una clara infracción de la Ley, inadmisible, aunque desde el poder también se ninguneara a la reciente Constitución de 1931.

Se achaca el levantamiento armado a la “derecha”, aunque como historiador podría presentar levantamientos armados de la “izquierda”, como la revolución de 1868, que dejó un reguero de miles de muertos, cuatro guerras civiles casi simultáneas, una constante inestabilidad política y una permanente inseguridad ciudadana.

La historia debe rememorarse sin odios, porque lo que se pretende es aprender de los errores del pasado para no volver a caer en la misma piedra, y si antaño se gestó odio entre españoles, la llamada “memoria histórica” nunca hubiera tenido que plantearlo. Además presenta un problema para algunos significativos jerarcas del partido gobernante, dado por ejemplo que el presidente del mismo, su padre, extraordinario militar y artillero, participó en el bando al que hoy se denuesta.
Amigos con los que me carteo electrónicamente, de todas las partes del mundo, de una forma elegante, me preguntan por ese enfrentamiento entre la Iglesia y el Estado, más parecido a los que existen en China y Cuba, en donde los valores democráticos y la libertad de expresión deja mucho que desear, que en un país que pretende ser la esencia de todo lo anterior. Me llegan a insinuar que la situación planteada desprestigia internacionalmente a España, recordándome que hoy por hoy el Romano Pontífice, es la mayor figura moral y más respetada del mundo.

La Iglesia ha dado un jaque mate al Gobierno, porque ¿cuál será la respuesta del mismo ante el evento religioso?, la realidad es que a partir del 28 de octubre habrá 498 mártires a los que se veneraran en los pueblos de toda España, habiéndose editado un libro con las biografías y fotografía de todos ellos.

Recordamos a las persecuciones religiosas en la antigua Roma. Es probable que en algunas de ellas, murieran menos de 498 cristianos, pero en los libros de historia, dos mil años más tarde, aún se recuerdan, es triste que dentro de dos mil años, en los libros de historia también se consignen que en la católica España hubo una persecución entre 1931 y 1939.

 


Fuente: www.belt.es
Fecha: 18/07/07

   Mas artículos de Rafael Vidal Delgado       Otros Expertos   

Este experto ha sido visto por 1819 personas.