Ver Suplemento Temático...


Seguridad Pública y Protección Civil.

 

 Expertos

Javier Ardila Bonilla

Licenciado en Ciencias Químicas

Jefe de Sección del Servicio Municipal de Protección Civil
Ayuntamiento de Torrelodones

La semilla de la prevención (I)


Nota de la editora: Les ofrecemos el primer capítulo, de tres, del artículo "La semilla de la prevención", escrito por Javier Ardila Bonilla. Podrán ir leyendo la totalidad de capítulos de este interesante artículo en sucesivas entregas.

En un anterior artículo, “Contribución a la cultura preventiva”, enumeraba las distintas iniciativas que el Servicio Municipal de Protección Civil del Ayuntamiento de Torrelodones estaba realizando para el fomento y divulgación de la autoprotección ciudadana entre sus vecinos. El objetivo esencial de dicho artículo se centraba en mostrar los enormes beneficios que se pueden llegar a conseguir realizando actividades de concienciación al ciudadano sobre la necesidad de la prevención de las situaciones de riesgo, así como difundiendo las medidas de protección a realizar cuando, lamentablemente, éstas se producen.

Pero, también, dicho artículo pretendía animar a los Servicios de Protección Civil y Agrupaciones de Voluntarios de las Entidades Locales que no realizan estas labores, ya sea por desconocimiento o por falta de ideas, a adentrarse en este fascinante camino, que supone un gran sacrificio y trabajo pero cuyos resultados bien lo merecen. A su vez, trataba de incitar a aquellos compañeros que llevan realizando dichas tareas de divulgación de la autoprotección a sus vecinos, a que compartieran sus experiencias en este campo y sirvieran de ejemplo para aquellos que no se deciden a dar ese primer paso.

En esta ocasión, mi intención es centrarme en uno de los proyectos que más satisfacciones no aporta cada año. Se trata de la realización de charlas didácticas al alumnado de las etapas de Infantil y Primaria de los colegios públicos y concertados existentes en nuestro municipio.

CARACTERÍSTICAS GENERALES DEL PROYECTO
Somos conscientes de que uno de los medios más efectivos para tratar de inculcar la cultura preventiva en el núcleo familiar es, sin lugar a dudas, a través de los más pequeños, verdaderas “esponjas” de conocimiento que repiten todo lo aprendido en su colegio a padres, madres, hermanos y resto de su entorno cercano.

Es por ello que desde hace 12 años, con la inestimable colaboración de nuestra Agrupación de Voluntarios de Protección Civil y la implicación de los equipos directivos y personal docente y no docente de los diferentes centros educativos públicos y concertados del municipio, venimos realizando charlas didácticas al principio del curso escolar a los alumnos y alumnas de Infantil y Primaria de estos colegios.

Estas charlas, de aproximadamente 30 minutos de duración, se llevan a cabo clase por clase. La razón de hacerlo de este modo es debido a que, además de impartirles nociones de prevención y protección en su ámbito familiar, aprovechamos la ocasión para explicarles cómo y por dónde deben evacuar su clase en caso de producirse una situación de emergencia. Estas instrucciones se encuentran recogidas en sus planes de autoprotección, elaborados en colaboración con nuestro Servicio, de manera que con estas charlas conseguimos un doble objetivo: por una parte, fomentar y divulgar la autoprotección ciudadana a través de los más pequeños, y por otro lado, realizar una formación actualizada al alumnado referente a la evacuación de su colegio, dentro del programa de mantenimiento de su correspondiente plan de autoprotección.

 Por supuesto, el contenido que se imparte se adapta a las edades de los mismos; empezando con una actividad lúdica dirigida a los más pequeños del segundo ciclo de Educación Infantil y a medida que las edades van aumentando, se transmiten nociones básicas de prevención en el hogar en el primer ciclo de Educación Primaria hasta que se van complementando con medidas de protección y aviso a los servicios de emergencia en el segundo ciclo de esta última etapa.

FORMACIÓN A ALUMNOS DEL SEGUNDO CICLO DE EDUCACIÓN INFANTIL
Como ya comenté anteriormente, a los alumnos del segundo ciclo de Educación Infantil se les enseña, simplemente, a evacuar el centro docente desde sus aulas. Para ello, a través de un juego, al que los propios niños pusieron el nombre de “El tren Felipín”, enseñamos a los más pequeños a asociar una secuencia de tres pitidos de silbato con el comienzo del juego. De esta manera, como verdaderos vagones, forman un tren cuando se produzca el aviso de alarma.
Para ello, cada docente de esta etapa posee un silbato permanentemente colgado en su cuello. Así, cuando tengan conocimiento de la orden de evacuación por parte del Jefe de Emergencia del Centro, emiten la secuencia de tres pitidos a modo de silbato de tren, animando a los alumnos a empezar a jugar y formar un tren que, guiados por el docente, realizarán la evacuación del Centro.
 A través de esta actividad les inculcamos la evacuación ordenada y en silencio, intentando que los niños más pequeños lo interpreten como un juego y no como una señal de peligro, lo que podría originar más problemas.

La secuencia de las actuaciones que se realiza en cada clase sería la siguiente:

  1. Nos presentamos por nuestro nombre a la clase.
  2. A continuación, les contamos que venimos a jugar con ellos al juego “El tren Felipín” y que si quieren jugar con nosotros. En estos momentos puede ocurrir que alguno de los pequeños sienta inseguridad, ya que la situación es nueva. Es, por tanto, imprescindible la ayuda del docente para que se tranquilice y colabore con nosotros para la realización del juego.
  3. Empezamos diciéndoles que para iniciar el juego deben sonar tres pitidos de silbato, señal de que el tren va a comenzar a caminar. Para que asimilen bien este concepto, haremos varias pruebas e incluso probaremos otros sonidos, como el mugido de una vaca, el ladrido de un perro, el maullido de un gato, para que sepan diferenciarlos del sonido de inicio del tren.
  4. Es la hora de asignar una serie de papeles en el juego, en concreto dos figuras; la locomotora y el policía. Anteriormente habremos hablado con el docente para que designe, según el conocimiento que posee de sus alumnos, cual será la locomotora, aquel que posee una capacidad de reacción mayor, y cual será el policía, aquel que posea un mayor grado de madurez frente a sus compañeros.
  5. La idea es que, al oír la secuencia de tres pitidos de silbato, la locomotora se coloque el primero de una fila, en las proximidades de la salida del aula. A continuación, es resto de la clase, a modo de vagones, se colocan detrás de la locomotora. Por último, el policía se encarga de “colaborar” con el docente, dirigiendo a sus compañeros para que formen el tren, colocándose el último y diciéndole al profesor que el tren esta listo para salir.
  6. Después de comprobar que es posible salir del aula sin peligro, el docente comenzará la marcha del tren, comprobando regularmente la formación de la fila y siguiendo un ritmo adecuado para evitar separaciones y el llamado “efecto muelle”, causante de caídas al avanzar bruscamente mientras los alumnos se encuentran agarrados a la ropa del compañero que le preceden.
  7. Se continúa la evacuación, siguiendo el recorrido y las directrices establecidas en el correspondiente plan de autoprotección, hasta la llegada al Punto de Reunión, donde se controlará al alumnado.

A estas edades es muy importante la repetición periódica de este juego para que se realice de forma automática si, desgraciadamente, se produce una situación de emergencia. Para ello, los educadores deberán realizar este juego, ya sea sólo con su clase o en conjunto con otras, para asegurarnos de la asimilación por parte del alumnado.

Suplemento Temático: Protección Civil

Suplemento Temático: Formación y Seguridad

 


Fuente: Javier Ardila Bonilla
Fecha: 21/06/07

   Mas artículos de Javier Ardila Bonilla       Otros Expertos   

Este experto ha sido visto por 2532 personas.