Ver Suplemento Temático...


Seguridad Colectiva y Defensa Nacional.

 

 Expertos

Rafael Vidal Delgado

Coronel de Artillería(R)
Diplomado de Estado Mayor
Doctor en Historia por la Universidad de Granada

Diplomado y profesor del Master Ejecutivo en Dirección de Seguridad Global (MEDSEG)
Diplomado y profesor principal del Master Ejecutivo en Dirección de Sistemas de Emergencia (MEDSEM)
Asesor de Planificación Estratégica de Belt Ibérica, S.A.

BELT IBÉRICA S.A.
rvidal@belt.es

Hermanos de sangre en el Doce de Octubre, día de la Hispanidad


La palabra es fácil cuando existen maestros que alumbran el camino, y en este momento, en la conmemoración del Doce de Octubre por todas las naciones hispanas, es bueno traer a colación algunas reflexiones de nuestros grandes pensadores, de nuestros maestros, cuando España se debatía a principios del siglo XX en las pesadillas de su identidad.

Ortega en su "Discurso en la Institución Cultural Española" de Buenos Aires, recogido por el número 1354 de la colección Austral con el sugestivo título de “Meditación del Pueblo joven”, habla de la separación oficial, del hermetismo que el gobierno argentino había sometido a la cultura española, impidiendo su entrada en el territorio de la República, pero como expresa nuestro filósofo: “… en la persona, como en la nación, la voluntad opera sólo en la superficie: las zonas profundas del ser no le obedecen, sino que están sometidos a la inexorabilidad del destino”. La tesis sustentada tras esta reflexión es que por mucho que se quiera, oficialmente, cortar los lazos culturales que unen a los componentes de la familia española, centurias y en el caso peninsular milenios de unidad, hacen conservar inalterables los sentimientos en el alma común del pueblo.

En otras ocasiones lo he señalado, setenta años de comunismo en Rusia, intentando erradicar la idea de Dios y la religión de la mente del pueblo, terminaron en fracaso y hasta los antiguos jerarcas del régimen son despedidos en el tránsito supremo por las oraciones y ritos de los anteriormente declarados enemigos.

Lo mismo ocurre con la “Raza”. España ha alumbrado a lo largo de los siglos la comunidad de países, con la misma lengua y la misma cultura, más numerosa de la Tierra. No existe cultura que sea sentida en sus valores esenciales por más de veinte naciones. No existe lengua, que sea materna en lugares tan dispersos del Planeta. Esta es precisamente la conmemoración del Doce de Octubre, nuestra fiesta nacional y al mismo tiempo de toda la comunidad hispánica.

En 2007, nuevos lazos se han añadido a los anteriores, los de sangre, porque si hasta ahora la Madre Patria de todos era España, ahora bajo su bandera, combaten y han caído en aras de alcanzar la paz y un mundo mejor, la sangre de algunos hermanos americanos, sangre con la cual restauran a su color original el rojo de la bandera.

En la vieja piel de toro, algunos descerebrados, obviando la verdad histórica, intentan crear una nueva cultura al margen de su raíz hispana, vano intento, como fue inútil la erradicación de Dios del comunismo.

En los días previos al Doce de Octubre recibo numerosas felicitaciones del otro lado del Atlántico, felicitaciones que por supuesto no son por mi trabajo ni mucho menos, sino que son por el día de la Raza, por el día en que todos los hispanos conmemoramos que tenemos la misma cultura y la misma lengua. Sirva esta columna de felicitación nuestra para todos los que entran en www.belt.es, el Portal de los Profesionales de la Seguridad, el más visitado del mundo de la seguridad en español, desearles la mayor ventura en su trabajo y en su familia y que de una vez por todas, nuestros políticos se den cuenta que hay que presentar una voz unida, la de toda la comunidad hispánica, ante las instancias internacionales, teniendo de esta manera la resonancia que nuestra cultura se merece.

Desgraciadamente algunos pretenden erradicar la cultura en su provincianismo, sin darse cuenta que con ello remedan a la figura hispánica por excelencia, don Quijote, que atacó con su caballo y lanza los molinos de viento, creyéndolos gigantes.

Es triste contemplar que por un lado se alcanzan acuerdos para mantener la pureza del lenguaje entre todas las academias de la lengua, mientras por otro, las autoridades públicas permiten en aras de una supuesta apertura política, los intentos de separar culturalmente a los pueblos de la vieja España.

Felicidades para todos y honor para los que cayeron defendiendo la bandera de la Madre Patria.

 


Fuente: www.belt.es
Fecha: 07/10/07

   Mas artículos de Rafael Vidal Delgado       Otros Expertos   

Este experto ha sido visto por 1904 personas.