Ver Suplemento Temático...

Seguridad Corporativa y Protección del Patrimonio.
 

 Expertos

Víctor López


Coordinador General de Atlantic South City, academia de formación profesional en Seguridad

Pérdidas por robo en establecimientos de venta al público (II): el robo hormiga


Experto anterior: Pérdidas por robo en establecimientos de venta al público (I): diferencias de inventario, por Víctor López (22/10/2007)

El robo perpetrado por agentes externos es conocido como robo hormiga o mecherismo.

Es el robo que hace un consumidor en la sala de exhibición de una cadena de retailing.

A fin de evitar este tipo de robo, la atención de los empleados debe recaer sobre:

  • Cambios de productos sin factura o ticket.
  • Bolsas de aluminio escondida debajo de la ropa.
  • Carteras y bolsos pequeños.
  • Coches para bebés.
  • Diarios.
  • Paraguas cerrados. 
  • Doble forro, bolsillos escondidos.
  • Escenas montadas para distraer al personal

Los empleados deben saber identificar las alertas tempranas; mercadería removida, actitudes sospechosas, peroques vacíos o huecos en góndola, descartes o envoltorios rotos (denominados muchas veces como “muertos”) o partes de alarmas removidas son algunas de ellas.

Muchas veces, el diseño del local en sí genera condiciones propicias para el robo de este tipo, por ejemplo, la existencia de ángulos muertos o estanterías altas (que obstruyen la visión general o parcial del local).

Otras veces, las condiciones para la existencia del robo están dadas por la falta de atención hacia la mercadería exhibida, como ser mercadería no alarmada o mercadería desordenada.

Medidas de Seguridad

Los requerimientos de seguridad no son comunes a todos los establecimientos, dado que las tasas de siniestralidad varían de acuerdo a distintos factores, destacándose entre ellos el rubro al que se dedica el local y la zona en la que opera.

A continuación se enumeran las distintas medidas de seguridad a considerar, desde las más elementales y menos efectivas que puede llevar a cabo el mismo personal del establecimiento hasta la contratación de personal de seguridad especializado:

  • Saludar cordialmente a cada cliente cuando ingresa al local.
  • Preguntar a los clientes si necesitan ayuda.
  • Bolsos. Utilización de lockers y bolsas de seguridad. 
  • Mantener mostradores y góndolas ordenadas (para facilitar un conteo rápido). 
  • Regresar mercadería no vendida a su punto de exhibición. 
  • Llevar la mercadería vendida al check out o línea de cajas o acompañar al cliente hasta que se encuentre abonado el producto.
  • Limitar la cantidad de prendas que un cliente puede llevar al probador y llevar un control sobre las mismas. 
  • Preguntar a clientes que llevan tiempo prolongado en el probador si necesitan ayuda.
  • Si se trata de zapatos, sólo dar uno para que el cliente pruebe. 
  • Colocar avisos visibles exponiendo las consecuencias del robo de mercadería. 
  • Colocar los productos más baratos cerca del check out y los más caros lo más lejos posible de los accesos del local. 
  • Organizar la mercadería de tal manera que sea fácil de observar por todo el personal. 
  • Conservar libre de obstáculos el campo visual sobre el salón de venta. 
  • Mantener la mercadería lo suficientemente separada (ya sea en góndolas, peroques, etc.) para facilitar su rápido conteo y control. 
  • Instalación de espejos comunes y convexos. 
  • Evitar esquinas oscuras en el local. Instalación de iluminación. 
  • Instalación de cámaras falsas.
  • Utilizar etiquetas que simulen ser alarmas.
  • Utilizar sistema de alarmas (lavels, hard tags).
  • Instalación de CCTV. Bunker. Monitoreo remoto. Comunicación con el personal del salón.
  • Contratación de personal de seguridad.

Como podemos observar, las medidas de seguridad enumeradas no sólo fueron ordenadas en función de su complejidad, sino también en función de costos.
Son las últimas siete medidas de seguridad enumeradas las que involucran una inversión.

¿Por qué “inversión “ y no “gasto”?
Pues bien, antes de disponer la instalación de cualquier dispositivo o la contratación de personal de seguridad, debe hacerse un análisis costo beneficio.

Por ejemplo, si hablamos de un establecimiento que realiza inventarios mensuales, la contratación de un servicio de seguridad será viable en tanto y en cuanto su costo sea menor a las pérdidas atribuidas a robos determinadas en los últimos dos inventarios realizados.

Suplemento Temático: Seguridad en Centros Comerciales

 


Fuente: www.forodeseguridad.com
Fecha: Octubre de 2007

   Mas artículos de Víctor López        Otros Expertos   

Este experto ha sido visto por 2855 personas.