Ver Suplemento Temático...

Seguridad Corporativa y Protección del Patrimonio.
 

 Expertos

Rafael Vidal Delgado

Coronel de Artillería(R)
Diplomado de Estado Mayor
Doctor en Historia por la Universidad de Granada

Diplomado y profesor del Master Ejecutivo en Dirección de Seguridad Global (MEDSEG)
Diplomado y profesor principal del Master Ejecutivo en Dirección de Sistemas de Emergencia (MEDSEM)
Asesor de Planificación Estratégica de Belt Ibérica, S.A.

BELT IBÉRICA S.A.
rvidal@belt.es

El Método de Planeamiento en Seguridad (MEBELTSEG)


Belt Ibérica, S.A. hizo hace unos años un esfuerzo considerable adaptando el método tradicional de planeamiento de los estados mayores de los ejércitos al sector de las emergencias relacionadas con la protección civil.

Para los no conocedores del hacer bélico, haremos un pequeño preámbulo histórico sobre el método de planeamiento militar: Sunt-su, centenares años antes de Cristo, ya enseñaba a los que se dedicaban al arte de la guerra que todo lo tenían que efectuar siguiendo un Método, que lo plasmaba en conocer bien lo que se le ordenaba, estudiar y analizar el terreno en donde debía actuar, el enemigo con que tenía que enfrentarse y los medios disponibles, con ellos se tenía que efectuar una reflexión sobre cuáles serían las maniobras posibles y elegida una, ejecutarla con objeto de alcanzar la victoria.

Vegecio en tiempos de Roma, el marqués de Santa Cruz de Marcenado, Federico el Grande, Jomini, Clausewitz, Moltke, por citar unos pocos, dejaron escrito, casi con los mismo términos el mismo Método de reflexión.

 

Carl Philip Gottlieb von Clausewitz

Marqués de Santa Cruz de Marcenado

 

 

A principios del siglo XX, en el texto de “Arte Militar” que se impartía en las academias militares españolas, se dedicaba un extenso capítulo al “Método de Planeamiento”, terminando con: “El Método racional de llegar a la solución de los casos particulares (reales o supuestos) ha de apoyarse en el estudio de la situación, del terreno, de las posibilidades del enemigo, y de los recursos propios con un criterio puramente objetivo”.

Es decir todos los ejércitos del mundo, para planear la superación del mayor desastre que puede acaecer a la humanidad, la “guerra”, ha aplicado una metodología para superar a su favor la situación. El mundo de las emergencias ha bebido de fuentes militares, no hay más que recordar que se habla de unidades operativas, centros de operaciones, líneas de coordinación, etc., términos todos ellos castrenses.

Hasta ahora, como se ha expuesto, BELT IBÉRICA, S.A., adaptó el método planeamiento de la OTAN al mundo de las emergencias, resultando con ello el MEBELTEM, hoy su dirección de investigación, desarrollo e innovación, ha desarrollado y aplicado con éxito un nuevo método, al que ha denominado MEBELTSEG, adaptado a la seguridad corporativa, en su más amplio espectro: seguridad física, emergencia interior, catástrofes internas, autoprotección, etc.

El esquema del MEBELTSEG para un puerto y por tanto para un Plan de Emergencia Interior o de Autoprotección, sería el siguiente:


 
El mismo esquema, planteado desde la perspectiva de un centro de arte, es el siguiente:


 
Veamos sucintamente las distintas partes del método:

Si consultamos el concepto de “misión” veremos que surgen miles y miles de definiciones, precisamente porque en cada ámbito que nos movemos existe dicho concepto, hay por ejemplo una misión en la vida de cada persona, en la empresa, en las organizaciones, en la política, en las religiones, etc. Ante un proyecto de seguridad, la misión no es tan explícita como se podría suponer, sino que se encuentra en la política de seguridad del organismo titular de la instalación de la que se pretende efectuar el plan de seguridad, y también se encuentra en la legislación vigente, en la normativa del ayuntamiento, en las características del lugar, etc. De este estudio de la misión debe darse respuesta clara a las preguntas: ¿Qué debemos hacer? ¿Quién lo debe hacer? ¿Para qué hay que hacerlo? ¿Dónde hay que hacerlo? y ¿Cuándo se debe hacer?, al mismo tiempo que debemos de tener en cuenta las limitaciones, servidumbres y vulnerabilidades que deberemos aceptar.

Al estudiar el “ambiente” se debe conocer el contexto territorial donde se ubica la instalación, analizándose la repercusión social de una emergencia en el mismo, las peculiaridades de los empleados y visitantes a la instalación, las autoridades, la responsabilidad social corporativa del organismo titular, etc. También de una forma general su situación geográfica, atendiendo a aspectos de infraestructuras próximas, gobierno local, meteorología habitual en la zona, etc. Con ello tendremos una idea clara del ambiente en que se desarrollará el trabajo para el diseño del Plan de seguridad y su futuro.

Tras el ambiente, estudiaremos el “terreno”, tanto circundante a la instalación como interiormente, analizaremos las vías de acceso, las de evacuación, los puntos y zonas claves y otros aspectos espaciales que por la brevedad de la columna no podemos enumerar.

El estudio y análisis de los “riesgos” es obligado y normal en todo estudio de seguridad, pero el MEBELTSEG hace algo más, interrelaciona los riesgos con el terreno y extrae conclusiones de las consecuencias de cada uno de ellos en las distintas zonas de la instalación. Con esta comparación se pueden desechar riesgos por incidir escasamente en la instalación, reflejándose la misma en dos facetas: la protección de las personas y los bienes y la continuidad del negocio.

A continuación se efectúa un estudio de los “medios” disponibles o a implantar para proporcionar la seguridad o autoprotección necesarias, pero también como en el caso anterior el MEBELSEG hace algo más, interrelacionando los medios con el terreno, y extrayendo conclusiones sobre el comportamiento de esos medios en determinadas zonas. Esta confrontación nos ayudará a incidir sobre unos medios sobre otros e incluso rechazar algunos por poco rendimiento para la seguridad futura.

Con todo el análisis anterior se elaboran unas “líneas de acción”, que podrían definirse como formas esquemáticas de cumplir la misión de proporcionar la seguridad que necesita una instalación. Estas Líneas de Acción se confrontan y comparan con el terreno y los medios, estableciendo para ellos unos parámetros de referencia que se puntúan numéricamente, resultando de ello una Línea de Acción con mejor eficacia y eficiencia que las demás.

También puede con las Líneas de Acción resultantes del análisis de la primera parte del MEBELTSEG, plantearse un DAFO, relacionando y puntuando numéricamente las debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades de cada una de ellas, resultando una más eficaz y eficiente que las demás, eligiéndose como definitiva.

Es aconsejable, para confirmar la bondad de la Línea de Acción a elegir, simultanear las dos opciones anteriores de análisis, sirviéndonos en caso de coincidencia para aceptar como definitiva la Línea resultante y en caso contrario para revisar el proceso.

La Línea de Acción elegida se “viste”, es decir se completa en todos sus apartados de acuerdo con la legislación que ampara el plan de seguridad. Por ejemplo si es un Plan de Autoprotección se hará de acuerdo con su Norma Básica; si es un hospital, un puerto, aeropuerto, centro escolar, etc., de acuerdo con su legislación específica.

El MEBELTSEG es un proceso mental que debe emplearse para planificar con mucho tiempo, plasmándose todo ello por escrito, o con poco tiempo, desarrollándose todo en el pensamiento del que planifica.

El ejemplo del soldado que he puesto reiteradamente a mis alumnos del Master Ejecutivo en Dirección de Seguridad Global de la Universidad Europea de Madrid y BELT IBÉRICA, S.A., creo que puede servir para reflejar su bondad:

Imaginemos un soldado que se encuentra detrás de una roca frente al enemigo. El cabo de su escuadra (un cabo manda sobre cuatro o cinco soldados o soldadas) le ordena avanzar hasta otra línea que se encuentra a diez metros a vanguardia para desde ella apoyar la progresión de los compañeros de la escuadra que se encuentran a la derecha del cabo. El soldado, asume la misión que se le encomienda, luego analiza rápidamente el ambiente en que se encuentra: lluvia, calor, humedad, viento, etc.; a continuación asoma su cabeza primero por un lado y luego por el otro de la roca y observa el terreno: unas matas, unas piedras, una pequeña hondonada, etc.; analiza los riesgos a los que se enfrenta: por la derecha ha visto un tirador enemigo, por la izquierda una ametralladora, de cuando en cuando caen morteros, pero siempre en una zona determinada, etc., viendo la incidencia de estos riesgos en el terreno circundante; posteriormente, efectúa un recuento de los medios de que dispone: fusil, municiones, protección contra gases, granadas de mano, etc., haciendo lo mismo que con los riesgos en lo que respecta al terreno; con todo ello establece varias líneas de acción: puede ir por la derecha corriendo y protegiéndose en una pequeñas rocas, puede hacerlo por la izquierda arrastrándose al amparo de un regatón, puede salir hacia el frente … Estas líneas de acción las confronta y compara mentalmente y a continuación decide, ejecutando el movimiento.

BELT IBÉRICA, S.A., ha realizado varios planes en el sector de la seguridad siguiendo el método MEBELTSEG, teniendo la pretensión de seguir haciéndolo en el futuro, mejorándolo de acuerdo con la experiencia y las lecciones aprendidas.

BELT IBÉRICA, S.A. estableció como uno de sus factores claves y elemento diferenciador con la competencia, el asumir en cierta manera el liderazgo intelectual del sector, siendo esta metodología una forma de llevarlo a cabo.

Suplemento Temático: Los nuevos retos del Director de Seguridad

 


Fuente: Rafael Vidal Delgado
Fecha: 20/06/08

   Mas artículos de Rafael Vidal Delgado       Otros Expertos   

Este experto ha sido visto por 6561 personas.