Ver Suplemento Temático...


Seguridad Colectiva y Defensa Nacional.

 

 Expertos

Antonio Jordá Palacio

Coronel de Artillería en la Reserva
Ex-Agregado Militar en la Embajada de España en Argelia

Analista de relaciones internacionales
Asesor del Departamento de Seguridad Pública y Protección Civil
Belt Ibérica S.A.

Cervantes, Argel y la Armada Española


Cuando mencionamos a Miguel de Cervantes y lo relacionamos con la Armada Española, siempre nos viene a la mente ese soldado de 24 años que, formando parte de la Compañía de Diego de Urbina, embarcado en la galera “MARQUESA”, recibió dos impactos de arcabuz en el pecho y un tercero en su mano izquierda que le quedaría inútil, aquel domingo 7 de octubre de 1571 en la batalla de LEPANTO.

Efeméride que pondría fin a la hegemonía naval de los turcos y renovarían las esperanzas marítimas de la Europa cristiana.

Cervantes, gravemente herido, regresó con la flota vencedora e ingresó en el hospital de la ciudad de MESINA, donde tras varios meses de recuperación, se incorporó, abril de 1572, al servicio activo, promovido como “soldado aventajado”, lo que le supuso ingresar tres Ducados al mes.

En el invierno de 1574 se reúne con su hermano Rodrigo y dio por finalizada su carrera militar. Este abandono, quizás, estuvo motivado, tanto por la ausencia de nuevas campañas como por la preocupante situación económica en que se encontraba su familia.

Poco se imaginaba, cuando en compañía de su hermano, abordaba la fragata “EL SOL” rumbo a BARCELONA, el largo período de tiempo y los avatares que le tocaría vivir antes de regresar a su querida patria. En efecto, una fuerte tormenta separó la fragata de las otras tres naves con las que navegaba, lo que la hizo una presa fácil para los corsarios argelinos que bajo el mando de ALBANAIS DALI MAMI, antiguo cautivo convertido al Islam, la abordaron en las inmediaciones de las costas de PROVENZA.

Los cinco años siguientes, muy a su pesar, los pasaría en ARGEL. En esta época, final del siglo XVI, según los historiadores, eran unos 25000 los cristianos cautivos. Relata EMANUEL DE ARANDA que, en una sola prisión había alrededor de 550 esclavos, los cuales hablaban mas de  22 lenguas diferentes. Por su parte los habitantes de ARGEL hablaban el árabe, el berebere y entre las clases dirigentes el turco.

CERVANTES paso a depender del DEY HASSAN BACHA, el cual sentía por él un gran aprecio, lo que demostró en sucesivas ocasiones. Durante su cautividad, nuestro Miguel de Cervantes, intentó escapar en cuatro ocasiones, lo cual estaba penado con la muerte o la mutilación, pero su Señor le perdonaba en cada ocasión, algunos lo aducen a la pena que sentía por ser manco, otras versiones, las árabes, dicen que BACHA habría adivinado que este hombre, de gran dignidad, estaba llamado en un futuro a ocupar un destino excepcional. Lo probable es que el DEY le diese una gran importancia a nuestro CERVANTES por las cartas que llevaba encima cuando fue apresado, cartas de recomendación de don Juan de Austria para obtener un trabajo de cierto privilegio a su llegada a ESPAÑA. Lo que ocasionó que solicitase un enorme rescate por su persona, nada menos que Quinientos ESCUDOS de oro.

Cerca de la colina que alberga actualmente el Monumento a los Mártires y que ocupa lo que en su día era el Palacio del DEY, en el barrio denominado EL HAMMA, se encuentra el Bulevar de CERVANTES y frente al número 76A del mismo la llamada “Gruta de Cervantes”. Esta cobra su protagonismo en la segunda tentativa de huida, la cual concibió y ejecutó él mismo.

Aprovechándose de la liberación de su hermano RODRIGO, después de pagar el rescate, le encargó que volviese unos meses mas tarde con una fragata para rescatarle a él y a otros compañeros de cautiverio.

El plan era el siguiente: siete meses antes de la fecha fijada, quince esclavos cristianos se escapaban de su lugar de detención. Es necesario aclarar que los esclavos no estaban todo el día encadenados, gozaban de cierta libertad de movimientos para poder cumplir los trabajos que sus amos les asignaban. La evasión se realizaría por etapas, primero sus amigos debían desaparecer para hacerse olvidar, después se reuniría con ellos, justo una semana antes de que llegase la embarcación para salvarles, en una gruta definida con anterioridad situada a las afueras de la ciudad y frente al mar.

Durante todo el tiempo de evasión, sus compañeros, escondidos en una zona boscosa de las inmediaciones, recibían alimentos por un nativo de Melilla convertido al Islam, apodado EL DORADOR, el cual acabaría traicionándoles y haciendo fracasar el plan de fuga.

La tarde acordada del mes de septiembre del año 1577, el barco vino pero, EL DORADOR, que debía asegurar el enlace con los evadidos, no se presentó y además puso en conocimiento de HASSAN el plan de fuga y el lugar de su refugio. El ruido de los cascos de los caballos de sus captores puso fin a la aventurera huida. Esto les supuso cinco meses de encarcelamiento en uno de los múltiples “baños de Argel” (prisiones de la época situadas en la Baja Casbah).

Mas tarde, en mayo de 1580 y tras dos nuevos fallidos intentos de fuga y previo pago del rescate, entregado personalmente por Fray JUAN GIL, procurador general de la Orden de la trinidad, Miguel de Cervantes, es puesto en libertad hacia el mes de septiembre del mismo año.
 
Esto es, en extracto, un resumen de las vivencias de CERVANTES en ARGEL, conocidas en mas o menos profundidad por gran parte de los españoles. Lo que no es tan conocido es que, años mas tarde, en el mes de marzo de 1887, el Almirante, Jefes y Oficiales de una Escuadra Española, a su paso por Argel, quiso conmemorar este cautiverio y colocó una placa en la cueva que sirvió de refugio al autor del QUIJOTE en 1577.

Hacia los años veinte del siglo pasado, la colonia española acondicionó la zona, colocando un monolito y una fuente en las inmediaciones de la cueva, los cuales todavía existen. Con ocasión de los disturbios acaecidos en ARGELIA, en 1988, la plaza, el monolito, la cueva y la placa sufrieron grandes deterioros y hoy en día son el entorno no es nada seguro y se encuentra lleno de basuras.

Dos españoles, que trabajaban en nuestra embajada, recuperaron la mencionada placa en un vertedero en el año 1999. Actualmente, esta, se encuentra en el despacho del Agregado de Defensa a la Embajada de España.

Su actual localización ,aunque segura, no debe ser su sitio, ya que al ser una placa, su destino debe ser en un lugar que la gente la pueda contemplar, que para ello fue elaborada y entregada.

Mientras persistan las actuales condiciones de inseguridad y suciedad del Bulevar CERVANTES, la placa, entregada por la Armada Española, se podría colocar en la sede del Instituto CERVANTES de ARGEL, que se encuentra en una antigua iglesia española en el centro de la capital.

La idea, el lugar y el entusiasmo ya están expresados y expuestos, queda la decisión de la Superioridad de volver a colocar con solemnidad y en lugar destacado el recuerdo que aquellos oficiales de nuestra Armada entregaron hace ciento quince años.

Placa colocada por la Armada Española en 1887, en la Cueva que le sirvió de refugio a Cervantes en su intento de escapar.

Leyenda que figura debajo de la placa:

Esta placa situada en la cueva que sirvió de refugio a Cervantes, fue rescatada, por personal de esta Embajada de España, de una destrucción segura.

A la espera del traslado a su definitivo y digno emplazamiento, se coloca provisionalmente en los locales de la Agregaduría de Defensa.

 


Fuente: Antonio Jordá
Fecha: Junio/02

   Mas artículos de Antonio Jordá Palacio       Otros Expertos   

Este experto ha sido visto por 2149 personas.