Ver Suplemento Temático...


Seguridad de la Información y Protección de Datos.

 

 Expertos

Fernando de la Cuadra


Director de Educación de Ontinet.com

Enseñar con ordenadores, educar en seguridad


Cuando se piensa en la seguridad de un sistema informático, hay muchos elementos que vigilar: intrusiones de extraños, confidencialidad de los datos, ataques por malware… Y eso si es un ordenador pensado para un adulto. Sin embargo, cuando el ordenador va a ser utilizado por un niño, la seguridad debe elevarse mucho más.

El reciente anuncio del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, sobre la dotación de más de 400.000 ordenadores para alumnos de 5º de Primaria a partir del próximo curso escolar 2009-2010 abre el debate sobre cómo debe protegerse a los jóvenes usuarios de estos equipos. Y no sólo por los peligros que sufriría cualquier internauta, sino porque la ley tiene un cuidado especial con los menores.

¿Qué puntos debemos tener en cuenta a la hora de proteger un ordenador y cuáles debemos reforzar por ser su usuario un menor?

  1. Gestión de usuarios. Todos los sistemas operativos permiten en la actualidad la creación de múltiples usuarios que pueden llevar a cabo funciones distintas en el sistema. No es extraño encontrar muchos sistemas en los que cualquier persona que se pone delante tiene permisos suficientes para administrarlo, lo que puede tener consecuencias catastróficas. En un sistema para uso infantil, el usuario nunca debe ser administrador, y el administrador debe poder tener acceso a todo lo que el niño haga, por lo que deben establecerse logs y vigilarlos frecuentemente.
  2. Seguridad de los datos personales. Hoy en día el malware ha sido reorientado para robar los datos de los usuarios, fundamentalmente de sus tarjetas de crédito y otro tipo de información que pueda dar algún beneficio económico a los creadores. ¿Qué beneficios podrían obtener de un ordenador usado por un niño? Evidentemente, beneficio económico directo, no, pero sí que pueden ser víctimas de engaños para obtener contraseñas de Twitter, Facebook y otros sistemas similares para posteriormente llevar a cabo otros engaños.
  3. Protección contra malware. Debe ser uno de los elementos básicos de la seguridad del sistema. Uno de los grandes problemas en cualquier ordenador (y desde mucho antes de que Internet irrumpiera en los hogares) es el del código malicioso, y los ordenadores infantiles no son una excepción. Más aún, son sistemas que pueden ser víctimas muy fáciles. Si a un adulto se le puede engañar con un mensaje de correo electrónico y un enlace a una página con código malicioso, engañar a un niño es igual de sencillo. La seguridad deberá ser lo suficientemente efectiva para poder eliminar todo el malware al que pueda enfrentarse y además no dar ningún falso positivo. Un mensaje alertando de la presencia de un virus en el equipo puede causar rechazo en el niño, por lo que el interfaz debe estar previsto para que sea sencillo e incluso pasar absolutamente desapercibido para el niño, sin alertas ni mensajes que no puedan entender.
  4. Rapidez y comodidad. A un niño que se le pone un ordenador delante sin que el niño quiera (puede ser en el colegio, por ejemplo), se le está obligando a realizar una actividad, y al igual que en cualquier otra, debe tener los mecanismos adecuados para evitar el rechazo y la frustración en la realización de la actividad. Si el niño se encuentra con un ordenador lento, que no responde a sus expectativas, rechazará el sistema por simple aburrimiento. Reconozcámoslo, los mayores causantes de la lentitud de los ordenadores son los antivirus, así que debe seleccionarse una protección que no sobrecargue el sistema ni produzca esperas innecesarias a la hora de usar el ordenador.
  5. Formar al niño en el uso correcto del sistema y en técnicas de seguridad. Educar en el mundo digital no sólo es enseñar a manejar procesadores de texto, a hacer dibujos y a navegar por Internet, sino inculcar hábitos y técnicas de trabajo seguro, responsable y productivo. Que un niño aprenda desde pequeño a trabajar adecuadamente servirá en el futuro para tener una sociedad mucho más segura en Internet.

Como vemos, el hacer que un ordenador sea “para niños” no es ni mucho menos una tarea sencilla. Es complicado para adultos, por lo que hacer un ordenador “infantil” no es una tarea más fácil, sino más compleja. Y es una tarea de todos y en la que todos los actores debemos implicarnos para poder completarla con éxito. Es importante introducir sistemas informáticos en las aulas, enseñar con ordenadores. Pero no hay que olvidar educar a los usuarios en su uso seguro.

Suplemento Temático: Formación y Seguridad

 


Fuente: Eset
Fecha: 21/05/09

   Mas artículos de Fernando de la Cuadra        Otros Expertos   

Este experto ha sido visto por 1314 personas.