Ver Suplemento Temático...


Dirección y Gestión de la Seguridad Global.

 

 Expertos

Rafael Vidal Delgado

Coronel de Artillería(R)
Diplomado de Estado Mayor
Doctor en Historia por la Universidad de Granada

Diplomado y profesor del Master Ejecutivo en Dirección de Seguridad Global (MEDSEG)
Diplomado y profesor principal del Master Ejecutivo en Dirección de Sistemas de Emergencia (MEDSEM)
Asesor de Planificación Estratégica de Belt Ibérica, S.A.

BELT IBÉRICA S.A.
rvidal@belt.es

La contrainteligencia, el escudo de la organización


A lo largo de diversas columnas se han tratado temas que para las organizaciones representan un “alto valor añadido”, dado que con poco se pueden obtener grandes beneficios. Hemos escrito sobre Inteligencia Competitiva (“Competitive Intelligence”), utilísima para conocer el entorno en que se desarrolla nuestra actuación, los mercados, las amenazas, etc., pero debemos pensar que lo mismo que nosotros queremos conocer, nuestros competidores e incluso grupos antisociales, quieren también conocer de nosotros, teniendo por lo tanto que constituir un “escudo” a nuestra organización que la oculte a todos esos intentos, realizándose esta acción con las técnicas de la Contrainteligencia, a la que también damos el adjetivo de Competitiva, porque uno de sus principales fines es preservarse de la competencia.

El objetivo, pues, de la Contrainteligencia es blindar nuestra empresa ante la competencia y otros grupos antisociales, pudiéndose definir como el conjunto de actividades destinadas a anular las acciones de inteligencia hostiles de la competencia y a proteger la información y el material clasificado propios.

En una página de Internet: www.intelilgenciayseguridad.com, al exponer el caso de un topo de-ntro de la CIA, que estuvo más de diez años trabajando para la extinta Unión Soviética, se reco-ge:

“La contrainteligencia es la parte defensiva de la Inteligencia y un componente fundamental del sistema de seguridad de las organizaciones, cuya función se expresa en un conjunto de actividades dirigidas y coordinadas que tienen como propósitos detectar, identificar, disuadir, contrarrestar, neutralizar o revertir los esfuerzos de obtención de información por parte de otro servicio extranjero.

Para la realización de actividades de contrainteligencia se requiere de personal instruido y motivado que domine disciplinas básicas pero que, sobre todo, conozca detalladamente la organización para la que trabaja. Asimismo, es fundamental desarrollar a todos los niveles del servicio de inteligencia u organización, una amplia difusión de los peligros que significan las actividades de espionaje hostiles, la importancia de mantener una actitud vigilante frente a hechos, acciones, actitudes o circunstancias que puedan ser indicios o favorecer la actividad de espionaje contra la organización, así como la necesidad de cumplir estrictamente con las normas de seguridad y compartimentación. Esto sólo se logra sobre una base fuerte de compromiso real de los miembros con su servicio u organización”.

En el Master Ejecutivo en Técnicas Militares Aplicadas a la Dirección de Empresas (METMADE), se trata con la suficiente amplitud el tema de la contrainteligencia, uniéndola al de seguridad, dado que en muchas organizaciones civiles, han creado un departamento de “Seguridad y Contrainteligencia” y en otras se encuentra unido a la inteligencia, denominándose departamento de “Seguridad, Inteligencia y Contrainteligencia Competitivas”.

Esta unión con la seguridad tiene su importancia, dado que el Director de Seguridad, hasta hace poco tiempo, situado en un tercer o cuarto nivel organizativo, pasa al segundo nivel, dado que es el elemento que más puede hacer por el futuro de la organización. Se puede argüir que un Director de Seguridad no entiende de economía, de producción, de nuevas tecnologías, etc., pero de lo que verdaderamente entiende es de organizar unos eficaces sistemas de seguridad, de inteligencia y de contrainteligencia, incluyéndose dentro de los mismos los necesarios analistas, verdaderos expertos en esas materias, que son los que elaborarán los correspondientes estudios útiles para la toma de decisiones.

¿Cuáles son los objetivos de la Contrainteligencia Competitiva? Sin querer ser exhaustivo, podrían ser:

  • Impedir las pérdidas de información sensible.
  • Evitar que las medidas impuestas perturben el funcionamiento y el flujo de información de la empresa.
  • Disuadir a los atacantes (profesionales de inteligencia competitiva) de tentativas posteriores.
  • Detectar las tentativas de apropiación de información confidencial.
  • Establecer pruebas, en caso de un proceso penal, contra los que han utilizado métodos ilegales.
  • Proporcionar seguridad física a la organización y protección a sus directivos (contravi-gilancia).

Quedan muchas cosas por definir en este campo: ¿cuál es el proceso de la Contrainteligencia? ¿Cómo se organiza un sistema de Contrainteligencia? y ¿Cuáles son las técnicas de la Contrain-teligencia?

La utilidad del METMADE es la aplicación de técnicas militares a la gestión empresarial. La Con-trainteligencia Competitiva es una muestra de que su transposición redunda en altos beneficios para la organización que quiere asumir un sistema de estas características.

 

Suplemento Temático: Los nuevos retos del Director de Seguridad

 


Fuente: Rafael Vidal Delgado
Fecha: 19/10/09

   Mas artículos de Rafael Vidal Delgado       Otros Expertos   

Este experto ha sido visto por 2976 personas.