Ver Suplemento Temático...

Seguridad Corporativa y Protección del Patrimonio.
 

 Expertos

Rafael Vidal Delgado

Coronel de Artillería(R)
Diplomado de Estado Mayor
Doctor en Historia por la Universidad de Granada

Diplomado y profesor del Master Ejecutivo en Dirección de Seguridad Global (MEDSEG)
Diplomado y profesor principal del Master Ejecutivo en Dirección de Sistemas de Emergencia (MEDSEM)
Asesor de Planificación Estratégica de Belt Ibérica, S.A.

BELT IBÉRICA S.A.
rvidal@belt.es

Credibilidad para la superación de una crisis: la situación de crisis en 2010


Hace muchos años, en una revista de la OTAN que trataba monográficamente el tema de crisis, se recogía en un artículo unas manifestaciones suscritas por un oficial canadiense, que decía que una organización se encuentra en crisis cuando la población y los medios de comunicación así lo señalen, dando énfasis a la “comunicación de crisis”.

He sido siempre enemigo de identificar superación de crisis con comunicación pública, dado que esta es únicamente una de las funciones que debe desarrollar todo sistema de crisis, muy importante es verdad, pero inoperante sino se ponen en marcha medidas restauradoras de la normalidad, o no se dispone de una información permanente sobre la situación.

 

Sin embargo en la crisis financiera que aflige a nuestro estado del bienestar, recogemos las noticias que todas las grandes economías, de los países occidentales, están saliendo de la recesión, menos España. Las medidas que han tomado los distintos estados no las conocemos, simplemente recibimos a través de los medios un aldabonazo de la credibilidad con que sus equipos económicos, confirmado por organismos internacionales independientes, afirman que así está ocurriendo.

 

¿Qué ocurre en España? Conocemos, aunque de una forma deslavazada, las medidas que está tomando el Gobierno: fiscales, de apoyo al empleo, de ayuda para el desempleo, préstamos a las entidades de crédito y un largo etcétera. Existe también una comunicación pública, del propio Presidente, de la Vicepresidenta económica y de los ministros, anunciando “brotes verdes”, “el paro no superará los cuatro millones”, “en el 2010 se saldrá de la recesión” y otras manifestaciones, expuestas en distintos fotos, sin que lleguen a calar con credibilidad ante la opinión pública, por supuesto ni siquiera ante los medios, dándose el caso paradójico que hasta un diario próximo a las tesis gubernamentales, critica actualmente la situación. No solamente sucede lo anterior, sino que se pretende corregir las predicciones de un órgano tan competente como el Fondo Monetario Internacional, los cuales han evaluado la situación de crisis en cada estado y parece ser que han fallado en el español.

 

Los principios fundamentales de la comunicación de crisis son la VERACIDAD y la CREDIBILIDAD y, desgraciadamente, hasta la fecha las declaraciones del Gobierno no se han basado en los mismos.

 

¿Entonces tiene razón la oposición española? Tampoco, porque les ha faltado basarse en los mismos principios, sus propuestas de superación de la crisis no han sido “sentidas” por la población, al revés, en ocasiones la opinión pública ha percibido un ataque a las clases más desfavorecidas, que tenían que apretarse el cinturón, mientras los más pudientes seguían igual.

 

Si persiste esta situación de falta de credibilidad ante los mensajes gubernamentales y de la oposición, la crisis permanecerá e incluso se ahondará, porque no habrá estímulo al consumo; los empresarios no tendrán confianza, por lo que no invierten; la economía sumergida no emergerán; las gentes ahorrarán, pero enterrarán el dinero en sus casas; y el pesimismo se hará más profundo en todas las clases sociales. De esta manera, evidentemente se saldrá de la crisis, no puede ser eterna, pero en el 2012 y en el 2013, cuando nuestra economía se encuentre en la franca inferioridad que lo estaba a principios de los ochenta con la reconversión industrial.

 

¿Hay remedios ante tanto mal? Las medidas son drásticas, pero efectivas, los dos líderes políticos, tanto don José Luis Rodríguez Zapatero, como don Mariano Rajoy, han perdido la confianza de los españoles, y por mucho que sus incondicionales digan lo contrario, son un lastre para la salida económica de la crisis.

 

La división de los españoles en dos, con un porcentaje del 50% para cada uno, no es un remedio, al revés es un problema, porque se salga antes o después del pozo financiero, nos seguirá faltando credibilidad para crecer y crecer. La generación de empleo necesita que superemos el 3% de crecimiento anual y los organismos internacionales ni siquiera lo predicen para España, por lo que “largo lo fían”.

 

Ante los grandes retos los partidos políticos tienen que buscar sus puntos de encuentro y no presentar siempre los de confrontación. Nuestro Rey, Don Juan Carlos (q. D. g.), es como la voz que clama en el desierto, preconizando siempre lo que nos une y no lo que nos separa, pero los políticos, desgraciadamente la clase “social” (en eso son percibidos por los españoles), no lo entienden de esta manera y siguen enzarzados en sus dialécticas.

 

Es duro decirlo, pero estoy seguro que el día que don José Luis Rodríguez Zapatero y don Mariano Rajoy, dejen de influir en los destinos de España, nuestra nación recibirá un mensaje de credibilidad y en ese momento, el pueblo siempre inteligente y sensato, percibirá que el final del túnel ha llegado a su fin y la paz y tranquilidad social permitirán que la economía mejore, que el trabajo sea abundante, que los empleados muchos y que en fin nuestra vieja nación regresa a la senda de las grandes economías mundiales de las que ahora se aleja.

 

Suplemento Temático: Los nuevos retos del Director de Seguridad

 


Fuente: Belt Ibérica, S.A
Fecha: 09/02/10

   Mas artículos de Rafael Vidal Delgado       Otros Expertos   

Este experto ha sido visto por 1560 personas.