Ver Suplemento Temático...


Seguridad Pública y Protección Civil.
Nuevas Tecnologías Aplicadas a la Seguridad.

 

 Expertos

Ramón Darias Domínguez

Licenciado en Geografía por la Universidad San Cristóbal de La Laguna (Tenerife)


Sistemas de Información Geográfica (SIG) y su aplicación a la labor policial


Los SIG nacen en 1966 con un estudio sobre los usos del suelo en Canadá, proyecto que se enmarca en un nuevo contexto científico-metodológico que se caracteriza por el triunfo de la revolución cuantitativa en las Ciencias Sociales. Desde entonces, esta tecnología no ha hecho más que desarrollarse, hasta alcanzar altas cotas de eficiencia, auspiciada sin duda por el desarrollo y abaratamiento de la tecnología informática y la profesionalización de los técnicos encargados del desarrollo y ampliación de estas aplicaciones de gestión.

Los Sistemas de Información Geográfica (SIG) son potentes herramientas de almacenamiento, gestión y análisis de datos espaciales, capaces de trabajar con un ingente volumen de información. Organismos como el Nacional Center for Geographic Information and Analisis (NCGIA) de USA los define como; “Sistema de hardware, software y procedimientos elaborados para facilitar la obtención, gestión manipulación, análisis, modelado, representación y salida de datos espacialmente referenciados, para resolver problemas complejos de planificación y gestión” (1990). Estos atributos, unido al hecho de que los análisis efectuados tienen una plasmación espacial, gracias al uso de cartografía digital, posibilitan innumerables aplicaciones enfocadas al estudio y prevención de la criminalidad, así como de apoyo a otras labores policiales.

Se desprende de esta definición que los SIG son potentes herramientas de trabajo, capaces de manejar un basto volumen de información geográfica (entendida ésta como aquella que se puede representar en el espacio) y que da repuesta a un sinfín de interrogantes que facilitan la búsqueda de soluciones a problemas concretos. Este tipo de tecnología ha sido ampliamente utilizada en el desarrollo de proyectos de planificación urbanística, el catastro, infraestructura de transporte y otras infraestructuras básicas, riesgos naturales, impacto ambiental, demografía, análisis de mercdos (geomarketing), etc.

Los SIG trabajan creando capas de información geográfica, representadas gracias a la cartografía digital, en donde se plasman elementos diversos, capas que pueden superponerse y cruzar la información contenida en cada una de ellas, dando como resultado nuevas capas fruto de esos análisis multivariables. A estos elementos representados en la cartografía se les asocia una base de datos alfanumérica en donde se recogen los atributos o características de los mismos.

Figura 1: Secuencia de trabajo de un SIG

 

¿De que se compone un SIG?

La siguiente cuestión a la que hay que dar respuesta es qué es lo que necesitamos a la hora de crear un SIG para que éste funcione de manera óptima. Cinco son los elementos fundamentales que todo Sistema debe tener para garantizar su éxito: hardware, software, datos, usuarios y procedimientos de trabajo.

El hardware, compuesto por el ordenador/es de trabajo y sus periféricos, tanto de entrada (introducción de datos) como de salida (plasmación de datos y análisis para la presentación final). En este sentido, se puede funcionar desde un ordenador personal hasta grandes servidores que centralizan toda la información disponible.

El software son los diversos programas que utilizamos para crear y gestionar que utilizamos para crear y gestionar que utilizamos para crear y gestionar nuestro sistema, no solo incluye el programa específico SIG, sino además toda una serie de programas y aplicaciones que redundan en la eficacia y operatividad del anterior (sistema operativo, programas de base de datos, estadísticos, de procesamiento de imágenes, texto, etc.).

Los datos son parte fundamental de sistema, estos se almacenan en bases de datos que se relacionan a la cartografía digital. Un análisis será más certero y las propuestas a partir del mismo más acertadas cuanto mejor sean los datos disponibles para el mismo. Por ello, hay que ser minuciosos a la hora de recoger la información, mecanización de la misma y posterior análisis, siendo necesario para todos estos procesos establecer procedimientos de trabajo estandarizados y sistemáticos que reduzcan los sesgos que pueden producirse al trabajar con fuentes de datos deficitarias. Sin duda éste es el apartado donde la situación de partida de la Guardia Civil es inmejorable gracias a la labor del proyecto SIGO, ya que resultaría relativamente sencillo vincular la mayor parte de los datos del proyecto a una cartografía digital. Hay que recordar que SIGO es en definitiva una gran base de datos relacional.

Los usuarios, entendidos éstos como los técnicos que diseñan y gestionan el sistema como los destinatarios finales de los servicios que éste aporta. Se consideran una pieza clave de un SI ya que son los encargados de desarrollar los procedimientos y definir las tareas.

Los procedimientos son todos aquellos protocolos de trabajo necesarios para sistematizar, organizar y unificar el trabajo, cuestión importante si se tiene en cuenta la gran cantidad de personas que participan en el desarrollo de un proyecto de este tipo.

Figura 2: Elementos de un sistema de información geográfica.

 

El empleo de herramientas geográficas en la labor policial.

El uso de información geográfica en la labor policial va cada día en aumento y no solo ya con unas chinchetas clavadas sobre un plano en papel en donde se representaban ciertos hechos delictivos de interés para una determinada investigación. El desarrollo de la técnica ha permitido que el ingente volumen de información disponible pueda sistematizarse y estar a disposición para su uso de manera bastante asequible, en forma de informes, cartografía o aplicaciones informáticas, éstos pueden representar un diagnóstico de la situación actual, una evolución histórica e incluso, en base a ello, el desarrollo de modelos predicativos.

Bien es verdad que siempre se ha utilizado el saber geográfico en su utilidad práctica, aunque los elementos analíticos desarrollados en los últimos años han facilitado y ampliado los procedimientos de trabajo, obteniendo resultados hasta entonces impensables. Una de las obras que ha marcado un hito acerca del uso de la geografía con fines geopolíticos y estratégicos es el libro “ La Geografía: una arma para la guerra” (1977) de Yves Lacaste. En él se recogen cuestiones que hasta ese momento no se habían planteado de esa manera, así el autor nos habla del análisis geográfico como “aquella práctica del análisis del espacio, tanto fundamentalmente para la dirección de la guerra como para la organización del Estado y la práctica del poder. Estos diferentes análisis geográficos, estrechamente unidos a unas prácticas militares, políticas y financieras, constituyen lo que se puede denominar la geografía de los estados mayores”. Elementos que surgen en una época en donde la ciencia geográfica era considerada una compilación de conocimientos sin utilidad alguna y que se mantenía en los diferentes niveles educativos por la inercia de unos sistemas de enseñanza caducos.

En la actualidad, el desarrollo y empleo de herramientas geográficas en diversos ámbitos es abundante. Además de ello, se vienen desarrollando en los últimos años SIG policiales a escala local, ya sean genéricos, dedicados al estudio de la criminalidad o para resolver una problemática específica (el mayor número de éstos últimos se utilizan para gestionar lo relacionado con el tráfico y la accidentalidad en la carretera). También son destacables algunas herramientas geográficas, no siendo éstas SIG propiamente dichas pero de mucho interés, como son los servicios que se ofrecen a partir de la tecnología desarrollada por GoogleMaps, a través de los “mashups”, en donde se entremezclan varios contenidos Web. (Revista de la Guardia Civil, septiembre 2008). Este tipo de servicios Web tiene ciertas limitaciones analíticas, aunque no deja de ser sumamente atractivo su uso.

En la figura 3 se sistematiza gran parte de las aplicaciones y usos de los Sistemas de Información Geográfica a la labor policial. Aplicaciones que se agrupan en tres grandes grupos, aunque pudieran ser muchos más, atendiendo con especial interés a la organización y la labor de la Guardia Civil.

Figura 3: usos potenciales SIG

 

Tal y como hemos ido viendo a lo largo de este artículo, son muchas las potencialidades que el desarrollo de este tipo de tecnología puede ofrecer, no en vano muchos países y entidades locales comienzan a ofrecer este tipo de herramientas a sus Cuerpos y Fuerzas de Seguridad, dando como resultado la optimización de los recursos del Cuerpo y mejorando los niveles de efectividad y de servicio al ciudadano.

 

Referencias Bibliográficas

  • Gutiérrez Puebla, J.; Gould, Michael (2000), “SIG: Sistemas de Información Geográfica”, Colección Espacios y Sociedades, Editorial Síntesis, Madrid, 251 páginas.
  • Santos Preciado, J.M. (2004), “Sistemas de Información Geográfica”, UNED, Madrid, 460 páginas.
  • Stangeland, Per (2004) “El mapa del crimen: herramientas geográficas para policías y criminólogos”, Tirant lo Blanch, Instituto Andaluz Interuniversitario de Criminología, Valencia, 205 páginas.
  • Yves Lacaste (1977) La Geografía: un arma para la guerra, Editorial Anagrama, Barcelona, 156 páginas.
  • Plácido Moreno (2008) “Google-Maps contra el crimen”, artículo en la sección de Internet de la Revista Guardia Civil., 773.

Suplemento Temático: Nuevas Tecnologías aplicadas a la Seguridad

 


Fuente: Revista Guardia Civil
Fecha: Enero 2010

   Mas artículos de Ramón Darias Domínguez       Otros Expertos   

Este experto ha sido visto por 2250 personas.