Ver Suplemento Temático...

Seguridad Corporativa y Protección del Patrimonio.
Seguridad Pública y Protección Civil.

 

 Expertos

Jesús Monclús

Doctor ingeniero industrial
Experto en Seguridad Vial

Panorama de la seguridad infantil en el automóvil, (1990-2009). Veinte años: mucho recorrido, mucho por recorrer


Monclús, J. (2010). Panorama de la seguridad infantil en el automóvil, (1990-2009). Veinte años: mucho recorrido, mucho por recorrer. Trabajo realizado con la colaboración y supervisión de la Fundación MAPFRE.

 

 Consulte aquí el estudio completo

 

Este trabajo ofrece, a partir principalmente de fuentes estadísticas y estudios recientes, un panorama de la seguridad vial infantil en España y, más en detalle, de la seguridad de los niños pasajeros de automóviles y furgonetas a lo largo de las dos últimas décadas (desde 1990 hasta la actualidad).

A pesar de los esfuerzos llevados a cabo en este campo, los accidentes de tráfico de vehículos a motor siguen constituyendo en la infancia (niños de 0 a 14 años) la principal causa de muerte accidental o violenta y, en 2008, fueron responsables de casi una de cada tres muertes por causa externa en España (un 29%).

Por otro lado, en el año 2009 fallecieron en España como consecuencia de accidentes de tráfico un total de 60 niños; otros 489 resultados heridos de gravedad, y algo menos de 5.000 (en concreto, 4.722), heridos leves. Muchos de dichos heridos graves sufrirán secuelas o discapacidad de por vida; por ello, los objetivos de mejora de la seguridad vial infantil deberían incluir tanto a los fallecidos como a los heridos más graves.

Más de la mitad de los niños menores de 15 años fallecidos en accidentes de tráfico en España son ocupantes de turismos o furgonetas ligeras. En concreto, los 35 niños ocupantes de turismos y furgonetas fallecidos en el año 2009 representaron el 58% de todos los niños fallecidos en accidentes de circulación en nuestro país. La seguridad de los niños en el automóvil, por tanto, sigue siendo un área prioritaria de mejora de la seguridad vial infantil.

Cuando se analiza la evolución de la seguridad vial infantil en los últimos veinte años, en concreto entre los años 1990 y 2009, la conclusión es, y no puede ser de otro modo, esperanzadora: el número de niños de 0 a 14 años fallecidos como consecuencia de accidentes de tráfico se ha reducido desde 307 en 1990 hasta 60 en 2009, lo que significa una notabilísima reducción del 80 por ciento. En otras palabras, por cada cinco niños que perdían su vida en accidentes de tráfico en España en el año 1990, hoy únicamente la pierde uno. Son numerosos los factores que, al menos parcialmente, pueden explicar dicha reducción. El aumento en el uso de los asientos o sillas de seguridad infantil es probablemente uno de los factores más importantes. De hecho, los asientos infantiles constituyen la medida de seguridad vial infantil más importante por dos razones: la primera, porque la mayor parte de los niños que fallecen en accidentes de tráfico lo hace cuando viajan como pasajeros de turismos o furgonetas. La segunda razón es la alta efectividad de los asientos infantiles a la hora de evitar lesiones: los asientos de seguridad infantil previenen entre el 50 y el 80 por ciento de todas las lesiones mortales y graves.

La mejora de la legislación sobre asientos infantiles en España entre los años 1990 y 2009 es, sin duda y junto con las campañas y controles sobre su utilización, otro de los elementos que más ha contribuido a la mejora de la seguridad de los niños en el automóvil. Mientras que, en 1990, los niños que ocupaban los asientos traseros podían viajar sin ningún tipo de sistema de retención infantil, la ley en 2009 deja ya muy pocos resquicios y obliga a casi todos los niños a usar dispositivos adecuados para su edad y estatura.

En la actualidad, casi el 90 por ciento de los niños utilizan habitualmente en España sillas de seguridad o, en el caso de los niños de mayor edad y estatura, cinturón de seguridad del vehículo. Por otro lado, todavía el 40 por ciento de los niños fallecidos en accidentes de tráfico siguen sin usar dicha medida básica de seguridad vial, lo que debe constituir una clara llamada a la acción.

El objetivo final cuando se habla de seguridad infantil no puede ser otro que “cero niños fallecidos en accidentes de circulación”. Hasta entonces, y aunque se haya avanzado muchísimo en los últimos veinte años, quedará mucho camino por recorrer.

 

 Consulte aquí el estudio completo

 

Suplemento Temático: Formación y Seguridad

 


Fuente: Instituto de Seguridad Vial de la FUNDACIÓN MAPFRE
Fecha: Noviembre 2010

   Mas artículos de Jesús Monclús        Otros Expertos   

Este experto ha sido visto por 1356 personas.