Ver Suplemento Temático...


Seguridad de la Información y Protección de Datos.

 

 Expertos

Juan Carlos Rodríguez


Responsable de Formación de S21sec

Experto en seguridad informática, la profesión más demandada


Una reflexión acerca de las carencias en la formación universitaria para las competencias como experto en seguridad informática, con una clara conclusión: la conveniencia de unir la formación universitaria con las necesidades de la empresa.

Históricamente, la expansión de la universidad se produjo como resultado del crecimiento económico y demográfico, unido a las ayudas que se concedían para poder estudiar mediante becas, el incremento del número de plazas y de la oferta universitaria y las expectativas de progreso social, ya que el estudiar una carrera se consideraba una garantía de trabajo y otorgaba un estatus social más elevado.

No es hasta 2005, cuando aparece un punto de inflexión en el sector universitario. A partir de aquí se registró un descenso del ritmo de crecimiento de estudiantes matriculados fundamentalmente en la carrera de Ingeniería Informática. Cuando se produce esta reducción en el crecimiento de estudiantes de informática universitarios, la Formación Profesional vive un momento de auge. Amparada en la rapidez con que se emplean sus titulados, hoy se presenta claramente como competencia para ingenieros técnicos y superiores. De sus titulaciones, casi un 70 por ciento lo han hecho en grado superior, reflejando la exigencia de conocimientos y capacitación de los profesionales que se necesitan en este sector.

Descenso de universitarios

Gracias a un estudio realizado sobre la estructura de la oferta de profesionales en tecnologías de la información según su titulación, se refleja que se trata de una profesión dominada por graduados de FP, sobre todo de nivel superior junto a informáticos e ingenieros en telecomunicaciones.

¿Cuáles pueden ser las causas?: ¿falta de vocación tecnológica?, ¿la dificultad de los estudios?, ¿la recompensa económica final? El descenso generalizado de las matrículas universitarias de primer curso en titulaciones científicas y tecnológicas, así como el descenso del número de matrículas en el bachillerato científico-tecnológico, se interpreta como un síntoma de la pérdida de la vocación por estos conocimientos entre los jóvenes.

Esto se relaciona a su vez con la percepción que tienen acerca de las ofertas laborales, salariales y profesionales, que no parecen compensar el esfuerzo necesario para la obtención de la titulación.
Faltan profesionales eTIC omo resultado, la falta de profesionales eTIC cualificados está en aumento, no ya por el incremento del empleo en el sector que en los últimos años se ha multiplicado sino por la disminución de la matrícula de alumnos en los estudios relacionados. El sector de las tecnologías de la información ha dado la voz de alarma ya que España sufre una falta grave de profesionales altamente cualificados.

Las empresas de tecnologías ya no sólo competimos por los clientes sino también por los profesionales cualificados que son escasos. Se hace necesaria la definición y especificación de los puestos de trabajo y las cualificaciones profesionales que deben reunir los empleados que los ocupan, para ajustarse a las especificaciones requeridas y a la cualificación profesional del empleado. Debe disminuir la percepción de que, con frecuencia, los universitarios son profesionales con una formación superior a la que necesita el puesto de trabajo, lo que conduce a insatisfacción profesional e inestabilidad en el empleo.

Por otro lado las empresas cada vez demandan más especialistas con competencias adaptadas a su trabajo "real". En esta línea, el plan de reforma universitaria conocido como "Plan Bolonia" hace especial énfasis en la necesidad de una educación que una la formación universitaria y las necesidades actuales de las empresas, donde la tecnología experimenta una transformación continua y requiere una adaptación permanente práctica.

Seguridad y TIC, inseparables

En la actualidad el mundo de las TIC y la seguridad son inseparables ya que las organizaciones desarrollan cada vez mayor sofisticación tecnológica y complejidad en el acceso y manejo de la información, enfrentándose a múltiples amenazas que pueden llegar a explotar sus vulnerabilidades. El mundo de la seguridad cambia a gran velocidad por lo que requiere una formación continua y permanente.

Esta formación especializada en seguridad, a pesar de ser una de las profesiones más solicitadas por el mercado laboral, no está contemplada en ningún plan de estudios universitarios o de formación profesional, más allá de la incorporación de alguna asignatura específica dentro de los estudios reglados como iniciativa propia de alguna escuela en particular.

Como consecuencia, una gran parte de jóvenes recién licenciados ven necesaria la realización de estudios complementarios en materia de seguridad informática, ya que su titulación es un requisito que piden as compañías, pero no es suficiente como para poder acceder a numerosos puestos de trabajo. Esta demanda ha dado lugar a la solicitud de certificaciones emitidas por firmas comerciales o fabricantes, que imparten cursos sobre sus propios productos. Esta formación goza de gran prestigio estando muy valorada en el mundo productivo, siendo especialmente reconocidas las certificaciones de CISCO, SUN, ORACLE, MICROSOFT, SAP o IBM, entre otros.

El papel de la Universidad

No existe sin embargo una formación reglada especializada en seguridad, adaptada a un plan de estudios que, independientemente de fabricantes y productos, permita adquirir las necesarias competencias para desarrollar las funciones como especialista en seguridad. Considero que esta formación debería ser ofrecida dentro de la universidad como parte de un nuevo grado de Ingeniería en Seguridad nformática. Para su desarrollo es imprescindible contar con la participación de empresas relevantes en el mundo de la seguridad, de manera que se garantice la adecuación de los contenidos impartidos a as necesidades reales de las organizaciones, estableciéndose además acuerdos de colaboración entre las universidades y las empresas en materia de prácticas y trabajos de investigación e innovación.

Universidad y empresa deben estrechar sus relaciones y caminar juntos para equilibrar las necesidades de la oferta y la demanda en el empleo, creando los mejores profesionales que nuestra sociedad requiera en cada momento. Un contacto continuo entre ambos permitirá llenar el vacío laboral que existe en el mundo de la seguridad informática.

Suplemento Temático: Formación y Seguridad

 


Fuente: navactiva.com
Fecha: 08/02/11

   Mas artículos de Juan Carlos Rodríguez        Otros Expertos   

Este experto ha sido visto por 1247 personas.