Ver Suplemento Temático...

Seguridad Corporativa y Protección del Patrimonio.
Seguridad Pública y Protección Civil.

 

 Expertos

Enrique Tadeo Rodríguez

Graduado en Seguridad y Control de Riesgos por la ULPGC.
Suboficial Reservista Ejército de Tierra.

Director de Seguridad.
Técnico de Emergencias y Logística en Catástrofes.


etadrod@gmail.com

Los nuevos retos en seguridad: la caída del imperio árabe


Para quienes se dedican al mundo de la seguridad, los acontecimientos de principios de este año 2011, serán probablemente una continuación histórica, en materia de seguridad, que quedará marcada en los libros de historia como la “época de la liberación árabe” y la pregunta que todos nos hacemos es ¿qué pasará ahora?... porque siendo realistas, la última frontera que nos queda entre ellos y nosotros es Marruecos.

 

Las primeras consecuencias son ya evidentes; La crisis energética será en pocos meses una realidad y la emigración masiva será el siguiente paso. Con el paso el tiempo y la estabilidad de estos países, el comercio internacional se verá obligado a admitir un volumen mayor de productos originarios de estos países, lo que nos llevará a una competitividad evidente.

 

¿Y en materia de Seguridad?

 

Hoy ya es público que los Ministros de Interior han comenzado a planificar las estrategias a seguir ante la llegada masiva de inmigrantes, pero éstas estarán marcadas por un carácter claramente europeísta, por no decir globalizadas.

 

La cercanía de un proceso democrático a nivel local y autonómico en España, impedirá una transparencia necesaria para este tipo de crisis. Además habrá que sumar otro proceso para el año siguiente, con lo cual, estaremos dentro de un mutismo informativo forzado, algo que no impedirá la llegada de ciudadanos extranjeros a Europa.

 

Si tuviera que apostar por un sector que claramente se fuera a ver perjudicado, diría que el primero sería el turístico, y por cuestiones geográficas, los primeros países serían Italia, Francia y España. Y es aquí en España donde se tendrán que afrontar nuevos retos en seguridad en el ámbito privado.

 

Las grandes empresas hoteleras españolas, siempre han confiado, en exclusiva, su seguridad física y patrimonial a empresas de seguridad privada; han manejado sus niveles de riesgo según los análisis que las propias compañías de seguridad les han remitido, sin contar con opiniones especializadas e imparciales -o al menos en su propio favor- que corroboren estos análisis o como mínimo, verifiquen si los riegos que se han preestablecido en esos informes son realmente objetivos, algo que ahora les puede salir caro.

 

La crisis económica actual hace necesaria que las políticas de gestión en materia de seguridad estén cada vez más integradas, coordinando sus esfuerzos y objetivos, en lugar de planificar las actuales políticas de una forma más paralela. Hoy se hace obligatorio forzar una reducción de los costes o al menos una inversión más acorde a los riesgos. Hoy más que nunca, se hace evidente que la eficiencia es más importante que la eficacia.

 

De la misma manera que, años atrás, el sector turístico se especializó con titulaciones universitarias que permitían apostar por una gestión hotelera más acorde a los nuevos tiempos y exigencias internacionales, la gestión en materia de seguridad debe estar asumida por profesionales preparados especialmente  para dirigir este sector, así como colaborar en estas nuevas políticas de recorte presupuestario. Con ello alcanzaremos un doble objetivo; por un lado mantener -yo personalmente me atrevería a decir que a aumentar- los niveles de seguridad, y por el otro adecuar las inversiones a las necesidades reales.

 

En su momento aposté por la titulación de Director de Seguridad Privada, para la cual se establecieron diversas normas legislativas en materia de autoprotección y seguridad (Real Decreto 393/2007 y RD 1123/2001, etc.), que sentaban las bases para dirigir cualquier departamento de seguridad dentro de cualquier empresa ubicada dentro del territorio español. Aunque sigo defendiéndola, hoy me planteo la necesidad de reorganizar esta estructura, centralizando estos departamentos en uno solo, con la principal misión de planificar la política de seguridad y emergencias de todo el grupo empresarial. Se hace por tanto evidente la necesidad de contar con titulados universitarios capaces de dar respuesta a estas demandas.

 

¿A quién buscamos?

 

Basándonos en las políticas actuales de empleo, podemos llegar a la conclusión de que el perfil debe contener una experiencia probada en materia de gestión, con unos conocimientos básicos y especializados sobre las nuevas tendencias que se han marcado en seguridad en los últimos años. Se busca un visionario que adivine por donde seremos más vulnerable y en qué momento y lugar es más necesario adoptar esas medidas. Con una capacidad extra de autocontrol que permita responder correctamente en situaciones de crisis. Visto así, parece algo difícil ya que las titulaciones universitarias actuales no han acreditado titulaciones en este sentido, hasta hoy.

 

Salvo los Masters privados que se ofertan, este año varias universidades españolas darán salida a nuevos profesionales conforme al nuevo marco del Plan Bolonia. Se abre la puerta a nuevas graduaciones (similares en tiempo a las anteriores Licenciaturas), con un plan formativo que abarca muchos de los contenidos conceptuales propios de esta nueva profesión, desde; aspectos del derecho penal y procesal, seguridad y gestión empresarial, tanto pública como privada, hasta; todas aquellas materias relacionadas con la Protección patrimonial, jurídica y civil.

 

La respuesta está en la Universidad

 

Una de ellas es la ULPGC (Universidad de Las Palmas de Gran Canaria). Sus primeros graduados, serán la respuesta a estas nuevas necesidades profesionales, ya que para muchos de ellos, son la culminación a muchos años de experiencia en el mundo de la seguridad y las emergencias, en donde no existía una formación reglada más allá de cursos y ciclos formativos específicos.

 

Se abre por tanto un nuevo mercado laboral donde elegir a esas personas que permitirán dar una respuesta a los nuevos retos en materia de seguridad y emergencias, no solo para el sector turístico sino para todas aquellas privadas y administraciones que a día de hoy no cuentan con personal cualificado, especializado y capacitado para planificar las políticas de seguridad a cualquier nivel.

Suplemento Temático: Formación y Seguridad

 


Fuente: Enrique Tadeo Rodríguez
Fecha: 11/04/11

   Mas artículos de Enrique Tadeo Rodríguez       Otros Expertos   

Este experto ha sido visto por 1525 personas.