Ver Suplemento Temático...

Seguridad Corporativa y Protección del Patrimonio.
 

 Expertos

Rafael Vidal Delgado

Coronel de Artillería(R)
Diplomado de Estado Mayor
Doctor en Historia por la Universidad de Granada

Diplomado y profesor del Master Ejecutivo en Dirección de Seguridad Global (MEDSEG)
Diplomado y profesor principal del Master Ejecutivo en Dirección de Sistemas de Emergencia (MEDSEM)
Asesor de Planificación Estratégica de Belt Ibérica, S.A.

BELT IBÉRICA S.A.
rvidal@belt.es

El Director de Seguridad y las Infraestructuras Críticas (III): el Sistema


Expertos relacionados:

El Director de Seguridad y las Infraestructuras Críticas (I) (30/08/2011)
El Director de Seguridad y las Infraestructuras Críticas (II) (06/09/2011)
El Director de Seguridad y las Infraestructuras Críticas (IV): el Método y la Misión (20/09/2011)
El Director de Seguridad y las Infraestructuras Críticas (V): El Método y Factores de la decisión (27/09/2011)
El Director de Seguridad y las Infraestructuras Críticas (VI): I Jornadas de Protección de las Infraestructuras Críticas (04/10/2011)

Sistema de Crisis para 'Infraestructuras Críticas' (12/07/2011)

 

 

A raíz de la promulgación de la Ley de protección de las infraestructuras críticas, parece como si todo el mundo económico, empresarial y de la seguridad, aparte por supuesto del institucional, hubieran descubierto de pronto la necesidad imperiosa de proteger determinados activos estratégicos de la nación.

BELT IBÉRICA, S.A., desde 1991 ha sido apóstol de este tipo de protección y de la necesidad de “continuar con el negocio” a pesar de cualquier desgracia o avatar de índole diversa. Aún recuerdo un seminario que organizamos en Mejía Lequerica, sede de Gil y Carvajal, en donde fue una de las primera veces en España que se disertaba sobre estos temas, encontrándose entre los asistentes, algunos miembros del Sistema de dirección y conducción de crisis del Estado, cuyo centro de operaciones se encuentra en la Moncloa. Por ello, BELT IBÉRICA, S.A., se enfrenta a las nuevas pautas, a la ampliación de horizontes y a la internacionalización de las estructuras, con la serena reflexión que es un campo de acción que lleva muchos años haciendo ver su importancia.

En los cursos y master que hemos realizado con varias universidades españolas, hemos hecho hincapié en un concepto con el que nos identificamos y que ha desarrollado la Ley 8/2011, el de SISTEMA, prestando al mismo, a través de Sistemas de Mando y Control y de Crisis, bastantes horas formativas. La procedencia multidisciplinar de nuestros alumnos: derecho, ingeniería, sanidad, etc., nos ha permitido imbuirles la estructura mental de que siempre hay que constituir un “Sistema”, sea de protección civil, sanitario, de emergencias, o de cualquier otra índole.

La necesidad de crear un Sistema para la Protección de las Infraestructuras Críticas en España, surge de forma inesperada con el Real Decreto 704/2011, de 20 de mayo, dado que hasta entonces, al menos explícitamente no se menciona para nada el concepto de “Sistema”. En este sentido se puede analizar tanto la normativa anterior a 2007 de la Unión Europea, como el acuerdo de Consejo de Ministros de 2 de octubre de 2007, la Directiva 2008/114/CE del Consejo de 8 de diciembre, como la propia Ley 8/2011.

La única forma de proteger suficientemente las infraestructuras críticas españolas, es articular un Sistema que disponga de sensores para detectar las amenazas; un centro de mando y control (el actual Centro Nacional para la Protección de las Infraestructuras Críticas o CNPIC), en donde se lleven a cabo las funciones propias de un Sistema: información y análisis, operaciones, planificación, comunicaciones, comunicación pública, logística y seguridad; se disponga de unos medios conducentes a restituir la situación a la normalidad, basándose en medios estatales, como las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, como otros medios de las comunidades autónomas y entes locales, y por supuesto y en gran medida por los recursos que deben poner a disposición del Sistema los operadores críticos o empresas que tratan y manipulan infraestructuras críticas; el Sistema debe disponer de una segura red de telecomunicaciones y de una capacidad de integración, de sistemas, medios, servicios y recursos, de diferente tecnología.

De una forma gráfica, aunque incompleta, puede observarse en la imagen la configuración del Sistema de protección de Infraestructuras Críticas, abarcando el ámbito estatal, comunidades autónomas y delegaciones del gobierno, y lo que es más importante las empresas que operan infraestructuras críticas, a las cuales se les ha denominado de forma normativa como “operador crítico”.

Hemos titulado a la columna como “El Sistema”, pues bien veamos su definición y reflexionaremos sobre el concepto.

“Sistema”, “es una combinación de componentes que actúan conjuntamente y cumplen determinado objetivo” [1]. De forma similar se define como “conjunto de reglas o principios sobre una materia enlazados entre sí” o “conjunto de cosas que, ordenadamente relacionadas entre sí, contribuyen a determinado objeto” [2].

Pero estas definiciones son demasiado antiguas para un concepto que ha evolucionado con el paso de los años, mejorando y automatizándose conforme las tecnologías de la información iban avanzando y desarrollándose. Por ejemplo a las definiciones anteriores les falta el “control”, que se define como la “acción de mantenerse conscientemente enterado de cierta cosa cuyo conocimiento interesa para determinada finalidad” [3], y otra adición más importante, la de “mando”, identificándose esta función con la capacidad de organizar, coordinar y dirigir.

Todo Sistema y más para la protección de las infraestructuras críticas, tiene que disponer de una serie de “funciones de actuación”, que actúan como las vitales de un individuo, de tal manera que cuando una de ellas desaparece, la persona fallece, pues bien, estas funciones son:

a)   Inteligencia, que abarca el concepto de información y que consiste obtener noticias de algo que está sucediendo, procesar esas noticias para conocer verdaderamente lo que está pasando y difundir ese conocimiento a quién tenga necesidad de él para poder actuar.

b)   Mando y Control, suficientemente definido, pero que exige para que conforme un sistema:

  1. Centros de Operaciones y Puestos de Mando.
  2. Sistema de telecomunicaciones.
  3. Sistema de información.
  4. Sensores y sistemas de alerta.
  5. Medios de intervención.

c)   Movilidad, que es la capacidad de moverse a pesar de las adversas condiciones del terreno y del tiempo meteorológico.

d)   Supervivencia, que es conseguir que los medios propios, los medios con que se cuentan para la superación de la situación no se vean afectados por la misma.

 

Pero si el Ministerio del Interior ha configurado el conjunto como un Sistema, ¿es que todos los sistemas de los operadores críticos deben asumir los planteamientos operativos y técnicos del oficial? Rotundamente no, primero porque ello daría pie a la especulación y corruptela, desgraciadamente demasiado patentes en los últimos años de la vida política española, y segundo porque mediante un solo ataque cibernético, se podría eliminar toda la estructura creada.

 

En el año 1996, cuando se procuraba una mayor automatización de los sistemas de mando y control militares, participé en una investigación, publicada como artículos en la revista “Ejército”, basándose la mía en el “Problema de las integraciones”, dando soluciones veraces a las dispares tecnologías que en aquellos años se disponía en las Fuerzas Armadas Españolas. Precisamente la opción más barata y más operativa, era la de intercambio de oficiales de enlace, pues bien esta opción es por la que se ha decantado, tanto la Unión Europea, como el Gobierno Español: la de constituir en cada Operador Crítico un Responsable de Enlace y Seguridad, la titulación de Director de Seguridad, homologada por el Ministerio del Interior, que filtra la avalancha de información en uno y otro sentido, y transmite exclusivamente la que es verdaderamente operativa y asimilable por el otro interlocutor del Sistema.

 

Ante las posibles “oportunidades de negocio”, aparecen los “sofistas” de la antigua Grecia, que vendían humo y encima se lo compraban y se les creía. Nosotros los profesionales de la seguridad, ante la responsabilidad que se nos ha encomendado legalmente, debemos ser precavidos y no escuchar “cantos de sirena”, siendo nuestra mejor arma, la solidez de nuestra formación profesional, debiéndonos para ello mantenernos siempre actualizados.

 


[1] Ogata, Katsuhiko. “Ingeniería de Control Moderna”. Prentice Hall. México, 1993. Pág. 3.

[2] Diccionario Enciclopédico Salvat, edición de 1984. Barcelona, 1984.

Suplemento Temático: Protección Infraestructuras Críticas

 


Fuente: Belt Ibérica
Fecha: 13/09/11

   Mas artículos de Rafael Vidal Delgado       Otros Expertos   

Este experto ha sido visto por 3535 personas.