Ver Suplemento Temático...


Dirección y Gestión de la Seguridad Global.

 

 Expertos

Rafael Vidal Delgado

Coronel de Artillería(R)
Diplomado de Estado Mayor
Doctor en Historia por la Universidad de Granada

Diplomado y profesor del Master Ejecutivo en Dirección de Seguridad Global (MEDSEG)
Diplomado y profesor principal del Master Ejecutivo en Dirección de Sistemas de Emergencia (MEDSEM)
Asesor de Planificación Estratégica de Belt Ibérica, S.A.

BELT IBÉRICA S.A.
rvidal@belt.es

Haciendo España: nuestros héroes y deportistas


Noticias relacionadas: Diez razones por las que Rafael Nadal es el mejor deportista español de la historia (12/06/2012)
                                Estrategas del rugby (19/06/2012)

Si tomamos a España y los españoles y lo que de ello escribieron algunos de nuestros más proclives escritores, vemos frases tan lapidarias como la de Larra: “Aquí yace media España; murió de la otra media”, o el ensayo magistral de Ramón Menéndez Pidal sobre “las dos Españas”, pareciendo con ello que nuestra Patria siempre ha estado partida en dos mitades.

Siendo ello real en el pasado no lo es en la actualidad, porque los españoles no se enfrentan por ideología sino por sentimiento etnológico. Hoy día es impensable que ocurra algo parecido a las guerras civiles del XIX o la más reciente del XX, y de hecho el amor a la vieja piel de toro y sus islas adyacentes es compartido por muchos millones de españoles, que lo único que desean es el bienestar de España y de los españoles, disintiendo en el camino que se debe llevar para alcanzar esa dicha de bienestar.

Pero de pronto nos encontramos que no existe una España, ni dos, sino que volvemos a la concepción monárquica anterior a la Constitución de 1812, para hablar de las “Españas”, con el agravante que no se quiere incluir el sentimiento étnico y nacionalista en la palabra España, sino que se pretende diferenciar su condición del resto de los que se llaman así mismo españoles.

Sin embargo algo une a todos los que pueblan el Reino de España, de tal manera que entonces todos nos consideramos “españoles”: lo llamamos “pasión por la Roja”, todos vibramos con ella y hasta los más reacios a aceptar vivir cotidianamente bajo la misma Bandera, la tomamos en nuestra mano como enseña, solamente con sus colores o con un toro en su centro, y la agitamos desgañitándonos con el nombre de ¡España! ¡España!

No hay sorpresa histórica en todo ello. En otras ocasiones, cuando la Patria común de todos se ha encontrado en peligro, todos los habitantes de estas tierras, se consideraron españoles y con sangre, sudor y lágrimas, reconquistaron la independencia, para a continuación seguir con las mismas diatribas y enfrentamientos, pareciendo a cada momento que España se rompería en mil pedazos de forma inminente.

Desde hace dos siglos esa es la Historia de España: mezcla de luchas fratricidas y de unión generosa ante proyectos hacia el exterior.

Los últimos años hemos vibrado con la “Roja”, materializada no solamente en el equipo de fútbol que ha conseguido ser campeona de Europa y del Mundo, sino también con Nadal, uno de los mejores tenistas de todos los tiempos; Induráin el ciclista que se enseñoreó de las pantallas de televisión en cinco Tour de Francia; con el equipo de baloncesto cuyo palmarés iguala al fútbol en Europa y el Mundo; con el balonmano que logró en 2005 el Campeonato del Mundo; con el equipo de voleibol dos veces campeón de Europa; y no podemos olvidar a Fernando Alonso, bicampeón del mundo de Fórmula I; Perico Delgado, Alberto Contador y otros ganadores del Tour, Gervasio Ferrer, Severiano Ballesteros, Santana, Orantes; Ángel Nieto, Gemma Mengual; y tantos y tantos que han conquistado el orbe como españoles y ejerciendo como tales.

Sus patrias chicas les han colmado de honores, pero en ningún caso han querido apropiarse de ellos como propios, sino que lo han considerado como su aportación al proyecto deportivo que todos los españoles ofrecemos al mundo.

Hablamos de deportistas, pero hay muchos españoles que han ejercido como tales: científicos, pintores, escritores, …, cuyos nombres se abarrotan en nuestras mentes, quedando asombrados de lo que España ha dado al mundo.

Todos ellos representaron y defendieron los colores de los españoles y de España, pero también ha habido sacrificados por sus conciudadanos, siendo interminable la lista de los que han dado en paz o en guerra su vida por los demás, pero muy recientemente y como muestra de todos ellos, un Real Decreto de 1 de junio de 2012, Su Majestad el Rey (q.D.g) concedió a propuesta del Consejo de Ministro la Cruz Laureada de San Fernando, con carácter colectivo al Regimiento de Caballería Alcántara nº 10, por su extraordinario comportamiento proporcionando protección en el repliegue de las tropas españoles desde Annual a Melilla.

Largo sería comentar la gesta de aquellos soldados, incluido “cantinera”, que se sacrificaron para que sus compañeros en retirada pudieran acogerse a la plaza de Melilla. Tal vez pensemos que hoy nadie afrontaría tal acto, conocedor que su realización puede llevar a la muerte, pero día tras día, soldados, policías, guardias civiles, bomberos, médicos, etc., y ciudadanos en general, ofrecen su vida generosa por los demás.

Este es el espíritu de España y de los españoles, indomables para sus propios gobernantes, peleones entre ellos, pero generosos y unidos cuando hay que defender al conjunto.

Los políticos deben aprender de los propios españoles y profundizar en lo que nos une en el día a día y no hacerlo en lo que nos separa, pues de esta forma parece que ellos son los “malos” de la película.

Noticias relacionadas:  Diez razones por las que Rafael Nadal es el mejor deportista español de la historia (12/06/2012)
                                 Estrategas del rugby (19/06/2012)

 

 

Especial: Campeones del mundo

Suplemento Temático: Los nuevos retos del Director de Seguridad

 


Fuente: Belt Ibérica
Fecha: 2012-06-19

   Mas artículos de Rafael Vidal Delgado       Otros Expertos   

Este experto ha sido visto por 2348 personas.