Ver Suplemento Temático...


Seguridad Colectiva y Defensa Nacional.

 

 Expertos

Rafael Vidal Delgado

Coronel de Artillería(R)
Diplomado de Estado Mayor
Doctor en Historia por la Universidad de Granada

Diplomado y profesor del Master Ejecutivo en Dirección de Seguridad Global (MEDSEG)
Diplomado y profesor principal del Master Ejecutivo en Dirección de Sistemas de Emergencia (MEDSEM)
Asesor de Planificación Estratégica de Belt Ibérica, S.A.

BELT IBÉRICA S.A.
rvidal@belt.es

¿Se protegen adecuadamente las guarderías infantiles?


El 5 de junio de 2009, un pavoroso incendio destruyó una guardería infantil en la ciudad de Hermosilla, en el estado de Sonora de México, falleciendo 49 niños y 76 quedaron heridos, oscilando la edad de los pequeños entre cinco meses y cinco años de edad.

El 27 de mayo de 2012, se produce un incendio en una guardería de Qatar, en donde fallecen 19 niños, entre ellos cuatro españoles.

 

¿Puede ocurrir algo similar en España?

 

Inmediatamente los técnicos y los que han dado las licencias para las aperturas de guarderías expondrán enérgicamente que no, porque todas ellas disponen de las medidas de seguridad exigidas por la ley.

 

Evidentemente todas cumplen las normas contra incendios del Código Técnico de la Edificación y de las Ordenanza municipales, pero ¿disponen de Plan de Autoprotección tal como preconiza el Real Decreto 303/2007, por el que se aprueba la Norma Básica de Autoprotección (NBA)? ¿Conocen los profesores y personal de la guardería qué tienen que hacer ante una emergencia que se produzca en el exterior? ¿Tienen formación en evacuación de niños? ¿Conocen que la evacuación de una guardería no se puede producir sobre un punto de reunión, sino sobre un “corralito”?

 

En fin, hay muchos interrogantes y desde luego mi experiencia, tras más de treinta años diseñando planes de autoprotección (antes planes de emergencia y evacuación), me indican que existen muy pocas guarderías que cumplan estrictamente con los requisitos fijados en la NBA. Volvemos a las posibles protestas: “todos los profesores y personal de guardería reciben cursos de prevención de riesgos y de primeros auxilios”, a ello hay que contestar que olvidamos que una cuestión son estos conocimientos que emanan del Ministerio de Trabajo y otra las prácticas y procedimientos de autoprotección, que son parte de la Protección Civil, dependiente del Ministerio del Interior.

 

La realidad es que las guarderías en España, donde miles y miles de niños, entre cuatro meses y tres años, se forman por abnegados profesores/as, técnicos/as en educación infantil y demás personas, no disponen de la seguridad necesaria y además, “aunque duela”, las autoridades municipales y educativas no son conscientes o al menos no con la necesaria atención, a esta importante cuestión.

 

Los padres dejan a sus hijos en las guarderías y centros de educación infantil, por imperativos del trabajo, sabiendo que en ellos, los niños recibirán los cuidados educativos, sanitarios y alimenticios necesarios, pero desde luego lo que no conocen es que en caso de una emergencia (es difícil que se produzca en el interior de un centro de esta naturaleza, por los motivos explicados inicialmente), sus niños pueden quedar afectados tal como ocurrió en México y en Qatar.

 

Dejemos hablar a la legislación y conozcamos si se cumple:

 

La norma madre de la autoprotección en España es el anteriormente citado Real Decreto 393/2007, el cual es un desarrollo de la Ley 2/1985, de 21 de enero sobre Protección Civil y en la que en sus artículos 5 y 6 recoge los hitos principales que fijan el concepto de autoprotección.

 

Con el Real Decreto de 2007 se aprueba la Norma Básica de Autoprotección, existiendo dos aspectos en el mismo que tal vez no se hayan tenido muy en cuenta:

 

1.     El Decreto y la Norma se redactan con la concepción de “norma mínima”, en el sentido que si no hay nada legislado por administraciones inferiores debe ser cumplida.

 

2.     Las Administraciones Públicas competentes deberán aplicar la norma en su territorio, adaptándola a sus peculiaridades y exigiendo las actividades que tienen que disponer de Plan de Autoprotección.

 

El artículo 4 del R.D., punto 2, indica claramente:

 

El Plan de Autoprotección deberá acompañar a los restantes documentos necesarios para el otorgamiento de la licencia, permiso o autorización necesaria para el comienzo de la actividad.

 

No quisiera contradecir a ninguna Agencia Municipal de Urbanismo, pero en la inmensa mayoría de los casos no se solicita el Plan de Autoprotección para proporcionar una licencia de apertura, lo que sí es cierto es que existe una inspección del Servicio de Prevención y Extinción de Incendios y Salvamento que examina de forma exhaustiva los sistemas contra incendios instalados.

 

La inexistencia de registro de planes de autoprotección o como ocurre en algunas CC.AA. de difícil aplicación, hacen inviable el control de los citados planes, los cuales en la mayoría de los casos se “almacenan” en papel como un documento administrativo más.

 

Si se produce una tragedia en una guardería, el juez pedirá al titular de la actividad, de acuerdo con el artículo 4.1.a) del R.D. el Plan de Autoprotección, pero ¿no es igualmente culpable de su inexistencia o inoperatividad la administración pública que tiene la obligación de inspeccionarlo? El artículo 4.3. del Real Decreto es muy claro al respecto y mucho más su artículo 8.

 

En una conversación sobre el tema con diversos técnicos, al advertirme la escasa capacidad sancionadora de las AA.PP., les recordé el artículo 9 (Régimen sancionador):

 

El incumplimiento de las obligaciones de autoprotección será sancionable por las administraciones públicas competentes, conforme a la Ley 2/1985, de 21 de enero, las correspondientes Leyes de Protección Civil y Emergencias de las Comunidades Autónomas y el resto del ordenamiento jurídico aplicable en materia de autoprotección.

 

No parece oportuno traer los artículos correspondientes de la Ley 2/1985, pero instrumento jurídico para exigir el cumplimiento de la autoprotección existe ¿Por qué no se aplica?

 

La NBA establece de forma muy pormenorizada la forma de elaborar e implantar un Plan de Autoprotección, regulando en su anexo I, las actividades que deben disponer de un plan de esta naturaleza, entre ellas las docentes:

 

e) Actividades docentes:

Establecimientos de uso docente especialmente destinados a personas discapacitadas físicas o psíquicas o a otras personas que no puedan realizar una evacuación por sus propiosmedios.

Cualquier otro establecimiento de uso docente siempre que disponga una altura de evacuación igual o superior a 28 m, o de una ocupación igual o superior a 2.000 personas.

 

Por regla general nos fijamos en que el centro educativo tenga una altura superior a 28 metros y aloje a más de 2.000 personas, pero pasamos por alto el primer párrafo, el cual se dirige especialmente a las guardería, ludotecas, centros de educación infantil y centro de educación especial, en los cuales las personas allí existentes, por ser niños de corta edad o discapacitados, no pueden realizar una evacuación autónomamente.

 

Se ha hecho hincapié en el concepto de “norma mínima”, veamos algunas normas autonómicas y municipales:

 

  

 

 

 

 

 

 

 


No parece que exista necesidad de recoger más normativa, para demostrar la OBLIGATORIEDAD DE QUE TODAS LAS GUARDERÍAS, LUDOTECAS Y CENTROS DE EDUCACIÓN INFANTIL dispongan de un Plan de Autoprotección perfectamente implantado, actualizado e inspeccionado periódicamente por los responsables técnicos municipales. La vida y protección de nuestros pequeños lo exige.

Suplemento Temático: Formación y Seguridad

 


Fuente: Rafael Vidal
Fecha: 2012/09/25

   Mas artículos de Rafael Vidal Delgado       Otros Expertos   

Este experto ha sido visto por 2833 personas.