Ver Suplemento Temático...


Dirección y Gestión de la Seguridad Global.

 

 Expertos

Rafael Vidal Delgado

Coronel de Artillería(R)
Diplomado de Estado Mayor
Doctor en Historia por la Universidad de Granada

Diplomado y profesor del Master Ejecutivo en Dirección de Seguridad Global (MEDSEG)
Diplomado y profesor principal del Master Ejecutivo en Dirección de Sistemas de Emergencia (MEDSEM)
Asesor de Planificación Estratégica de Belt Ibérica, S.A.

BELT IBÉRICA S.A.
rvidal@belt.es

La Inteligencia competitiva, el I+D+i y la seguridad nacional


Hace veinte años, Belt Ibérica, S.A., basó su liderazgo intelectual en seguridad, en su voluntad de desarrollar en la consultora e ingeniería, investigación, desarrollo e innovación en el sector, no desde un punto de vista técnico (nula investigación en materiales), sino en el puramente operativa. De esta forma surgieron los primeros planes de protección civil, los de catástrofes de hospitales, los de reorganización policial, los de auditorías de seguridad, los de seguridad de instalaciones, y un largo etcétera, planes que hoy en día, vemos con satisfacción, que todos los que se diseñan en España y gran parte de la naciones hermanas, tienen el sello de aquellos primeros planes de Belt.

 

Desde su creación, Belt creó el departamento de Investigación y Desarrollo, luego ampliado a Innovación (I+D+i), dedicado a investigar y desarrollar planes de forma innovadora, dirigiendo el director del departamento el primero de los que se contrataban, formando de forma participativa a los consultores, dejando los sucesivos en manos de ellos, constituyendo, en caso de que hubiera una línea de negocio consolidada, el correspondiente departamento específico.

 

Se diseñaron unos productos, a los que denominamos AVA, de Alto Valor Añadido, entre los que se encontraban: los sistemas de crisis, inteligencia y contrainteligencia competitiva, etc. Cuando Belt Ibérica pertenecía al grupo Gil y Carvajal, se organizó en uno de los salones del grupo empresarial, una conferencia con posterior debate, sobre crisis. Corría el año 1992 y se iban a iniciar los fastos de la Exposición de Sevilla y Olimpiada de Barcelona, teniéndose como referencia explicativa el sistema de crisis del que disponía la Commercial Union británica, que le permitió sobrevivir y operar a las 48 horas, de que el IRA pusiera una bomba y destruyera el corazón de la compañía en l City londinense. La orfandad documental en situaciones de crisis en España era tan manifiesta, que se tuvo la satisfacción de encontrarnos con un salón repleto y con asistencia, entre otros, de algunos subdirectores generales de la Dirección General de Infraestructura para Situaciones de Crisis (“bunker de la Moncloa”), al que el ponente de la conferencia y autor de la presente columna, había asesorado en determinado aspectos de su construcción.

 

Largo preámbulo para la idea fuerza que se desea resaltar: la que son los productos AVA, los que nos proporcionan ventajas competitivas en el mercado mundial, indispensables hoy en día para superar la crisis económica.

 

S.M., El Rey (q.D.g.) es nuestro principal y casi único embajador económico, visitando lejanos países en busca de mercados, tanto de los productos españoles, como del capital español. En los últimos tiempos vemos a nuestro monarca, acompañado de un nutrido plantel de empresarios.

 

Cuando se habla de inteligencia, inmediatamente nos viene a la cabeza el agente 007, cuando ello es lo más alejado de este tipo de herramientas. Hablar de inteligencia es decir “análisis” del entorno, es conocer un futuro antes que se materialice, es como decían Prahalad y Hamel en su libro “Compitiendo por el futuro”: la visualización del futuro y llegar primero para posicionarse adecuadamente.

 

Conocemos las necesidades de infraestructura de los países emergentes, principalmente las llamadas “potencias”, necesitadas de incorporar no sólo carreteras, vías férreas, aeropuertos, etc., sino del “know how” necesario para ser autónomos en el futuro.

 

En los cursos sobre “Dirección de Seguridad y Protección del Patrimonio” y posteriormente en el Master Ejecutivo en Dirección de Seguridad Global, que ha sido impartido por Belt, colaborando sucesivamente con las universidades Autónoma de Madrid, Antonio de Nebrija, Europea de Madrid y por último, la actual, Camilo José Cela, se le ha dado dedicado un ciclo completo a la Inteligencia y Contrainteligencia Competitiva, haciendo hincapié en la importancia que tienen estos productos en el negocio y en la seguridad de la empresa, dado que lo pretendido es proteger el patrimonio de la organización: bienes materiales e inmateriales, incluidos entre los últimos los “mercados” y las “mentes de sus empleados”, ese conocimiento o know how, tan importante hoy en día para subsistir en un mundo empresarial y económico tan cambiante.

 

¿Cuáles deben ser las fuentes de información para todo lo anterior? El empresario español suele ser muy intuitivo, lo cual es bueno como impulso inicial, pero insuficiente para mantenerse adecuadamente posicionado en el mercado. En España se editan, fundamentalmente en digital, análisis excelentes de expertos militares y civiles, cuyas reflexiones se publican de forma periódica y que son fuente inapreciable de “inteligencia” (inteligencia = información + análisis) para nuestros empresarios.

 

Pero la recepción de toda esta documentación, que se recibe en “bruto” y que debe adecuarse a la características de la compañía, no puede realizarse por la presidencia o dirección general, tampoco por los que tienen bajo su responsabilidad parcelas del negocio, como producción, finanzas, administración, marketing, etc., sino que debe existir uno específico que “alimente” a todo el conjunto de esa nueva “inteligencia procesada”, ya propiedad de la empresa y que a la postre le proporciona “seguridad”, seguridad para pervivir en el mercado y seguridad para que ningún avatar natural o antrópico le pueda destruir.

 

Abogamos por la creación de una dirección de “Protección del Patrimonio”. Dentro de este ente, que debe encontrarse en el máximo nivel organizativo, con acceso al presidente o director general, debe de encontrarse todas aquellas facetas de la organización que por su fallo pueden ocasionar pérdidas importantes de beneficios o lo que es más grave pérdidas continuas que llevan a la postre a la desaparición de la empresa o a una dolorosa restructuración. ¿Qué facetas son?: Inteligencia y Contrainteligencia Competitivas; crisis; seguridad física y de la información; autoprotección; riesgos laborales; prevención de riesgos laborales; protección de datos; protección del medio ambiente; y otras parcelas que deben ser adecuadamente coordinadas.

 

Recientemente se ha publicado el “Libro Blanco de la Energía y la analista del Instituto Español de Estudios Estratégico, María del Mar Hidalgo García, ha publicado un magnífico artículo, en el último boletín del IEEE, sobre este tema, merecedor, el texto, de encontrarse en los departamentos de “inteligencia” de cualquiera de las grandes empresas españolas.

 

¿Cuáles son las necesidades chinas?:

 

1.     Fomentar el desarrollo de energías limpias y la protección del medio ambiente.

2.     Desarrollo de la energía hidráulica.

3.     Desarrollo de la energía nuclear.

4.     Desarrollo de la energía eólica.

5.     Empleo activo de la energía solar.

6.     Consolidación de la energía nuclear.

7.     Desarrollo y utilización de la biomasa.

8.     Mejorar las redes eléctricas para que todo el territorio disponga de energía.

9.     Acelerar el proceso tecnológico.

10. Apoyo para una reforma legal del sector energético.

11. Cooperar con el desarrollo energético internacional.

12. Invertir en proyectos energético de futuro.

13. Invertir en infraestructuras que diversifiquen la distribución de energía.

 

España es una potencia media, que tiene la virtud para China que no ha sido dominadora. Su entrada en el imperio asiático puede ser más aceptada que la de Norteamérica, Reino Unido o Alemania.

 

Aparte del “know how” energético español, tiene otro as en su manga, su conocimiento de América Central y del Sur, hacia donde intenta penetrar China, pero que se encuentra con imposibilidades tecnológicas para explotar los yacimientos petrolíferos existentes.

 

La expropiación de Repsol-YPF por la presidenta de Argentina, pinchó en hueso, pensando que inmediatamente sería gestionado por un consorcio chino, cuando estos se encuentran con graves dificultades tecnológicas, pensando que el socio natural debería haber sido España.

 

España tiene grandes posibilidades en el exterior, la declaración del Libro Blanco de la Energía de China es una muestra. Hay muchas más, pero para detectar las oportunidades, es precio una estrecha colaboración entre la inteligencia económica del Estado, junto con las instituciones de inteligencia estratégica, unido a la necesidad de constituir los departamentos de protección del patrimonio en nuestras empresas multinacionales y con pretensiones de serlo.

 

España dispone de un activo extraordinario: la mente de los españoles, la cual debe estar perfectamente engrasada a través de los departamentos de I+D+i y prestas a proyectarse hacia al exterior a través de sus homónimos de Protección del Patrimonio.

 

Con este tándem la seguridad de  salir de la crisis en breve intervalo de tiempo está asegurada.

 

El problema es que el que coloca las trabas a todo esto es la Administración y la propia clase política, precisamente porque son los únicos que no tienen una mente estratégica.

Suplemento Temático: Los nuevos retos del Director de Seguridad

 


Fuente: Belt Ibérica, s.a.
Fecha: 2012/12/04

   Mas artículos de Rafael Vidal Delgado       Otros Expertos   

Este experto ha sido visto por 1566 personas.