Ver Suplemento Temático...


Seguridad Colectiva y Defensa Nacional.

 

 Expertos

Rafael Vidal Delgado

Coronel de Artillería(R)
Diplomado de Estado Mayor
Doctor en Historia por la Universidad de Granada

Diplomado y profesor del Master Ejecutivo en Dirección de Seguridad Global (MEDSEG)
Diplomado y profesor principal del Master Ejecutivo en Dirección de Sistemas de Emergencia (MEDSEM)
Asesor de Planificación Estratégica de Belt Ibérica, S.A.

BELT IBÉRICA S.A.
rvidal@belt.es

La amenaza terrorista del sur


En “Los desafíos de la Seguridad para 2013”, entre otras cuestiones trataba sobre la amenaza terrorista procedente del Sahel, pues bien los acontecimientos se han precipitado y debido a la descomposición del gobierno legítimo de Malí, la alianza de Azawad, compuesta por terroristas de Al-Qaeda, otros grupos islámicos y hasta la fecha con el Movimiento Nacional para la Liberación de Azawad (tuaregs), ha atacado la ciudad de Konna, límite entre el norte de Malí (Azawad) y el sur.

En el mes de diciembre fue aprobada por el Consejo de Seguridad de la ONU la resolución 2085, con la que se presentaba la preocupación para el mundo de la existencia de grupos terroristas en el norte de Malí, instando al Gobierno de ese país, junto con los integrantes de la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO), para que con el apoyo de otras organizaciones y países, procedieran a reducir con la fuerza de las armas, la amenaza terrorista, efectuando los esfuerzos diplomáticos y políticos necesarios para escindir de la alianza a los grupos tuaregs.

 

 

 

 

 

 

La preparación de la fuerza militar exigía unos meses, dada la inoperancia actual de las fuerzas armadas de Malí y de algunos de los países del entorno y directamente afectados, como Burkina Faso y Niger. España estaba preparando a 40 instructores para esta misión y otros estados miembros de la Unión Europea se encontraban en situación similar.

 

Al ser las noticias confusas con respecto al jefe supremo de la alianza islamista-terrorista, no mencionaremos a nadie, pero han atacado Konna, sin conocerse su situación actual de conquistada por los rebeldes o todavía en poder del gobierno, para posteriormente ocupar todo Malí, Burkina Faso y Niger, enlazando posteriormente con los islamistas del norte de Nigeria.

  

 

 

 

 

Es decir que si no se toman medidas inmediatas, nos podemos encontrar en breves meses con que todo el Sáhara Occidental y gran parte del Sahel, forman parte del “califato” islámico que preconiza Al-Qaeda.

 

Francia ha reaccionado de forma instantánea y ha enviado un contingente de tropas, teniendo su primera baja, la del teniente piloto de un helicóptero. La actuación gala se encuentra en clara contradicción con la resolución 2085, en la que asignaba a los países occidentales una tarea de asesoramiento, formación y adiestramiento de la fuerza, pero en ningún caso de intervención.

 

Las Naciones Unidas y por ende su Consejo de Seguridad han demostrado su inoperancia a lo largo de los lustros de existencia, ya que aunque han conseguido frenar en muchas ocasiones la confrontación armada, no han resuelto el problema causante de la misma, manteniéndose en una situación latente, hasta que resurja con el transcurso del tiempo.

 

La solución dada en la resolución 2085 no es operativa militarmente, dada la imposibilidad de derrotar a un enemigo protegido por un terreno desértico de cerca de un millón de kilómetros cuadrados. Apunta a la necesidad de utilizar a la etnia tuaregs para hacer frente al resto de la alianza islamista-terrorista, pero sin ofrecer nada a cambio.

 

Pero el movimiento tuaregs no solo se encuentra en Malí, sino que se expande también por Argelia, Libia, Burkina Faso y Niger, reivindicando que el espacio desértico, por donde sus caravanas han recorrido desde hace cientos de años, se convierta en un estado tuaregs, reconocido internacionalmente.

 

La diplomacia mundial se encuentra en un callejón sin salida y Europa se enfrenta a muy corto plazo a una amenaza similar a la que se enfrentó con la invasión de los almorávides.

 

Los ciudadanos, a pesar de nuestro pesar por la crisis económica, debemos apoyar las decisiones valientes que tendrán que efectuar los gobernantes europeos en los próximos meses y los partidos políticos deberán asumir un sentido de “estado”, aunque eso es mucho pedirle.

 

 

Nota: El autor se encuentra elaborando un artículo sobre este tema, al que ha titulado “Los nuevos monjes almorávides"

 

 

Especial: 11-S. Operación global contra el terrorismo: El análisis de los profesionales

 


Fuente: Rafael Vidal Delgado
Fecha: 2013-01-13

   Mas artículos de Rafael Vidal Delgado       Otros Expertos   

Este experto ha sido visto por 1472 personas.