Ver Suplemento Temático...

Seguridad Corporativa y Protección del Patrimonio.
Seguridad Pública y Protección Civil.

 

 Expertos

José Luis Gómez Calvo

Director de Seguridad en empresas.
Analista de riesgos.
Experto en seguridad de eventos de masas y actividades deportivas y recreativas.

Ex-profesor del Master Ejecutivo en Dirección de Seguridad Global (MEDSEG), de BELT IBÉRICA S.A. y la Universidad Camilo José Cela.
Profesor y coordinador académico en el Curso de Experto en seguridad de instalaciones deportivas y eventos de la Universidad de Castilla La Mancha.
Profesor de seguridad en los Master de Gestión deportiva de las universidades: Católica de Murcia y Granada-Almería.


El caso Madrid Arena (V): mirar al futuro, teniendo en cuenta el pasado


Expertos relacionados:

 

La tragedia del Madrid Arena, a la vista de la normativa de seguridad (I) (05/11/2012)

El caso Madrid Arena (II): un referente de lo que no puede volver a pasar (09/11/2012)
El caso Madrid Arena (III): Daños colaterales en el Campeonato Mundial de Balonmano 2013 (26/11/2012)

El caso Madrid Arena (IV): Los ecos del “Madrid Arena” recorren España (15/01/2013)

El caso Madrid Arena (VI): un año esperando a la Ley y a la Justicia (30/10/2013)

 


 

Cuatro días después del suceso del pabellón Madrid Arena, escribí un primer artículo, sobre este caso, titulado: “La tragedia del Madrid Arena, a la vista de la normativa de seguridad”, que fue publicado inicialmente en el portal del Belt y reproducido con posterioridad en otros medios digitales e impresos.

 

En dicho artículo, exponía tres posibles hipótesis para explicar lo sucedido en el pabellón Madrid Arena:

 

  1. La empresa organizadora, no había cumplido con la normativa de seguridad, en cuyo caso podía existir una responsabilidad por negligencia.
  2. La empresa organizadora había cumplido con la normativa de seguridad, y en ese caso la normativa había evidenciado ser insuficiente.
     
  3. La empresa organizadora no había cumplido con la normativa de seguridad, y además dicha normativa era insuficiente. 

Después de una serie de argumentaciones en el mencionado artículo, venía a concluir que a mi juicio, se había cumplido la tercera de las hipótesis expuestas, es decir:

 

  • La empresa organizadora no había cumplido con la normativa de seguridad.
  • Y además dicha normativa era insuficiente. 

Expongo así la citada hipótesis, para destacar que la misma contenía dos cuestiones, una referente al cumplimiento de la normativa, y otra respecto a la adecuación de la misma.

 

Cinco meses después de escribir este artículo, y del terrible suceso que lo originó, en el cual lo mas importante y lo que no debemos nunca de perder de vista, es la muerte de cinco jóvenes, se han producido varios hechos relacionados con la primera de las dos cuestiones contenidas en mi conclusión, es decir: La empresa no había cumplido con la normativa de seguridad, lo que debería suponer la doble responsabilidad de quien incumplió, y de quien debiendo velar por el cumplimiento no lo hizo, bien por haberlo consentido, o bien por haber descuidado su labor de control y supervisión. 

 

A efectos de vigilancia de espectáculos y actividades recreativas, recordamos lo que a tal respecto dice la legislación de aplicación en estos casos:

 

Artículo 30 de la Ley 17/1997.

 

1. Corresponde a los Ayuntamientos el ejercicio de las funciones inspectoras que garanticen el cumplimiento de las normas reguladoras de los establecimientos y locales y de la celebración de los espectáculos públicos y actividades recreativas objeto de la presente Ley.

 

Asimismo la Comunidad de Madrid podrá realizar funciones inspectoras en el ámbito de sus competencias.

 

2. Las inspecciones podrán ser realizadas por funcionarios de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, de las Policías Locales, o por funcionarios de la Comunidad de Madrid y de los Ayuntamientos debidamente acreditados y dotados de los medios técnicos adecuados para desempeñar eficazmente su labor que, en todo caso, tendrán, en el ejercicio de sus funciones, el carácter de agentes de la autoridad.

 

Articulo 78 del Decreto 2816/1982 (Reglamento General de Policía de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas).

 

1. De acuerdo con las órdenes e instrucciones de la Dirección de la Seguridad del Estado y de los Gobiernos Civiles, las Jefaturas Superiores y las Comisarías Provinciales y Locales de Policía, así como las Comandancias de la Guardia Civil, en los ámbitos territoriales a que, respectivamente, se extiende el ejercicio de sus atribuciones, considerarán los espectáculos y recreos públicos en general, como actividades de especial interés policial y harán objeto a los mismos y a los locales en que se celebren, de servicios ordinarios de vigilancia, designando al efecto los funcionarios que en cada momento y lugar hayan de encargarse de la misma.

 

2. También corresponde la función de vigilancia a las policías municipales, bajo las órdenes de las respectivas autoridades, especialmente en los municipios en que no tengan su sede fuerzas o unidades de los Cuerpos de Seguridad del Estado.

 

Los hechos relacionados con el incumplimiento de la normativa en materia de seguridad,  o a las presuntas irregularidades cometidas, a los que hemos hecho referencia, han sido los siguientes:

 

  • Se ha abierto una investigación judicial  para determinar si se produjeron irregularidades, habiendo sido imputadas diversas personas.
  • Se creó una comisión de investigación con participación de la mayor parte de representantes de los grupos políticos presentes en la corporación municipal.
  • Se cerraron preventiva y temporalmente algunos edificios utilizados para eventos y espectáculos, propiedad del Ayuntamiento, para realizar mejoras de sus condiciones de seguridad.
  • Se anularon o no autorizaron algunas macrofiestas que estaban programadas.
  • Se han producido varios ceses y dimisiones de cargos del Ayuntamiento y de la empresa municipal Madrid Espacios y Congresos (Madridec)

Todo ello relacionado, como se ha expuesto, con el incumplimiento de la normativa, pero queda la segunda cuestión que se concluía en el anterior artículo, es decir que la normativa, en materia de seguridad en espectáculos y actividades recreativas en la Comunidad de Madrid,  es y sigue siendo insuficiente.

 

Sobre esta cuestión se han realizado diversas declaraciones que quiero exponer, para mejor información del lector:

 

  • El día 2 de noviembre de 2.012,  la Vicepresidenta primera del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, en declaraciones a los medios de comunicación, aseguró que al Ejecutivo, no te temblaría el pulso para cambiar lo que hubiera que cambiar” y evitar de esta manera sucesos como el ocurrido en el Madrid Arena.

  • El día 3 de noviembre de 2.012, el Ayuntamiento de Madrid pide al Gobierno a
    utónomo que solucione el vacío legal sobre medidas de seguridad.


  • El día 18 de diciembre del 2.102,  algún medio de comunicación, pide el cambio de la Ley de Espectáculos de la Comunidad de Madrid.


  • El 14 de diciembre,  Isabel de la Fuente, la madre de una de las víctimas: Cristina Arce, inicia la recogida de firmas en Faceboock, para cambiar la ley de Espectáculos, reclamando,  entre otras cuestiones, “establecer un dispositivo mínimo obligatorio de Policía municipal, vigilantes de seguridad y controladores que garanticen el orden en estos eventos según su tamaño y peligrosidad”. 

    Las firmas llegan a 400.000.

 

  • El día 17 de diciembre El presidente de la Comunidad de Madrid, desvincula lo ocurrido en el Madrid Arena de la Ley de espectáculos, y sostiene que si hay propuestas para mejorar la Ley de Espectáculos, las estudiarán.


  • El día 13 de febrero, Salvador Victoria actual Consejero de Presidencia, Justicia y Portavoz del Gobierno de la Comunidad de Madrid, manifiesta que la Comunidad de Madrid no descarta retocar la Ley de Espectáculos tras el Madrid Arena.




De lo expuesto pueden deducirse dos opiniones contrapuestas, la de quienes piden completar, modificar o sustituir la actual ley de espectáculos de la Comunidad de Madrid, y la de quienes parecen sostener que la ley está bien como está, aunque no obstante estén abiertos a estudiar cualquier propuesta, e incluso a no descartar algún retoque.

 

Respecto a una y otra opinión, nosotros queremos aportar la nuestra profesional, en aras de colaborar a lo único que nos parece importante, que los asistentes a un evento estén mas seguros, y sus familiares y amigos, no tengan la incertidumbre y el temor de que pueda pasarles algo.

 

Consideramos que además de lo ya recogido en materia de seguridad, en la legislación de aplicación en la Comunidad de Madrid, es necesario lo siguiente:

 

  1. Plan de seguridad contra actos deliberados o conductas incívicas, en el que figure como elemento fundamental, el estudio de riesgos, y en función de ellos las medidas y medios obligatorios (por normativa), y las medidas y medios necesarios (según evaluación de riesgos). 

    Este plan de seguridad, debiera ser obligatorio que se incluyera junto al resto de documentación, para solicitar la correspondiente licencia.
  2. Plan técnico de la actividad, en el que figuren las características de la misma, el uso de espacios y accesos, la ubicación de escenarios e instalaciones de luz y sonido, el impacto medio ambiental, los controles y una documentación gráfica (planos).
  3. Establecer la obligación de disponer de un responsable de seguridad, durante la celebración del evento, definiendo su perfil profesional.
  4. Determinar los dispositivos mínimos de vigilantes y controladores de accesos, en función del aforo autorizado, así como sus funciones.
  5. Protocolos de actuación ante incidencias y accidentes de los vigilantes y los controladores de accesos.
  6. Plan de emergencia en los casos en que no sea obligatorio el Plan de autoprotección.
  7. Control automático de aforo, que debiera coincidir con el número de entradas vendido y los pases numerados y entregados.
  8. Obligación de emitir entradas numeradas y sectorizadas, de forma que en todo momento pueda determinarse el número de espectadores que hay en cada sector.
  9. Medidas de control interno, que impidan una concentración de personas en la pista o zona próxima al escenario, que exceda su capacidad o aforo.
  10. Medidas de control interno, que eviten que se supere el número de personal por planta cuando existan varios niveles, al tratar de subir de la pista o desplazarse entre de unos niveles a otros.
  11. Determinación de la acciones a realizar en los controles de accesos.
  12. Disponer de un sistema de videovigilancia y registro de imágenes, con cobertura de todo el recinto, sus accesos y aledaños, y un centro de control de cámaras.
  13. Sistema de intercomunicación portátil, entre el centro de control de cámaras y el personal del servicio de vigilancia y de control de accesos.
  14. Sistema de comunicación con el público, desde el centro de control de cámaras.
  15. Determinar las características y contenidos de un dispositivo médico obligatorio, en función de la actividad, el lugar y el número de asistentes autorizado.
  16. Protocolos de actuación en caso de accidente, enfermedad o crisis repentina.
  17. Protocolo de coordinación con los servicios de ayuda médica externa (Servicio 112 SAMUR).
  18. Control y supervisión desde el centro de control de cámaras, durante la celebración del evento, por parte de un miembro de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, en interpretación del artículo 78 del Reglamento General de Policía de Espectáculos y Actividades Recreativas, Real Decreto 2816) o de un funcionario de la Comunidad de Madrid o del Ayuntamiento correspondiente, en interpretación del artículo 30 de la Ley 17/1997 de espectáculos públicos y actividades recreativas de la Comunidad de Madrid.

Esto es necesario, no se tiene en la Comunidad de Madrid, y consideramos que hay que determinarlo, en la ley actual, en una nueva o en un Reglamento.

 

Para ello, convendría comprobar como en otras comunidades autónomas, ya se ha hecho, y aunque nunca es bueno establecer comparaciones, si consideramos que sería conveniente disponer de referencias, y para ello sugerimos tener en cuenta, entre otros,  el Decreto 112/2010, de 31 de agosto, por el que se aprueba el Reglamento de espectáculos públicos y actividades recreativas de Cataluña.

 

No obstante conviene recordar, que respecto a los servicios obligatorios de vigilancia, la actual ley 17/1997 de espectáculos públicos y actividades recreativas, en su artículo 7 referido a Vigilancia, dice lo siguiente:

 

La Comunidad de Madrid determinará reglamentariamente los espectáculos, actividades y establecimientos  que por su naturaleza, aforo o incidencia en la convivencia ciudadana deberán implantar medidas o servicios de vigilancia, así como las características de los mismos.

 

Esta determinación sigue pendiente de llevarse a cabo desde el año 1997, y constituye el vacío legal al que alude el Ayuntamiento de Madrid, en sus manifestaciones a los medios de comunicación el día 3 de noviembre del pasado año 2.012.

 

No obstante no haberse realizado la determinación de los servicios de vigilancia y sus características, la Comunidad de Madrid, mediante la Ley 10/2009, ha introducido una modificación en la de espectáculos, por la que se considera una infracción muy grave, (artículo 37.15) entre otros, el incumplimiento de las medidas o servicios de vigilancia obligatorios.

 

Llama la atención que no se determinen unos servicios y sus características, y sin embargo se considere una infracción muy grave el incumplimiento de los mismos.

 

CONCLUSIONES

 

  1. Los dieciocho contenidos de seguridad anteriormente expuestos, no son los únicos necesarios, pero si que consideramos que formar parte de los que lo son, y constituyen planes, medidas y medios, que no están recogidos o determinados en la actual legislación de aplicación en la Comunidad de Madrid.
  2.  La citada inclusión y determinación, es una necesidad que viene siendo detectada y demandada desde hace mucho tiempo, por los profesionales de la seguridad especializados en eventos y actividades recreativas y deportivas, y ahora con motivo de los sucesos del Madrid Arena, por el Ayuntamiento de Madrid, algunos medios de comunicación y familiares de la victimas mortales del trágico suceso.
  3. Esta necesidad, es clara y concreta, no puede ser atendida mediante “retoques” de la actual ley de espectáculos, en el caso de la Comunidad de Madrid, ni quedarse “a la espera de recibir propuestas” para proceder a su estudio.
     
  4. Cinco víctimas mortales, han sacado a la luz pública, unas carencias conocidas, a las que no pretendemos achacar, lo que parece debido al mal uso  del pabellón Madrid Arena, pero que si contribuye, a que no se adopten las medidas de seguridad y atención médica adecuadas, y que cada promotor de eventos, haga lo que considera adecuado, en unos casos con muy buenos resultados,  y en otros no, como ya se ha visto, pero siempre careciendo del referente de una normativa precisa.
     
  5. La normativa debe contemplar, cuatro niveles o fases de desarrollo:

                  1.      Elaboración

2.      Implantación

3.      Aplicación

4.      Evaluación

 

Los cuatro deben de estar supervisados por los órganos y servicios públicos competentes, poniendo especial empeño, en la fase de aplicación.

 

La comprobación de la implantación, por ejemplo, una hora antes del comienzo de un evento, no es suficiente, si durante toda la celebración del mismo, no se aplican las medidas obligatorias o se relajan, conforme transcurre la actividad, para lo cual, como se ha expuesto en el punto 18 de las propuestas formuladas en este artículo, debería contarse con la presencia de un miembro de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, o de un funcionario de la Comunidad de Madrid o del Ayuntamiento, en el centro de control de cámaras durante todo el desarrollo del evento.

 

  1. Las causas que han originado las cinco víctimas mortales, y las irregularidades que puedan haberse cometido, tienen que se investigadas y juzgadas de acuerdo con la Ley, y para ello confiamos en los órganos judiciales correspondientes. 

Pero debemos mirar más allá del hecho producido y de sus consecuencias, y para ello, hay que poner los medios para tratar de corregir lo que sea necesario y aportar lo que sea preciso.

 

Esto no puede ser de otra forma que regulándolo mediante el correspondiente texto legal, que:

 

1.      Sea adecuado a las necesidades actuales y con proyección de adecuación razonable de futuro.

2.      Disponga los procedimientos y mecanismos, para velar por su cumplimiento.

3.      Prevea un régimen sancionador, que no permita que la sanción salga mas barata, que el cumplimiento de la obligación.

 

Esta última conclusión es la que a nuestro juicio, da sentido al título de este artículo: “Mirar al futuro, teniendo en cuenta el pasado”.  

 

Expertos relacionados:

 

La tragedia del Madrid Arena, a la vista de la normativa de seguridad (I) (05/11/2012)

El caso Madrid Arena (II): un referente de lo que no puede volver a pasar (09/11/2012)
El caso Madrid Arena (III): Daños colaterales en el Campeonato Mundial de Balonmano 2013 (26/11/2012)

El caso Madrid Arena (IV): Los ecos del “Madrid Arena” recorren España (15/01/2013)

El caso Madrid Arena (VI): un año esperando a la Ley y a la Justicia (30/10/2013)

Suplemento Temático: Seguridad en Eventos Deportivos

 


Fuente: José Luis Gómez Calvo
Fecha: 2013-04-22

   Mas artículos de José Luis Gómez Calvo       Otros Expertos   

Este experto ha sido visto por 3444 personas.