Ver Suplemento Temático de Seguridad Portuaria...


Dirección y Gestión de la Seguridad Global.

 

 Expertos

Roberto Badillo Martinez


General de División del Ejército mexicano.

Diputado por el estado de Veracruz por el Partido Revolucionario Institucional
(PRI)

El liderazgo: político, militar y empresarial


Liderar es encabezar una acción. Puede ser familiar, de la sociedad, militar o del gobierno. Puede ser civil o puede ser militar.

El líder es básicamente un conductor de ejércitos, de naciones o de empresas. La dimensión histórica del líder es de acuerdo a la época, a la trascendencia de sus actos y a los resultados que obtiene. En la historia universal, son muy pocos los líderes que han permanecido a través de centenares o de miles de años, como ejemplos de liderazgo, se esté o no de acuerdo con sus ideas y éstas sean o no políticas, filosóficas, religiosas o sociales.

Nombraré algunos de ellos que se siguen estudiando o conociendo para bien o para mal, sus enseñanzas en sus acciones:

Buda, Confucio, Gandhi, Jesús, César, Aristóteles, Platón, Alejandro, Marco Aurelio, León I, Federico II, Carlos V de Alemania y I de España, Carlo Magno, el Papa Gregorio el Magno, Publio Cornelio Escipión, Augusto, Hernán Cortés, Napoleón, Delano Roosevelt, Mussolini y Adolfo Hitler.

Todos ellos influenciaron al mundo en su época y aun lo hacen con sus acciones, sus decisiones y las ideas que practicaron.

La primera caracteristica visible es que pone el ejemplo aún a riesgo de su vida.

Buda, Confucio y Jesús, son ejemplos religiosos de ellos. Alejandro, César y Napoleón, son ejemplos de lideres militares que expusieron sus vidas al frente de sus soldados.

Sin el ejemplo del líder, el pueblo o el soldado flaquean; Creen que lo están exponiendo. El ejemplo es el máximo logro que un líder puede exponer ante sus dirigidos.

En una empresa, ocurre algo parecido; el líder llega primero y se va al ultimo.

El líder opina al último y decide y su decisión lo hace responsable de los resultados y ante sus subalternos.

Los resultados desfavorables, no pueden ni deben ser aprovechados por el líder para repartir culpas a sus subalternos. Quien reparte culpas se devalúa ante los demás. El liderazgo no permite la repartición de culpas, ni mucho menos la asunción de quejas sin asumirlas en primer lugar.

La decisión del líder, es responsabilidad del líder; sin embargo los méritos de una decisión exitosa, expresada en resultado exitosos, debe compartirlos el líder con sus subalternos.

O sea, la responsabilidad de obtener buenos resultados, es del líder; pero el mérito de los buenos resultados es no sólo del líder, sino de los componentes de la empresa.

A cambio de ello cuando el líder decide qué se hace con base a propuestas o cursos de acción, expuestos por sus subordinados, su decisión debe ser apoyada en forma total y absoluta e incluso con entusiasmo por todos los componentes; también por aquellos cuyas propuestas no fueron tomadas en cuenta. Esto se llama lealtad. La lealtad es hacia el líder, de sus subalternos, pero también, del líder a sus subalternos.

La decisión es el acto más importante del líder empresarial, gubernamental y militar.

La decisión del líder puede ser molesta e incómoda para muchos subalternos. Pero la lealtad al líder y a la empresa gubernamental o privada, impone que se apoye esa decisión con el mayor entusiasmo y profesionalismo. Cuando la decisión de un líder recibe el apoyo de todos los participantes, en la toma de decisiones, es cuando se dice que la empresa sólo tiene funcionarios leales y de esto depende el éxito de la misma. No que sólo eso asegure el éxito de la empresa, pero sin eso, la lealtad, es casi seguro que la empresa no tendrá éxito.

Al tomar una decisión, el líder se convierte en el único responsable de la misma. El líder no comparte responsabilidades. Comparte resultados exitosos.

Al conductor de ejércitos o de pueblos le sucede algo parecido, es el responsable de la decisión y de los resultados, pero si éstos son exitosos, debe compartirlos.

El subalterno, por su parte, aunque no haya sido tomado en cuenta en el curso de acción en que se presentó o participó, deberá poner todo el empeño y capacidad para que lo decidido por el líder, sea exitoso.

La decisión de una empresa, de un ejército, o de un país, las toman en soledad los responsables. Claro, con la información de sus subalternos.

El líder debe tener también credibilidad, manejarse con información no comprobada puede traer consecuencias negativas.

En mi infancia militar, del grupo de 12 a 15 oficiales que formaba parte del batallón, alguno a preguntas de los superiores, contestaba muy rápido, pero no siempre con acierto. En una ocasión llegó muy preocupado al grupo y nos dijo: Mentí nuevamente, por contestar muy rápido, pero ahora estoy muy preocupado, porque le he mentido al mayor Gayoso. No sé que le voy a contestar la próxima vez, nos dijo.

Lo anterior, es muy delicado cuando se trata de informar a los medios de comunicación, a los que se debe de informar, sólo con verdades ya comprobadas, no con suposiciones, hipótesis o imaginación. Todo lo que no sea verdad, se revierte al poco tiempo.

Los representantes de medios de comunicación son muy incisivos. De manera que el liderazgo debe buscar la credibilidad hacia los superiores, hacia los subalternos y hacia los medios de comunicación, cuando éstos intervengan.

Preocuparse por decir mentiras, es un problema adicional indeseable para quien conduce a una empresa, a un ejército o a un país.

La alegría legítima por resultados exitosos debe ser muy diferente a la "pose" de líder triunfador. La alegría puede compartirse, y la pose tiene mucho de falsa.

La sencillez y la humildad son características de líderes exitosos.

La sencillez es normalmente nata. Se trae con la persona, es contraria a la altivez y a la soberbia.

La sencillez nos acerca a los subalternos, y lo más importante, permite que los subalternos se acerquen a su líder, a exponerle sus problemas, inquietudes y desazones.

La humildad permite que a un triunfo, se eslabonen más. La humildad también puede ser derivada de fracasos anteriores, de experiencias propias, positivas y negativas.

Se es humilde en todas las situaciones de la vida, o no se es.

La humildad no puede fingirse. Es fácilmente descubierta si así se presenta.

El líder nato, es por naturaleza sencillo y humilde. La decisión de un líder empresarial, militar o político desencadena una serie de acciones de sus estados mayores, que hace que de muchos de sus componentes dependa el éxito de la misma. Aquí entran en juego algunas de las siguientes características:

—La oportunidad de las acciones de todo el grupo.

—La coordinación de todos los niveles en que se actúe.

—Decisiones escalonadas que complementen la decisión del líder o jefe y que no obstruyan o impidan su cumplimiento.

Aunando todo esto, se llega a una calidad en el desarrollo del trabajo de una empresa, de un ejército, o de un país.

Sólo falta una adecuada supervisión en todos los niveles en que se desarrollen las acciones. Sin supervisión oportuna y profesional, la mejor decisión puede fallar.

La supervisión debe a su vez ser transparente y crítica. Tomando siempre el actuar de buena fe.

El líder puede ser indeseable; pero es terriblemente indispensable. Es indeseable para los mediocres. Para los conformistas, para los divisionistas, para los que sólo quieren dejar pasar la vida y el tiempo; para los que sólo gustan de las diversiones; para los incapaces de obtener resultados positivos.

Y es indispensable y deseable, para los que quieren resultados tangibles.

Finalmente para concluir este extracto del tema del liderazgo, se puede decir que el líder puede repartir responsabilidades, siempre y cuando estén de acuerdo a la capacidad intelectual y preparación profesional de sus receptores. Los resultados dirán si acertó o se equivocó. Esto sin embargo, no le da derecho a repartir culpas.

El liderazgo es, sobre todo, la asunción de responsabilidades. Reparten culpas, los mediocres.

Para el líder, la repartición de culpas, ante la falta de resultados, es tan negativa como su falta de liderazgo al no decidir acertadamente.

robertobadillomartinez@hotmail.com

Suplemento Temático: Los nuevos retos del Director de Seguridad

 


Fuente: El Diario de Coahuila
Fecha: 2013-04-11

   Mas artículos de Roberto Badillo Martinez       Otros Expertos   

Este experto ha sido visto por 1533 personas.