Ver Suplemento Temático...


Seguridad Pública y Protección Civil.

 

 Expertos

Rafael Vidal Delgado

Coronel de Artillería(R)
Diplomado de Estado Mayor
Doctor en Historia por la Universidad de Granada

Diplomado y profesor del Master Ejecutivo en Dirección de Seguridad Global (MEDSEG)
Diplomado y profesor principal del Master Ejecutivo en Dirección de Sistemas de Emergencia (MEDSEM)
Asesor de Planificación Estratégica de Belt Ibérica, S.A.

BELT IBÉRICA S.A.
rvidal@belt.es

Un Plan contra el terrorismo islamista


El terrorismo es una de las lacras de nuestro tiempo. Es hoy en día la más resaltante y la que más repercusión mediática tiene, pero con el transcurso de los años, otras amenazas atentarán contra la convivencia pacífica de los pueblos y de sus ciudadanos, nos referimos a los “riesgos emergentes”: Internacionales del crimen; Cibercrimen y la Piratería.

La historia se repetirá y una alianza de naciones, de todas las tendencias políticas y de distintos bloques defensivos, se producirá para luchar contra ellas. Los dos primeros riesgos emergentes se mueven sin una localización territorial concreta, mientras que la piratería crece imparable en los golfos de Guinea y Adén, mares de Bengala y China y entre los millares de islas del extremo oriente.

Hay muchas clases de terrorismo. Los españoles hemos sufrido los tres más resaltantes: el nacionalista, el anarquista-extremista y totalitario y el islamista, teniendo cada uno mil matices que los diferencian de una zona a otra del globo, todos ellos con una nota en común, el asesinato indiscriminado, bien por considerar que su target pertenece a un cuerpo represivo, es un servidor del Estado o simplemente necesita llamar la atención sobre su existencia.

La diferenciación zonal es importante, incluso dentro de ella habría que singularizarla por la religión predominante y aún más por su credo, porque cristianos y musulmanes no conforman bloques monolíticos, al revés hay a veces más odio y enfrentamiento a causa del credo que por su procedencia religiosa.

Si repasamos los manuales antiterroristas existentes, al menos lo que de ellos nos llega a través de canales especializados de internet, nos encontramos que todos funcionan de forma similar, estableciéndose un Sistema, con un mando único antiterrorista; con su propia red de inteligencia; su correspondiente red de telecomunicaciones; sus unidades operativas, constituidas por todas las fuerzas y cuerpos de seguridad y las fuerzas armadas; y unos procedimientos: de control de personas, control de explosivos, vigilancia, protección, etc. ¿Es exportable este Sistema? ¿Es intercambiable de un país a otro? ¿El Homeland Security de USA es el paradigma de la protección antiterrorista?

Expertos hay en antiterrorismo para dictaminar sobre el tema, pero no hay que olvidar que el terrorismo ha existido siempre. Precisamente el nacimiento del cristianismo fue casi simultáneo al de un movimiento terrorista-nacionalista, el de los “zelotes”, creado por Judas el Galileo y que a través de atentados selectivos, indiscriminados y contra las fuerzas de ocupación romana, pretendían independizarse de Roma. Llegaron a apoderarse de Jerusalén, siendo sitiada y destruido el Templo por los romanos, desapareciendo el movimiento con el ataque a la fortaleza de Masada.

Anteriormente existieron en Israel los movimientos macabeo y esenio, aunque no era un fin la violencia, ni siquiera un medio, siendo lo que hoy se llamaría un “movimiento de resistencia civil contra la administración imperante”.

La Edad Media también tuvo su amenaza terrorista, la de la secta de los “asesinos”, en aquel “Viejo de la montaña”, cuya erradicación duró cerca de dos siglos.

A raíz de la Revolución Francesa se inicia el terrorismo en su sentido más moderno, aunque para el que lo ejecuta es insurgencia y para el que lo sufre es verdadero terrorismo. De esta forma, en los últimos años han aparecido en la prensa que nuestras tropas sufrieron un ataque terrorista, cuando no podría hablarse de ello en un territorio en guerra. Nosotros llamamos patriotas a los que asesinaban franceses durante la guerra de la Independencia, cuando esos actos no pasarían indemnes de ningún tribunal penal y menos de derechos humanos.

El terrorismo existe porque encuentra apoyos en una población. Si todas las personas de un territorio fueran enemigos de los terroristas, éstos no serían tales, sino un grupo de delincuentes que, a través de eficaces medidas policiales, pueden erradicarse con relativa facilidad.

Por ello lo primero que hay que efectuar es un estudio y análisis del territorio en donde se desarrolla un terrorismo determinado. Ver el terreno en donde se mueven, el ambiente que respiran, los medios que tienen y a través de todo ello se extraerá la misión que debe tener el Sistema antiterrorista, los medios que deben ponerse en juego y las medidas sociales, económicas, religiosas, penitenciarias, etc., que deben establecerse para eliminar el caldo de cultivo que genera terrorismo.

¿Podemos decir que se puede erradicar el terrorismo? Creemos que no, se puede minimizar, pero en colectividades de millones de personas, siempre hay exaltados que piensan que la violencia es la única forma de imponer sus ideas.

¿Pasará el fenómeno terrorista? Por supuesto que sí, al igual que han desaparecido diversas lacras violentas en la historia de la humanidad. Cuando todas las instituciones públicas y privadas, acogiendo esta designación en su sentido más amplio: político, social, religioso, deportivo, etc., hagan llegar con verdadera credibilidad a los violentos y a los que los manejan, que nunca conseguirán alcanzar sus objetivos estratégicos con violencia, en ese momento el fenómeno terrorista comenzará a decaer.

Pronunciar el nombre de Hasan-i Sabbah, dice poco para cualquier lector. El de Osama Bin Laden le dice mucho más. El primero murió de forma tranquila y el segundo violenta. Ambos fueron los cerebros de movimientos terroristas mundiales, el primero en el siglo IX, fue el primer “Viejo de la Montaña” y el reinado de terror duró doscientos años, denominándose a sus partidarios “asesinos”, por el consumo del hachís. El segundo se inicia a finales del siglo XX, ha creado su propia estructura sucesoria y una organización terrorista que la asemeja a una “consultora” del terror, diferenciándose de la primera en los mil matices que presenta según sea el territorio donde se desarrolla y muerde.

El día que los partidarios de Osama Bin Laden sepan que no alcanzarán sus propósitos, en ese momento se iniciará su decadencia y desaparición, al igual que sus antecesores de hace mil años, pero hasta entonces sangre, sudor y muerte acecha a los habitantes del planeta.

 

 

Especial: 11-S. Operación global contra el terrorismo: El análisis de los profesionales

 


Fuente: Rafael Vidal Delgado
Fecha: 2013-08-05

   Mas artículos de Rafael Vidal Delgado       Otros Expertos   

Este experto ha sido visto por 1710 personas.