Ver Suplemento Temático...

Seguridad Corporativa y Protección del Patrimonio.
 

 Expertos

Diofanor Rodríguez Lozano

Oficial de la Policía Nacional de Bogotá en excedencia.
Certificado Profesional en Protección (CPP), por ASIS Internacional
Especialización en Seguridad Física y de Informática por la Escuela de Comunicaciones Militares de Bogotá

Gerente de Seguridad de Agroindustria UVE, S.A. (Colombia)

El Análisis de Riesgos: una herramienta de gestión


El desarrollo de las actividades organizacionales implica que los gerentes, y en especial los gerentes de seguridad, deben identificar plenamente que procesos de seguridad son realmente sólidos y cuáles no, de modo que se puedan precisar los niveles de riesgos en cada proceso.

Es fundamental en este sentido tener un enfoque holístico, que permita evaluar de forma eficiente toda la organización. Por esta razón, traigo a colación el Modelo del Queso Suizo, desarrollado por James Reason, que resulta de gran utilidad para el gerente de seguridad, al concentrase en las “condiciones latentes” y las opciones de mitigación adoptadas para las organizaciones.

El Modelo del Queso Suizo es de fácil aplicación e idóneo para su uso en el análisis de riesgos, pues permite al gerente de seguridad pensar si sus esquemas de seguridad son lo suficientemente robustos y si se tienen las medidas de mitigación suficientes para impedir daños por la materialización del riesgo.

Los gerentes de seguridad deberán buscar la creación de nuevas barreras o barreras adicionales para evitar la materialización del riesgo, o por lo menos, que de darse esa materialización, sus impactos no sean desastrosos.

Como es sabido por todos nosotros, la intervención del ser humano en las organizaciones es total. Y como gerentes de seguridad, debemos considerar que los “errores” se presentan con mucha frecuencia. Por ello, cuando se realizan los análisis de riesgos, se debe ver el concepto de “error” desde dos perspectivas: la primera, el enfoque no intencional y que está asociado al descuido, olvido o falta de atención del Individuo, y la segunda, de forma holística, que considera que el error humano es un aspecto importante en el análisis de riesgos, partiendo de la base de que muchos de esos errores son de tipo intencional para probar los sistemas de seguridad de las organizaciones.

Pues bien, todas las organizaciones se preocupan por la probabilidad de que los riesgos se materialicen y su impacto genere daños en la imagen, la reputación, los clientes y los activos. Lo que debe buscar el gerente de seguridad es tomar los dos enfoques ante mencionados y desarrollar medidas de mitigación.

En el enfoque holístico, la condición básica se enmarca en que todos los seres humanos son inexactos y que con seguridad existirán los errores, los cuales deben ser vistos  como consecuencias, más que como causas, pues no todo está   en la deshonestidad de las personas, sino también en factores de procesos anteriores. Así, hay que trabajar en las situaciones que favorecen la ocurrencia de errores, tanto en los puestos de trabajo como en todos los procesos de la organización.

Para el enfoque Personal, lo que se busca en concientizar a las personas de las situaciones que se están presentado, de modo que su actitud cambie. Este enfoque utiliza muchos métodos, pero los más comunes son campañas de concientización, boletines y algunas medidas disciplinarias.

La deficiencia de este enfoque es que no ataca la causa raíz del problema y deja en evidencia que la falla se podrá repetir nuevamente, pues su origen no fue identificado y solucionado.

Existen dos cosas que son olvidadas del error humano: la primera es que las personas muy activas son las que cometen los errores más graves, lo que deja sin piso que los errores son prerrogativa de unos pocos sin suerte, y la segunda es que los errores muestran un patrón recurrente (Reasson1990)

El Modelo Holístico del Queso Suizo.

Para James Reason (1995), autor del Modelo del Queso Suizo, las empresas establecen de forma natural barreras para impedir que las amenazas externas al sistema puedan generar daño. Estas barreras son construidas dentro del proceso y son imaginadas por el autor como láminas de queso suizo, con agujeros, que son los correspondientes a los errores  activos y latentes que existen en cualquier sistema de seguridad, que constantemente se están abriendo, cerrando y cambiando de ubicación. Cuando estos se alinean hacen que el riesgo se materialice, generando daños en las organizaciones.

Los gerentes de seguridad deben evaluar los errores latentes de los sistemas de seguridad, cuyo diseño puede facilitar la entrada de infecciones al mismo. Esto generaría vulnerabilidades perdurables en el sistema de seguridad, reflejados en los procedimientos mal concebidos y en la falta de un diseño adecuado de la seguridad.

Las condiciones latentes, pueden estar inactivas dentro del sistema por muchos lustros, antes que, combinados con los errores activos de las personas y factores críticos que generan la oportunidad, lleven a que el riesgo se materialice.

Para poner en las manos el concepto, es importante decir que las fallas activas son como los zancudos, que pueden ser eliminados uno a uno, pero que seguirán viniendo. Las mejores soluciones consisten en hacer mejores defensas, mucho más eficaces, basadas en el análisis de riesgos.

Por esta razón, el análisis de riesgos debe partir del entendimiento de las actividades empresariales vitales, tales como políticas, planes de acción, comunicaciones externas e internas, presupuestos y control y supervisión. Aquí inician los riesgos de las organizaciones y es importante contextualizar la organización para el inicio del análisis de riesgos.

Lo que se busca con el enfoque Holístico, es entender que existe una cara oculta de las organizaciones, que no es otra que resistir las amenazas asociadas a las operaciones. Con la herramienta de Gestión como el análisis de riesgos lo que buscan los gerentes de seguridad es buscar hacer las organizaciones resilientes o resistentes a la materialización del riesgo.

Por ende siempre habrá que anticiparse y prepararse para los peores escenarios en el desarrollo de la actividad de las organizaciones y con ello buscamos lograr la realización de un buen análisis de riesgo.

Ejemplo del modelo del Queso Suizo aplicado a seguridad.

 

El modelo suizo sugiere que se deben interponer en el camino del riesgo más barreras o laminas de queso, lo que da lugar a más medidas de mitigación, situación que se puede aplicar a todo tipo de organizaciones.

 

Referencia: El enfoque del Queso Suizo en la Auditorias (Alvaro Martínez Unkauf) asesor en sistemas de gestión.
Modelo del queso zuizo del señor James Reasson (1995).

Suplemento Temático: Los nuevos retos del Director de Seguridad

 


Fuente: Diofanor Rodríguez Lozano
Fecha: 2013-08-05

   Mas artículos de Diofanor Rodríguez Lozano       Otros Expertos   

Este experto ha sido visto por 3817 personas.