Ver Suplemento Temático...

Seguridad Corporativa y Protección del Patrimonio.
 

 Expertos

José Luis Franco Eza


Director de Seguridad, Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona (CCCB)

El Director de Seguridad: El Capitán y “su” Tropa


Al recibir el último número de la Revista de la Asociación, y como miembro de ella, vi con orgullo y acertada línea de actuación, el interés de la dirección de ADSI de acercarnos a las Fuerzas Armadas y agradecer desde estas líneas, la predisposición del mando de la Unidad Militar de Emergencia de recibirnos en su “casa”. Las diferencias que nos separan entre la Seguridad Privada y la Milicia, se convierten en paralelismo, cuando hablamos de gestores de hombres, materiales y sobre todo la figura del Director de Seguridad de una entidad privada con el Mando de una unidad militar, observemos una de ellas: EL MANDO.

INTRODUCCIÓN AL TÉRMINO DE EL “MANDO”

Con este término militar, me gusta definir a día de hoy la gestión del Director de Seguridad en una entidad. ¿Por qué? Además por los vínculos que me unieron y me unirán hasta el fin de mis días, a las Fuerzas Armadas, el porqué de esta expresión lo puedo encontrar en la Gestión de Equipos de Trabajo dentro de una organización jerarquizada, como es una Empresa y en la intención de esta, de alcanzar unos objetivos, con estrategias y con profesionales destinados a implantar y actuar dentro de esa estrategia en pro del objetivo final.

Asistimos a un panorama empresarial, donde el objetivo final es la obtención de beneficios, bajo una presión para el mando civil, constante y de alta intensidad, que hace que el Mando tenga que estar preparado y entrado para resistir hasta la victoria. De ahí la similitud que podemos relacionar con el Mando Militar sometido a estrés y donde sus decisiones pueden comprometer el objetivo de la misión y sus hombres.

Últimamente tomar especial relevancia en las empresas civiles, las palabras como "Coaching", "la gestión de equipos", "Dotes de Mando y liderazgo". Emergen como nuevas tendencias en el mundo de la dirección de cualquier empresa o grupo, con la finalidad de mostrar el camino hacía el objetivo común para la organización, de conseguir un "motor" perfecto que haga rodar al equipo consiguiendo de esa forma alcanzar el objetivo de le entidad o grupo: el Éxito.

Como se consigue el éxito, en un Departamento de Seguridad?. Podríamos empezar por la primera pieza de este motor, el Director de Seguridad. El estilo de mando y dirección de su equipo, tiene una desventaja muy seria a lo hora de afrontarlo y sobre todo entender como se ha de gestionar, que es que sus "soldados" no comparten su bandera, es decir, es personal externo ajeno a su organización.

Por ello el primer objetivo sería, "ganárselos" y hacerles compartir esa bandera. Para ello debe conseguir el respeto y admiración por el mando, con unas "Dotes de Mando y liderazgo" basadas en el conocimiento de esos hombres y del trabajo profesional que desempeñan. También en entenderlos como personas y después como Vigilantes de Seguridad. Trabajamos con personas, por lo tanto es la herramienta más "cara" en cuanto al manejo y fiabilidad, pero también puede ser la más precisa.

Debemos moldear, enseñar e instruir en las funciones que van a realizar dentro de nuestra organización y bajo nuestro mando. Si tienen una base, la que les ha dado su Formación dentro de la Empresa de Seguridad o las Academias de Seguridad Privada sumado a su bagaje profesional que les dotara de sabiduría y experiencia, que no siempre es “la correcta” por mucha antigüedad que acumulen. No podemos pensar, que como se decía en el la “mili” el valor se le presupone. Aquí su profesionalidad no la debemos de presuponer, sino observar y valorar desde el inicio del servicio.

Tal como dicta la Ley de Seguridad Privada y su Reglamento, el Director de Seguridad tendrá las funciones de:

a) El análisis de situaciones de riesgo y la planificación y programación de las actuaciones precisas para la implantación y realización de los servicios de seguridad.

b) La organización, dirección e inspección del personal y servicios de seguridad privada.

c) La propuesta de los sistemas de seguridad que resulten pertinentes, así como la supervisión de su utilización, funcionamiento y conservación.

e) La coordinación de los distintos servicios de seguridad que de ellos dependan, con actuaciones propias de protección civil, en situaciones de emergencia, catástrofe o calamidad pública.

f) Asegurar la colaboración de los servicios de seguridad con los de las correspondientes dependencias de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.

g) En general, velar por la observancia de la regulación de seguridad aplicable.
Esta es la base de la gestión de la dirección de seguridad privada, pero le faltan las cualidades humanas, la capacitación necesaria que nos darán los años de profesión y experiencias que debemos vivir, basadas en el método de aprendizaje “Ensayo-Error”, pero aún nos faltaría lo más importante, para el Mando: “El Saber Mandar”.

EL ESTILO DE MANDO

Mandar es una función que integra el conjunto de actividades con las que el jefe ejerce la autoridad que le ha sido conferida y mediante las cuales inculca su voluntad e intención a través de las órdenes. Pero debemos considerar el mandar como un “arte” de conseguir que los subordinados acepten, desarrollen y ejecuten la voluntad del Jefe. He aquí el primer objetivo en alcanzar: conseguir ACEPTAR, en lugar de IMPONER.

Conocer a ese Vigilante que hoy es su primer día, entrevistarme con él, ver el perfil que tiene, sus aspiraciones, que le parece el servicio, etc.…, con esto además de ser educado y presentarme, estableceré un perfil de idoneidad al servicio.

Los miembros del equipo de seguridad han de ver en la figura del Director de Seguridad, un verdadero líder, un Capitán capaz de dirigir el equipo en las situaciones más angustiosas que se presenten: por ejemplo una emergencia que dé pie a una evacuación en la cual asumo el mando como Jefe de Emergencia, una intervención, una decisión desafortunada de un miembro del equipo o una actitud o gesto descortés por parte de algún miembro de la organización a un Vigilante.

Para el equipo de seguridad, el Director será espejo donde fijarse y modelo a seguir. Aplicando un dicho militar podríamos ajustarnos a… "Cuanto es más eficaz mandar con el ejemplo que con mandatos; más quiere el soldado llevar los ojos en las espaldas de su capitán, que traer los ojos de su capitán a sus espaldas. Lo que se manda se oye, lo que se ve se imita. Quien ordena lo que no hace, deshace lo que ordena".

CONDICIONANTES DEL MANDO: Las Herramientas

El estilo de mando dentro de la organización empresarial del Director de Seguridad ira estrechamente ligado a su proveedor de Seguridad Privada, que le dotara de medios humanos y técnicos para conseguir su misión. Para ello el proceso de elección de la empresa externa, ha de ser controlado por el, desde el principio hasta el fin. Estamos en un momento de crisis económica atroz, que hace que todos los ojos de los altos directivos, estén puestos en los números finales, es resumen, reducir gastos a toda costa.

Desde nuestro puesto, vamos a enseñar, a estas altas direcciones, que la seguridad es un elemento productivo de una organización y por tanto debemos dotarle de “armas” precisas, justas y adecuadas a los bienes a proteger. Desde el inicio de la humanidad el hombre ha buscado la seguridad: de él, de su familia, de su puesto de trabajo. Entender que aunque esa persona, Vigilante de Seguridad esté en ese control de accesos, quieto impasible, contralando con su mirada todo el patio de operaciones de la Recepción de nuestra empresa, está produciendo un bien intangible pero necesario que se llama Seguridad y Protección.

Todos sabemos que nos jugamos mucho y que lo barato a la larga, nos puede salir caro. Por ello la supervisión de los Pliegos de Condiciones en los concursos o licitaciones, será el primer objetivo en la batalla del Capitán ya que marca el futuro de la contienda.

Clausulas como el control de la formación que deben de realizar dicho personal, los Vigilantes de Seguridad, tal como marca el artículo 57 del Reglamento de Seguridad Privada, que tipo de cursos me benefician para mis instalaciones y para el tipo de seguridad que yo quiero, el control de las horas realizadas por el personal a mi cargo con el fin de evitar la sobreexplotación que redundara en mi perjuicio, el control de la facturación final, posibles penalizaciones por incumplimiento de lo contratado, velar por que el personal este cualificado cuando lo envíen a mi organización a prestar servicios, etc…, todo esto lo debemos dejar bien claro ya que serán piezas con que dotaremos el “Motor” que velará por la seguridad y protección de nuestra organización.

Posteriormente una vez adjudicado el Servicio a la contrata, la supervisión constante del personal a nuestro cargo, operativamente hablando, así como las estrechas relaciones laborales que se creen entre este personal ajeno, mi figura y mí organización han de ser estables y beneficiosas.

Por ello dejar de la mano a estos “soldados” repercutirá en que se sientan “sin patria” que no se identifiquen con la organización a la que prestan servicios, ya que muchas veces son la primera imagen, el primer rostro, la primera impresión, que ve un visitante que accede a nuestra casa, y la empresa de Seguridad a la que pertenecen, es un vínculo innegable que debe y tiene que existir, pero que debe favorecer este sentimiento pasando la operatividad y funcionalidad de este personal al Director de Seguridad, que deberá asumirla por ser, las funciones que de acuerdo al reglamento le per toquen, por ser necesarias para que funcione el binomio creado (Líder-Equipo).

El Oficio de Jefe es difícil, complicad e incluso a veces desagradecido, pero, al mismo tiempo, apasionante; requiere “humildad” e “ilusión” para estar al pie del cañón en estos tiempos de oscuridad e incertidumbre donde puede aflorar lo peor de las personas. Aprender cada día de todos, incluso de los subordinados "menos relevantes", y esfuerzo para la correcta aplicación de los principios que informan su comportamiento. Cada Jefe de saber hasta dónde llegan sus atribuciones y no confundir la cortesía, con lo que puede exigir como superior.

Siempre se ha dicho en la milicia, “que los galones se ponen y el respeto se gana” y en el mundo de la Seguridad Privada, los miembros de un equipo lo valoran mucho, ya que toda orden se base en una serie de preguntas que debemos satisfacer. Es muy diferente Mandar, que todo cualquier persona lo puede hacer, a “Saber Mandar”. Para lo segundo hace falta conocer que es lo que mando, para qué fin lo mando y a quien lo mando.

Muchas de estas preguntas se resuelven con la sabiduría conseguida por el paso por “Categorías inferiores” o por las vivencias en puestos similares a los que estoy mandando, sería lo que en la milicia es el “Ascenso durante la carrera militar”, en unidades, en las cuales se podía llegar a Teniente Coronel desde Legionario o Paracaidista. También juega un papel importante la Formación, piedra angular del Director de Seguridad, que será constante y actualizada, ya que estamos en un campo de batalla cambiante y dinámico. También influyen otras habilidades sociales que debemos tener y cultivar como son la Asertividad, la Empatía para gestionar a la “Tropa”.

Conseguimos una base de actuación, que para mí es de referencia en las Reales Ordenanzas del Ejercito de Tierra, concretamente mi preferido, el artículo 65, donde habla de la figura del Jefe Inmediato del subordinado, de cabo a soldado, dice lo siguiente:

“El cabo, como jefe más inmediato del soldado o marinero, se hará querer y respetar de él; no le disimulará jamás las faltas de subordinación; le infundirá amor al servicio y mucha exactitud en el desempeño de sus obligaciones; será firme en el mando, graciable en lo que pueda y será comedido en su actitud y palabras aun cuando sancione o reprenda".

El resumen de todo lo aquí comentado, vendría a ser el siguiente: El objetivo debe ser común para todo el equipo de seguridad. A los agentes externos, Empresa de Seguridad y sus hombres y mujeres, hay que hacerles partícipes del funcionamiento de nuestra organización, escuchándoles nuevas propuestas o procedimientos, animándoles a ello, preocuparnos por el servicio que prestan y como lo prestan. Las ordenes siempre serán claras y concisas, y se buscara el responder al interés del que las recibe, de porque se dan, consiguiendo que el subordinado actué por convencimiento de que es vital para alcanzar el objetivo, que por miedo a la reprimenda o el castigo. Recordaremos siempre que "Orden más contraorden, igual a desorden" por ello velaremos por mandar adaptándonos a la legalidad vigente y al respeto, y por último, nos preocuparemos por llevar el cargo con la dignidad y prestigio que da el tener el mando, acabando el día con la "Íntima satisfacción del deber cumplido" y consiguiendo una Tropa fidelizada al mando y esperando al siguiente día con la ilusión y la certeza de que cualquier misión, por difícil que sea, será superada por todo el equipo.

Por último, no quiero acabar este artículo sin mostrar el Decálogo del Nuevo Estilo de Mando, que nuestras Fuerzas Armadas, modernas y adaptadas a nuestros tiempos, han implantado a sus Jefes. Sin duda en el veremos la posibilidad de adaptarlo a nuestras organizaciones, como jerarquizadas y estructuradas que son, captando de esa forma su espíritu, y pudiendo implantarlo más allá de la milicia:

PRINCIPIOS: "Nuevo estilo de mando"

1.- RESPETO A LA DIGNIDAD DE LA PERSONA
"ACTUAR EN TODO MOMENTO CON PROFUNDA NOBLEZA Y CONSIDERACIÓN HACIA LOS DEMÁS".

2.- LIDERAZGO
“CONSEGUIR EL APOYO Y COOPERACIÓN DE SUS SUBORDINADOS POR EL PRESTIGIO ADQUIRIDO CON SU EJEMPLO Y PREPARACIÓN."

3.- ESPÍRITU DE EQUIPO.
"DESARROLLAR LA COHESIÓN DEL GRUPO PARA COOPERAR EN LA CONVERGENCIA DE ESFUERZOS DEL EJÉRCITO."

4.- RESPONSABILIDAD Y DELEGACIÓN.
"EJERCER LA RESPONSABILIDAD QUE CONLLEVA EL CARGO Y CONCEDER AL SUBORDINADO EL NIVEL DE DECISIÓN QUE LE CORRESPONDA."

5.- DISCIPLINA.
"PRACTICAR Y EXIGIR LA DISCIPLINA CON EL CONVENCIMIENTO PLENO DE QUE CONSTITUYE UN VALOR QUE OBLIGA A TODOS POR IGUAL."

6.- INICIATIVA Y CREATIVIDAD.
"ACTUAR CON ANTICIPACIÓN E INGENIO, Y FOMENTARLO EN LOS SUBORDINADOS".

7.- CONCIENCIA DE COMUNICACIÓN.
"MANTENER UNA COMUNICACIÓN VERAZ Y OPORTUNA EN TODOS LOS ÁMBITOS, COMPATIBLE CON LA SEGURIDAD."

8.- COMPETENCIA PROFESIONAL
"DESEMPEÑAR LA PROFESIÓN AL MÁS ALTO NIVEL MEDIANTE UNA SÓLIDA FORMACIÓN Y ESPÍRITU DE SERVICIO."

9.- CAPACIDAD DE ADAPTACIÓN.
"DESARROLLAR LA CAPACIDAD DE INTEGRARSE Y ACTUAR EN DIFERENTES MISIONES Y ESCENARIOS."

10.- EVOLUCIÓN PERMANENTE.
"MANTENER UNA ACTITUD ABIERTA PARA IMPULSAR LOS CONTINUOS CAMBIOS QUE AFECTEN AL EJÉRCITO"

Suplemento Temático: Los nuevos retos del Director de Seguridad

 


Fuente: ADSI FLASH Nº 365
Fecha: 2013-11-04

   Mas artículos de José Luis Franco Eza       Otros Expertos   

Este experto ha sido visto por 2303 personas.