Ver Suplemento Temático...


Dirección y Gestión de la Seguridad Global.

 

 Expertos

Mª del Mar Hidalgo García


Analista Principal del IEEE

Los Riesgos Globales del 2014


Artículo cedido por:


Resumen:

Coincidiendo con el inicio del año el World Economic Forum ha presentado su informe “Global Risks 2014” en donde 700 expertos exponen sus opiniones sobre los 31 principales riesgos globales a los que se enfrenta el mundo actual. En pleno proceso de transformación en el que el planeta se encuentra inmerso, la característica principal de estos riesgos es que no tienen fronteras y su interrelación puede tener graves efectos sistémicos.

Palabras clave:

Riesgo global, World Economic Forum, riesgos sistémicos.

UN MUNDO EN TRANSFORMACIÓN

Según el informe “Global Risks 2014” del World Economic Forum1, el mundo se encuentra en pleno proceso de transformación en el que todos sus sistemas,económicos, medioambientales, geopolíticos, sociales y tecnológicos, se hallan inmersos en un proceso de cambio continuo
Cada sistema de forma individual presenta una serie de riesgos pero lo más preocupante en la actualidad es que la interrelación entre ellos puede conducir a riesgos sistémicos cuya características principales, y que aparecen en el informe, son: Situaciones de bajo riesgo en determinados sistemas pero que cuando se combinan pueden provocar consecuencias mucho más graves y más difíciles de resolver. Efecto de contagio a sistemas que, en principio, no estaban afectados por un determinado suceso. La histéresis, es decir que los sistemas son incapaces de volver al equilibrio después de haber sufrido un shock.

Por lo tanto, el mundo se enfrenta a unos riesgos globales que sólo pueden ser afrontados con la vista puesta en el largo plazo y de forma coordinada entre los gobiernos, el mundo empresarial y la sociedad civil. El informe pretende ser una aportación a este objetivo y para ello, la edición de este año se centra en: Explorar la naturaleza de los riesgos sistémicos. Categorizar los 31 riesgos seleccionados en función de la probabilidad de que sucedan y el impacto que producirían. Profundizar en tres factores que pueden provocar de forma más preocupante un impacto sistémico a nivel global como son: la juventud, el ciberespacio y la geopolítica.

LOS 10 RIESGOS PRINCIPALES A TENER EN CUENTA EN 2014

El informe recoge la opinión de 700 expertos procedentes de diversos ámbitos (político, empresarial, organizaciones internacionales, académico y ONGs).

Para determinar los más importantes a considerar en 2014, los expertos consultados tenían que valorar un total de 31 riesgos distribuidos en 5 categorías: riesgos económicos, riesgos medioambientales, riesgos geopolíticos, riesgos sociales y riesgos tecnológicos. En la valoración realizada de cada riesgo se consideran factores como su gravedad, la probabilidad de que se produzca, su impacto y la posible relación con los otros riesgos.

Teniendo en cuenta estas consideraciones, los diez riesgos principales seleccionados por los expertos y a los que se debe prestar atención en el 2014 son: Crisis fiscales en economías clave Las altas tasas de desempleo Escasez de agua Desigualdades económicas Fracaso en la mitigación y adaptación al cambio climático Mayor incidencia de los eventos meteorológicos adversos Fracaso en la gobernanza mundial Crisis alimentarias Caída de una institución/ mecanismo financiero clave Inestabilidad política y social.

Por otro lado, entre los riesgos con una mayor probabilidad de materializarse y que puede tener un mayor impacto de los 31 de la lista, los expertos han destacado los de naturaleza económica y medioambiental. La falta de gobernanza mundial figura, junto con los riesgos macroeconómicos, como el que tiene una mayor interrelación con los demás.

De los riesgos valorados, la proliferación de armas de destrucción masiva figura como el menos probable de que suceda aunque si lo hiciera tendría un impacto muy elevado. Según esta valoración, ni las pruebas nucleares realizadas por Corea del Norte ni la cuestión de las armas químicas en Siria aumentan la probabilidad de que se produzca un ataque con este tipo de armas. Como tampoco es probable, según los expertos, que se produzca una pandemia a la que no se pueda hacer frente. Entre otros riesgos considerados de baja probabilidad pero de gran impacto figuran: el colapso de una nación importante a nivel geopolítico o un elevado auge del precio del petróleo.

LA DIFERENCIAS EN LA PERCEPCIÓN DE LOS RIESGOS EN FUNCIÓN DEL GÉNERO Y LA EDAD

El informe también refleja la distinta percepción de los riesgos en función de la edad y del género. De forma general, los jóvenes dan una mayor puntuación en el impacto de todos los riesgos con la excepción del correspondiente a la falta de liquidez. Así, para los menores de treinta años, un repunte en el precio del petróleo, la pérdida de biodiversidad o las catástrofes naturales son riesgos que causarían un impacto mayor que el considerado por los que superan esta edad. Por otro lado, los riesgos que más preocupan a los jóvenes son el desempleo, la inestabilidad política y social y la caída de una institución financiera importante.

En cuanto a las diferencias percepción de los riesgos por razón de género, el informe destaca que las mujeres tienden a tener una mayor sensibilidad que los hombres, otorgando una mayor puntuación al impacto. Dos riesgos son la excepción: el colapso de un estado y el repunte en el precio del petróleo.

Además, las mujeres se muestran más preocupadas por los problemas medioambientales. Una explicación a esta cuestión aportada por el informe es que las mujeres tienen una mayor tendencia a pensar en el largo plazo y con un enfoque basado en las interrelaciones. Sin embargo, los hombres presentan un enfoque mucho más lineal en la resolución de problemas y por tanto en la percepción de los riesgos.

LOS OTROS RIESGOS A AFRONTAR EN UN FUTURO

Aparte de la valoración de los 31 riesgos de la lista cerrada, el informe también recoge la opinión de los expertos sobre otros posibles riesgos globales. De esta forma, se pretende que llamar la atención hacia nuevos desafíos para poder afrontarlos de una forma proactiva en lugar de reactiva y de esta forma evitar el factor sorpresa. De estos riesgos a tener muy en cuenta en el futuro, destaca la incapacidad para hacer frente al rápido crecimiento de la población y a su envejecimiento. La mayor esperanza de vida de la población supone todo un desafío para los gobiernos en el desarrollo de políticas encaminadas a garantizar el mantenimiento de los sistemas de pensiones y sanitarios.

A nivel social, los expertos alertan sobre la polarización ideológica y el extremismo- religioso y político-, la pérdida de credibilidad en las instituciones, los conflictos internos y la persistencia de la desigualdad de género.

Los riesgos medioambientales a tener en cuenta en los próximos años van enfocados hacia la contaminación por materiales plásticos que degradan los ecosistemas y la presencia de compuestos que suponen un peligro para la salud por sus interferencias con los sistemas hormonales e inmunológicos de las personas y animales. Los expertos alertan también de los problemas derivados de la explotación de los hidrocarburos no convencionales cuestionando su impacto y sostenibilidad. También la falta de liderazgo global en cuestiones como el cambio climático puede entrañar un riesgo en un futuro cercano.

Los avances tecnológicos y científicos tampoco están exentos de suponer un riesgo. Entre los posibles focos de problemas se mencionan la toxicidad de los nanomateriales, la evolución de las impresoras 3D, la aparición de vehículos autónomos y el abuso de la “biología sintética”. En cuanto a los riesgos tecnológicos en el área de la información, se contemplan una mala administración de datos y la pérdida de privacidad.

Por otro lado, aunque la crisis de 2008 ha llevado a emprender una serie de reformas financieras a nivel global para evitar tasas de inflación altas y la aparición de nuevas burbujas, los bancos centrales han establecido políticas muy ajustadas que podrían aumentar los tipos de interés causando una mayor volatilidad y un mayor endeudamiento. Con la entrada en juego de la bitcoin también pueden aumentar los riesgos asociados con la corrupción y el tráfico ilícito. Y como ejemplo se cita a China, que ha sido uno de los primeros países en restringir el uso de monedas virtuales.

LOS FACTORES QUE SUPONEN UN MAYOR RIESGO EN EL FUTURO

En cuanto a los factores que pueden afectar en mayor medida en los próximos diez años a que los riesgos tengan un carácter sistémico y que por, tanto, deben considerarse con una preocupación especial, el informe profundiza en tres: la inestabilidad de un mundo multipolar en constante crecimiento, la juventud y la desintegración digital.

Inestabilidad de un mundo multipolar

Los cambios demográficos, el auge de las clases medias y las restricciones fiscales en determinadas regiones pueden conducir a la implantación de medidas proteccionistas que alteren la dinámica de una gobernanza mundial en sectores tan claves como el energético, el sanitario y el financiero. El informe apuesta por una gestión de este riesgo basada en la flexibilidad, en nuevos planteamientos y en una comunicación entre todos los agentes implicados.

Juventud

El informe presta atención a un problema que se percibe de cerca en nuestra sociedad como es la situación social de la juventud. La generación actual, si no se pone remedio, será una generación perdida. Las altas tasas de paro de la juventud y la precariedad de los trabajos pueden provocar el riesgo de exclusión social. Oriente Medio, España y Grecia reciben un llamamiento especial en el informe.

El futuro es de la juventud y por lo tanto es necesario poner medidas para que puedan desarrollar su potencial acorde con su formación y su cualificación. Además, será necesario adaptar la oferta y la demanda mediante el establecimiento de unos programas de educación y formación adecuados con el punto de vista fijado en el largo plazo.

La desintegración digital

Garantizar que Internet puede ser un lugar seguro para las comunicaciones y el comercio debe ser una de las cuestiones a las que se debe de prestar una atención prioritaria en el futuro. Según el informe, siempre es más fácil atacar que defender y en el caso del ciberespacio esta consideración es especialmente preocupante. El ciberespacio se considera como un lugar de encuentro entre depredadores y presas.

REFLEXIONES AL INFORME

La importancia del informe del World Economic Forum es que está enfocado a los riesgos globales a los que se enfrenta la población mundial. Se trata de hacer un llamamiento a la acción colectiva y a proporcionar un marco de debate para que los responsables en la toma de decisiones y la sociedad participen de una forma proactiva para tomar medidas en la lucha contra unos riesgos comunes. Las posiciones individualistas y proteccionistas no sirven en este planteamiento.

Sin embargo, es preciso resaltar dos cuestiones del informe. En primer lugar, destaca la muestra de expertos seleccionada en la que sólo un 27.7% son mujeres. Teniendo en cuenta la distinta percepción de los riesgos por cuestión de género, tal y como queda recogido en el informe, quizás en próximas ocasiones se debería buscar una mayor paridad como sucede con otras encuestas dirigidas a la población. Por otro lado y continuando con la cuestión de género, cabe preguntarse si las mujeres, que tienen una visión de mayor interrelación entre distintos factores comparados con los hombres según el informe, deberían ir ocupando los puestos de responsabilidad en la gestión de estos riesgos globales. O dicho en otras palabras: ¿sería más eficaz fomentar el empoderamiento de la mujer para gestionar de forma colectiva los riesgos globales?.

En segundo lugar, el informe recoge la opinión de expertos no de la sociedad en general. Y la diferencia fundamental es que los primeros pueden ofrecer esa visión global de los riesgos mientras que la población considera como riesgos los que le afectan directamente. Pero esta cuestión es clave. Si se pretende afrontar riesgos globales, interrelacionados y posiblemente sistémicos, la sociedad tiene que jugar un papel relevante. Y en este punto, cabe introducir la necesidad de establecer una adecuada cultura de seguridad y defensa en la población para que esté preparada para afrontar los riesgos, que tome conciencia de las ventajas e inconvenientes de vivir en un mundo globalizado y que comprenda que algunos de los problemas más cercanos tienen origen y solución a muchos kilómetros de su entorno.

Información, formación y cultura de seguridad y defensa son tres acciones necesarias para afrontar los riesgos globales.

Suplemento Temático: Los nuevos retos del Director de Seguridad

 


Fuente: IEEE (Instituto Español de Estudios Estratégicos)
Fecha: 2014-02-26

   Mas artículos de Mª del Mar Hidalgo García       Otros Expertos   

Este experto ha sido visto por 1230 personas.