Ver Suplemento Temático...


Seguridad Industrial y Prevención de Riesgos Laborales.

 

 Expertos

Francisco Javier Herrán Gamarra

Psicólogo del trabajo Postgraduado en Seguridad y Salud laboral
Coach psicoprevencionista y selección de personal

El desarrollo organizacional y la seguridad laboral


No es posible concebir el futuro de una organización sin considerar lo obvio, es decir su desarrollo. Pero, ¿Es posible concebir la seguridad laboral dentro de este desarrollo?


Desde la teoría no existe una sola definición con la que podemos definir el desarrollo de las organizaciones y que sea, a la vez, admitida por todas las partes implicadas. De entre todas, en mi opinión, la que más se ajusta a la realidad de las organizaciones actuales es la que explican Wendell L. French y Cecil H. Bell, Jr.

“El desarrollo organizacional es un esfuerzo a largo plazo, guiado y apoyado por la alta gerencia, para mejorar la visión, la delegación de autoridad, el aprendizaje y los proceso de resolución de problemas en la organización, mediante una administración constante y de colaboración de la cultura de la organización (en especial de equipos de trabajo), utilizando el papel de las ciencias de la conducta aplicada”.

La extensión de la definición refleja la importancia (y que nadie pone en duda) que tiene el desarrollo de las organizaciones. ¿Qué sucede si sustituimos en la definición “desarrollo organizacional” por “seguridad y salud laboral”?.

Un esfuerzo planificado supone que el cambio y el desarrollo llevan tiempo. Es más, no termina nunca. El desarrollo de las organizaciones debe ser continuo. En el momento en que se estanque…… ¿Consideramos la seguridad y salud laboral como un proceso continuo?.

No hay otra labor más importante de la gerencia que abanderar guiando y apoyando este desarrollo. En otras palabras, si no hay implicación constante por la alta gerencia, más tarde o más temprano lo “edificado” se viene abajo. ¿Qué sucede si la seguridad laboral no está lo suficientemente apoyada por la dirección?

La visión significa crear una imagen de futuro. No es posible iniciar un camino si no sabemos donde queremos ir. Es muy importante determinar este aspecto y sobre todo ser realistas en la definición. ¿Sabemos realmente donde podemos llegar con las herramientas con las que disponemos en seguridad laboral?

El desarrollo de los miembros de la organización es una cuestión de suma importancia. ¿Es posible un desarrollo de una organización si no va acompañado del desarrollo de sus protagonistas?. En mi opinión, no es posible. Una gestión de los RRHH enfocada hacia el desarrollo de los miembros a través de su talento hacia metas de desarrollo individual y éxito organizacional es la clave. La seguridad laboral debe estar concebida por y para sus protagonistas, los trabajadores.

Que decir de los procesos de aprendizaje. En palabras de Senge: “las organizaciones de aprendizaje son aquellas donde las personas continuamente desarrollan su capacidad de crear…..”. ¿No es la seguridad laboral un proceso de aprendizaje?

Solucionar problemas significa que los miembros de las organizaciones evalúan las situaciones, deben tomar decisiones y por supuesto, emprender acciones. La solución de los problemas está en manos de todos. Nadie tiene una varita mágica con la que dar respuesta a situaciones problemáticas. ¿Qué sucede ante un riesgo laboral?, ¿Quién puede tomar la última decisión?

La cultura organizacional lo es todo. Valores, actitudes, creencias…. vienen definidas según la cultura que se esté dando en cada momento dentro de la organización. En este sentido la cultura se debe basar en tres pilares: Colaboración, Consenso y Cooperación. Entender estos fundamentos de manera individual es un error. Los equipos de trabajo autogestionados en los que se asume la planificación y ejecución de las tareas son la base de una cultura duradera. Y en seguridad laboral, ¿Es posible equipos autodirigidos hacia cero accidentes?

Y finalmente, cuando hablamos de personas nos referimos a emociones, cogniciones y comportamientos. La teoría y tecnología de la conducta aplicada tiene mucho que ver (por no decir todo) en el desarrollo de las organizaciones. La prevención del riesgo laboral tiene cuatro etapas: Percepción, cognición del riesgo, actitud frente a las medidas preventivas y conducta preventiva. ¿Qué sentido tiene la seguridad laboral sin un análisis pormenorizado de las conductas de sus protagonistas?

En definitiva, al referirnos al desarrollo de las organizaciones, ¿Nos estamos refiriendo a la integridad física, psíquica y social de los participantes?

Suplemento Temático: Los nuevos retos del Director de Seguridad

 


Fuente: Prevención Integral
Fecha: 2014-03-02

   Mas artículos de Francisco Javier Herrán Gamarra       Otros Expertos   

Este experto ha sido visto por 1432 personas.