Ver Suplemento Temático...

Seguridad Corporativa y Protección del Patrimonio.
Seguridad de la Información y Protección de Datos.

 

 Expertos

Rafael Vidal Delgado

Coronel de Artillería(R)
Diplomado de Estado Mayor
Doctor en Historia por la Universidad de Granada

Diplomado y profesor del Master Ejecutivo en Dirección de Seguridad Global (MEDSEG)
Diplomado y profesor principal del Master Ejecutivo en Dirección de Sistemas de Emergencia (MEDSEM)
Asesor de Planificación Estratégica de Belt Ibérica, S.A.

BELT IBÉRICA S.A.
rvidal@belt.es

La Inteligencia y Contrainteligencia Competitiva


INTRODUCCIÓN AL PROBLEMA

Hace días, tras la absorción de CEISS por Unicaja, salía a la luz que Caixa Bank, Euroclear Bank, Banco Mare Nostrum, JP Morgan Securities, Banco Grupo Cajatres y Banco Sabadell, entre otras entidades, poseían alrededor del 10% de la nueva entidad que surgía tras la operación. Se informaba también que el porcentaje podría elevarse hasta el 20% cuando se les canjeara los bonos en manos de los “preferentistas” por acciones, con lo cual, muchas de ellas pasarían a ser controladas por bancos ajenos al propio Unicaja Banco (Diario SUR del 04.04.2014, pág. 3).

 

Posteriormente, una noticia, publicada en el mismo diario, seguramente filtrada por el propio Unicaja Banco, indicaba que desde hacía tiempo se habían adquirido, por parte de la entidad, acciones de otros bancos españoles.

 

En el ámbito castrense se persigue la máxima que al enemigo hay que controlarlo lo más cerca posible, sin que llegue a interferir las operaciones propias. Un enemigo lejano en el espacio y en el tiempo, crea incertidumbres de difícil solución, al no conocerse sus intenciones, sus capacidades y las maniobras que puede realizar, pudiendo atacarnos en el lugar de menor expectativa, que es siempre el más peligroso. Al mismo tiempo un enemigo que está infiltrado entre nosotros es igual de peligroso. A raíz de la guerra civil española, a este tipo de acción se le ha denominado “quintacolumna”, pasando con esta palabra al tratado bélico universal. El enemigo interior puede conocer nuestras intenciones en la lucha por el mercado empresarial y por ende puede también cortapisar e informar de “forma temprana” a nuestros adversarios, para que maniobren adecuadamente y contrarrestar e impedir que alcancemos nuestros objetivos.

 

No vamos a entrar en analizar lo ocurrido a Unicaja, lo dejamos como un ejemplo de prensa. Tampoco podemos entrar en ello por desconocer muchos datos sobre la operación realizada, pero sí nos sirve para dar un toque de atención sobre algo que las empresas y las finanzas no prestan la debida atención. Nos referimos a la Inteligencia y Contrainteligencia Económica.

 

INTELIGENCIA COMPETITIVA

 

Toda organización que se precie de serlo, incluida la más sencilla, como puede ser un bar o una tienda, deben desarrollar su propio sistema de inteligencia, por supuesto no tan sofisticado como puede ser el de un banco o de una corporación multinacional, pero si se abre un bar y no se está pendiente de la competencia, puede que el mercado (los clientes) se decanten por este y tengamos a la postre que cerrar.

 

La inteligencia se podría resumir en la siguiente fórmula:

 

Inteligencia = información + valor añadido

 

En el mercado mundial se han escrito numerosos tratados relacionados con la “inteligencia económica”, aunque personalmente me gusta más el concepto de “inteligencia competitiva”, dado que esta herramienta y arma al mismo tiempo, solamente se esgrime para luchar contra el adversario en un campo de batalla incruento, como es el mercado.

 

Los franceses fueron pioneros en desarrollar la inteligencia en sus propias empresas, definiéndola como: "el conjunto de las acciones de obtención, tratamiento y difusión (con vista a su explotación) de información útil a los actores económicos" (1).

 

La revista BusinessWeek de 28 de octubre de 2001 la definía como: obtener y analizar información pública acerca de los rivales y usarla en la toma de decisiones. En la misma revista, el redactor de la columna ponía en boca de un empresario: “la inteligencia competitiva es un imperativo para sobrevivir”.

 

La brevedad de las líneas impiden un desarrollo más amplio del concepto, pero debemos relacionar sus principios, con objeto de hacer ver que no es una tarea esporádica, sino permanente:

 

1)     Centralización del control

2)     Oportunidad

3)     Explotación sistemática

4)     Objetividad

5)     Permanencia

6)     Difusión controlada

7)     Protección de las fuentes informativas

8)     Capacidad de satisfacer las necesidades de la alta dirección

9)     Revisión continuada

 

Aparte de estos principios, toda organización debe tener activado el siguiente “Ciclo de Inteligencia”:

 

 

Definido el ciclo, se debe establecer su propio “Proceso de Inteligencia”:

 

 

 

 

Como colofón sintético de lo que es la Inteligencia Competitiva, se podrían insertar las siguientes conclusiones:

 

La elaboración de inteligencia es una ecuación con cinco incógnitas, a la es preciso dar valores matemáticos:

 

1.   Buen análisis de necesidades.

2.   Oportunidad y calidad de las fuentes.

3.   Calidad y rigor en el análisis.

4.   Difusión adecuada y oportuna, y

5.   Seguridad en el entorno de la inteligencia. La información debe llegar a los estrictamente necesarios y cada uno debe saber lo suficiente para poder tomar las decisiones.

 

CONTRAINTELIGENCIA COMPETITIVA (CIC) (2)

 

Con la inteligencia se pretende conocer las intenciones del competidor, pues bien la contrainteligencia tiene por finalidad impedir que se filtren las nuestras hacia él.

 

La inteligencia es la espada y la contrainteligencia es el escudo.

 

Federico I el Grande de Prusia, en su tratado a sus generales les decía: “Se puede perdonar el ser derrotado, pero nunca el ser sorprendido”.

 

La CIC podemos definirla como el conjunto de actividades destinadas a anular las acciones de inteligencia hostiles de la competencia y a proteger la información y el material clasificado propios.

 

El Proceso de Contrainteligencia se puede visualizar en la siguiente figura:

 

 

Las empresas y mucho más las españolas  adolecen de una serie de déficits, los cuales se pueden agrupar en: culturales, organizacionales y de gestión.

 

En la década de los noventa, se me solicitó, a través de la consultora Belt, que realizara una auditoría de seguridad de la información y estableciera el sistema de contrainteligencia y las medidas necesarias, en la mayor corporación pública empresarial existente en España. No entraré en detalles, pero las filtraciones de información provocaban oscilaciones de varias decenas de miles de millones pesetas en el valor de las empresas que salían a bolsa.

 

El procedimiento empleado fue aplicar estrictamente el cuadro anterior y reflejó una fotografía de por donde se filtraba la información y a donde llegaba.

 

A continuación se procedió a implantar un Sistema de Contrainteligencia, consistente en:

 

a)     Modificar la cultura de la empresa

b)     Sensibilizar y motivar a todos de la necesidad de proteger la información

c)      Formar al personal

d)     Organizar y responsabilizar

e)     Hacer un seguimiento sobre la implantación

f)      Financiar el programa de contrainteligencia

g)     Crear un órgano de Seguridad de la Información

 

Durante más de diez años estuve en diversas universidades impartiendo cursos de inteligencia y contrainteligencia competitiva. Intenté ser “apóstol” de esos conceptos, pero creo que esta cultura no ha entrado de forma plena en el empresariado español y por supuesto no es objeto de enseñanza en la Universidad.

 

España como nación, hablando exclusivamente en el sector económico, debe de aplicar estos conceptos para salir de la crisis económica que padecemos. Tenemos una enorme fortaleza en nuestras empresas de infraestructuras y nuestro Rey es el mejor embajador, pero también hay otros factores claves del éxito que debemos explotar y al mismo tiempo proteger antes que los pongamos en práctica.


 

NOTAS

 

(1)   Martinet, Bruno y Marti, Yves-Michel. “L’intelligence économique, le yeux et les oreilles de l’entreprise

 

(2)   También debe considerarse información a proteger los datos de carácter personal, entrando con ello en el campo de la contrainteligencia.

Suplemento Temático: Los nuevos retos del Director de Seguridad

 


Fuente: Rafael Vidal
Fecha: 2014-04-20

   Mas artículos de Rafael Vidal Delgado       Otros Expertos   

Este experto ha sido visto por 2298 personas.