Ver Suplemento Temático...


Seguridad Colectiva y Defensa Nacional.

 

 Expertos

Rafael Vidal Delgado

Coronel de Artillería(R)
Diplomado de Estado Mayor
Doctor en Historia por la Universidad de Granada

Diplomado y profesor del Master Ejecutivo en Dirección de Seguridad Global (MEDSEG)
Diplomado y profesor principal del Master Ejecutivo en Dirección de Sistemas de Emergencia (MEDSEM)
Asesor de Planificación Estratégica de Belt Ibérica, S.A.

BELT IBÉRICA S.A.
rvidal@belt.es

Los políticos probetas y la seguridad de los españoles


Málaga es un extraordinario observatorio nacional, ya lo utilicé al narrar la historia del Sexenio Revolucionario en España, del que se han publicado dos libro “Gloria y muerte en Málaga: Una revolución en busca de un rey” y “Málaga en el reinando de Amadeo de Saboya”, a falta de un tercero que tratará sobre la 1ª República española de los años 1873 y 1874.

 

En Málaga, aparte de los diarios locales de “Sur”, “Málaga Hoy” y “La Opinión de Málaga”, se dispone de ediciones de los grandes periódicos nacionales, europeos e internacionales, a más de toda la informática a disposición del que quiera enterarse de lo que ocurre en el mundo, además es una ciudad, lo suficientemente grande y cosmopolita para que en su vida interna resuenen los grandes problemas nacionales y mundiales por las voces, comentarios, tertulias, escritos, etc. de personas a los que le afectan y que tienen lazos de afinidad con la capital de la Costa del Sol.

 

Se puede definir “político probeta”, como aquella persona creada políticamente para un fin determinado. El nacimiento del concepto se atribuye a la “marca” Lech Valesa, personaje creado por los Estados Unidos de Norteamérica para liquidar una buena parte del imperio comunista del este de Europa. Efectivamente fue uno de los artífices, pero ahí tenía que haber terminado su misión, pero se empeñó en gobernar una nación: Polonia y fracasó estrepitosamente.

 

En España hemos tenido un caso de político probeta, el de nuestro ínclito presidente Rodríguez Zapatero, preparado para que el partido atravesara un desierto, pero que el desgraciado y no aclarado atentado del 11M, lo impulsó a Presidente del Gobierno, reconociéndole en aquel momento como “savia” nueva, no solo por la izquierda sino también por una buena parte de la derecha.

Pero todo se rompió en pocos días, cuando vanagloriado de su victoria se empeñó en gobernar por sí mismo, cometiendo desde el primer momento los mayores desatinos que un gobernante puede tener. No es cuestión de enumerarlos, pero una buena parte de los males de sus ocho años de gobierno los padeceremos durante mucho tiempo y está por ver si tiene consecuencias irreparables para la unidad de España.

 

El político probeta es aquel creado ante la figura de un líder de masas que ilusiona su presencia en una multitud. Moldeado por una clase política y con el fin de que haga algo determinado para una ideología.

 

 

 

 

Las imágenes nos recuerdan al político probeta Zapatero en la soledad de las mesas de reunión de las grandes decisiones europeas y mundiales. Aislado porque sin conocer idiomas y con un bagaje cultural e intelectual más que mediocre, poco puede hacer en los intervalos de tiempo previo y posterior a las reuniones oficiales, siendo precisamente en esos momentos donde se fraguan las alianzas y los acuerdos. Los decisores mundiales son hombres y mujeres y como tales, de tantas veces que se ven, llegan a tener un cierto grado de amistad y una afinidad mayor o menor, hablando en momento de relax de temas que nada tienen que ver con los asuntos a los que les han llevado a aquel lugar, cuentan chistes, se ríen, hablan de fútbol, deportes y de otras cuestiones, según sea la intelectualidad del grupo reunido, pues bien en todos ellos el político probeta sobra, porque, al menos con Rodríguez Zapatero, nunca se le vio en ninguna escena anterior.

 

 

 

 

 

 

Es más, el político probeta, se endiosa y cree que todo se ha conseguido gracias a su labor, sin darse cuenta que a su alrededor se mueven una serie de “fontaneros” arreglando las averías que ha ido dejando su jefe de filas.

 

Ahora mismo hay dos o tres proyectos de político probetas, experimentándose en este caso en Andalucía, que según consideran los intelectuales políticos del bipartidismo español, es el laboratorio más idóneo para ello.

 

Susana Díaz es la político probeta que presenta el PSOE con la intención, no solo de ganar las próximas elecciones, sino de sacar adelante un programa para España, que realmente no conocemos los españoles, celosamente guardado por los técnicos del laboratorio en donde se ha diseñado.

 

 

 

Por su parte el PP, presenta su propio político probeta, Juan Manuel Moreno Bonilla, del cual tampoco se conocen sus ideas políticas ni su programa, aunque evidentemente tiene algo que hacerse tras la debacle de las elecciones europeas de 2014.

 

La primera es licenciada en derecho, estudiando la carrera durante su trayectoria política (no vamos a narrar lo que me comentó un profesor universitario respecto a esta forma de estudio), tardando diez años en obtener la licenciatura. El segundo es graduado en protocolo por la Universidad Camilo José Cela. Ambos unen al curriculum inicial otra serie de cursos, master y formaciones de grado superior, la mayoría on line con reducidas clases presenciales, dado que hubiera sido imposible compatibilizar la actividad política con los mismos.

 

Algunos hablan de Eduardo Madina como político probeta, pero no hay más que ver su trayectoria estudiantil, su intelectualidad, su trabajo, etc., para entender que es totalmente distinto a los anteriores.

 

Con el político probeta Rodríguez Zapatero, la seguridad de los españoles se resintió extraordinariamente, tanto a nivel nacional como internacional. Interiormente se avivaron rencores, odios y violencias que ya se habían olvidado y perdonado, pero que el carácter mesiánico del político probeta hizo surgir de donde estaban encerrados, despertando una animadversión entre las distintas patrias chicas de nuestra Patria común.

 

En el panorama internacional, nunca fue más baja nuestra credibilidad, cayendo día tras día del tomentoso gobierno del político probeta.

 

Ahora, uno de los partidos del espectro político español quiere que Susana Díaz, la político probeta horneada por Chaves, Griñán y otros, dirija al PSOE, alcance el poder y lidere el programa del partido para España. Es como un salto de cerca de cincuenta millones de españoles en la oscuridad. Nada se sabe de ella con respecto a sus conocimientos en política internacional, economía, finanzas, historia, derecho, etc., y mucho hay que temerse que al alcanzar el poder se rodee de similares mediocres de los que se reunió Zapatero para arruinar a España.

 

La política es un servicio y no una profesión, como consideran estos políticos probetas. A la política se llega tras una larga trayectoria profesional y un conocimiento no partidista de la vida y de las relaciones humanas.

 

El hombre es un ser político por su propia naturaleza y debe entrar en la política activa cuando tiene algo importante que ofrecer al resto de sus conciudadanos, todo lo demás es llevar inseguridad a los españoles.

 

¿Y luego dicen que los españoles no queremos a los políticos?

 


Fuente: Rafael Vidal Delgado
Fecha: 2014-06-17

   Mas artículos de Rafael Vidal Delgado       Otros Expertos   

Este experto ha sido visto por 1162 personas.